Personajes

A 50 años sin el Pelón

Rinde Comité Olímpico Mexicano homenaje luctuoso a Rafael Osuna, considerado como el mejor tenista mexicano de todos los tiempos

Revista Protocolo

A 50 años del fallecimiento de Rafael “Pelón” Osuna, recientemente, se le rindió un homenaje póstumo en el Centro Deportivo Olímpico Mexicano (CDOM), el cual estuvo encabezado por sus familiares y el presidente del Comité Olímpico Mexicano (COM), Carlos Padilla Becerra.

Como cada año, en la estatua de Rafael Osuna, es recordado al mejor jugador de tenis que tuvo México. En la ceremonia se dieron cita sus hermanas Elena y Silvia Osuna y demás familiares, así como autoridades deportivas.

“Hablar de Rafael Osuna es hablar de un mexicano de excepción, que consagró su vida en poner en alto el nombre de México como el mejor tenista que al día de hoy ha dado nuestro país”, dijo Padilla Becerra.

Hace 50 años falleció en un accidente aéreo “que nos privó de la figura y los éxitos que nos tenía acostumbrados Rafael. Él ha dejado un gran vacío en el deporte nacional que hasta hoy, no ha sido posible ocupar en la disciplina del tenis en el ámbito internacional”.

Agregó que sus dotes extraordinarias de deportista se manifestaron desde temprana edad (diez años), ya que en 1948 se convertiría en el campeón nacional más joven de cualquier disciplina en la categoría abierta.

Por su parte, Rafael Belmar Hernández comentó que a dos meses de su fallecimiento, durante el US Open en 1969 se declaró el 28 de agosto el día de Rafael Osuna, además la Asociación Intercolegial de Tenis, a partir de 1969, en sus campeonatos nacionales por primera vez desde sus comienzos en 1981, entrega el trofeo que lleva el nombre de Rafael Osuna.

En su oportunidad, su sobrino Rafael Belmar Osuna dijo que el 14 de julio de 1979 es un día especial para el deporte mexicano y en especial el tenis, ya que ese día ingresó al Salón de la Fama en el tenis internacional Rafael Osuna. “Hasta la fecha no solamente es el único mexicano que ingresó, sino que es el único mexicano que ha sido candidato.”

La ofrenda floral fue colocada por el director del CDOM, Ricardo del Campo; posteriormente, familiares y autoridades realizaron una guardia de honor y se guardó un minuto de silencio.

Rafael Osuna Herrera, nacido el 15 de septiembre de 1938 en el otrora Distrito Federal, destacó en el deporte blanco con varios triunfos internacionales como un torneo de Grand Slam, así como conquistar en dobles el de Wimbledon en 1960 junto al estadounidense Dennis Ralson, además el Abierto de Estados Unidos en 1962 con su compatriota Antonio Palafox.

Fue el único mexicano en ser clasificado número uno del mundo en 1963, además logró dos medallas de oro en los Juegos Olímpicos de México 68, tanto en singles como en dobles, como deporte de exhibición en esa ocasión.

Recibió el apodo con el que hasta la fecha es recordado porque de pequeño cometió la travesura de cortarse el cabello con unas tijeras a escondidas de sus padres, por lo que tuvieron que raparlo completamente y su padre lo llamaba de cariño “Pelón”.

Coincidentemente, en aquel vuelo 704 de Mexicana de Aviación, un Boeing 727-64, donde el 4 de junio de 1969 perdió la vida el Pelón Osuna, viajaba también junto con otras 77 personas, Carlos Alberto Madrazo Becerra, exgobernador de Tabasco y expresidente del Partido Revolucionario Institucional, padre del excandidato presidencial, Roberto Madrazo Pintado.

La aeronave partió del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México e iba con rumbo al Aeropuerto Internacional del Norte en Apodaca, Nuevo León. Tras perder el piloto el control, se estrelló contra una montaña de la Sierra del Fraile en la ciudad de Salinas Victoria, Nuevo León.

Aunque muchos politólogos y expertos en aeronáutica coinciden en que se trató de un atentado que iba dirigido contra Madrazo Becerra, el acontecimiento se manejó y registró como un accidente.

Comentar

Comente

Países que nos están viendo