Personajes

Adiós a Edith, una actriz con vida de telenovela

Con más de 50 años de actriz, Edith González falleció la madrugada de ayer, jueves 13 de junio, de cáncer de ovario, enfermedad con la que vivía desde agosto de 2016

Texto: Luis Felipe Hernández Beltrán

Pocos niños y niñas se pueden considerar prodigios en la historia de la actuación mundial y Edith González fue una de ellas.

El haber acompañado a su madre a los cinco años de edad a la grabación del programa Siempre en Domingo como simples espectadoras, fue motivo para que el director de escena Antulio Jiménez Pons viera en el público a la niña de tez blanca, güera y de ojos azules, que podía ser la ideal para conformar el elenco de la telenovela Cosa juzgada, al lado de figuras de la actuación como Rafael Baledón y Martha Roth.

Así, en 1970, Edith González Fuentes se abría paso en el mundo de la actuación como actriz de reparto en exitosos melodramas de Televisa y en menos de cinco años, habría participado en seis telenovelas con papeles secundarios como Lucía Sombra o El amor tiene cara de mujer.

Pero fue hasta 1979 cuando la ya adolescente de la mano del productor Valentín Pimstein filmó Los ricos también lloran haciendo el papel de María Isabel Salvatierra Villareal, la hija del matrimonio que conformaban Luis Alberto Salvatierra (Rogelio Guerra) y Mariana Villareal (Verónica Castro), donde se consolidó como actriz.

Tras trabajar en cinco telenovelas con papeles antagónicos, fue hasta 1984 cuando gracias nuevamente a Valentín Pimstein llega su primer protagónico en Bianca Vidal, que a la vez fue su prueba de fuego pues interpretaba dos papeles, la protagonista Bianca Vidal y a la hija de esta, Mía Medina.

A partir de ese momento todas las telenovelas que siguieron, además de exitosas, la tuvieron a ella como la protagonista principal y en pocos casos, la antagonista, entre ellas Rosa salvaje, nuevamente con Valentín Pimstein, en la que Leonela Villareal se disputa el amor de Ricardo Linares (Guillermo Capetillo) con Rosa García Montero (Verónica Castro). Donde no solo se consagra, sino se internacionaliza.

Corazón salvaje, la emblemática historia de Caridad Bravo Adams, volvía a la pantalla chica con el productor Jorge Rendón. Ahí, Edith interpretó a Mónica de Altamira, la mujer que compite con su propia hermana, Aimée de Altamira (Ana Colchero) por el amor del marino Juan del Diablo (Eduardo Palomo). La novela fue vendida a más de 20 países de América, Europa y Asia, en todos, con un éxito rotundo.

Y aunque sin llegar al éxito avasallador de Corazón salvaje, La sombra del otro, La jaula de oro, Nunca te olvidaré, Salomé, Mujer de madera y Mundo de fieras, fueron parte del palmarés de la primera actriz.

En 2008, la productora latina en Estados Unidos, Telemundo, la llama para estelarizar Doña Bárbara, convirtiéndose en una de las telenovelas hispanas más vistas en el país del norte y que trascendió hasta países africanos como Mozambique y Angola.

En 2009, González graba Camaleones, aunque en un papel coestelar, fue su última novela con Televisa, la que fuera su casa que la vio nacer y crecer en el mundo del histrionismo.

En 2011, Televisión Azteca le abre las puertas para estelarizar Cielo rojo, Vivir a destiempo y Las Bravo.

Su carrera artística también llegó al teatro donde participó en más de diez obras, siendo la más trascendente, Aventurera (de 1995 a 1996 y después de 2005 a 2008), dando vida a la rumbera Helena Tejero, papel que aunque después tuvo a más de diez protagonistas, la crítica, hasta el momento, ha considerado a Edith como la mejor de todos los tiempos en teatro, pues la cubana nacionalizada mexicana Ninón Sevilla hizo el mismo papel pero para su adaptación en cine en 1950.

La pantalla grande también destacó el profesionalismo de Edith con más de 20 películas entre cortometrajes y largometrajes, ninguna con el éxito como lo fue en televisión o teatro.

Las últimas veces que se le vio a Edith González en televisión en su faceta histriónica, fue en la serie Tres familias de Tv Azteca con el papel de Kathy, un papel pequeño en que aparecía esporádicamente.

Su último programa fue el reality show Este en mi estilo, también de Tv Azteca, donde destacaba como crítica de jóvenes muchachas quienes aspiraban a ganar un lugar dentro del modelaje artístico.

En 2016, la actriz anunció que padecía cáncer de ovario y nunca se avergonzó de lucir en eventos sin su cabello a consecuencia de las quimioterapias, aunque en varias ocasiones se dijo haberlo superado.

Ayer, jueves 13 de junio, por la madrugada, la noticia de que Edith González falleció a los 54 años en un hospital de Huixquilucan, Estado de México, pues el cáncer le había vuelto al cuerpo, conmocionó a todo México, principalmente al gremio artístico, quienes a través de redes sociales lamentaron su partida, así como sus miles de fanáticos.

En agosto de 2004, nació Constanza, hija que tuvo con el exsecretario de Gobernación, Santiago Creel Miranda. En septiembre de 2010 contrajo matrimonio con el empresario Lorenzo Lazo, relación que se mantuvo hasta el fallecimiento de la artista.

¡Descanse en paz!

Países que nos están viendo