Personajes

Adiós a Gloria Salas de Calderón

Uno de sus mayores logros fue conformar la Asociación Mundial de Mujeres Periodistas y Escritoras (AMMPE)

Por Helen Krauze

Gloria Salas de Calderón q.e.p.d

Alta, esbelta, de tez blanca y cabello castaño, mirada serena y a la vez curiosa. De esmerada educación que le impedía alzar la voz. Siempre correcta y tranquila en sus bien pensadas aseveraciones.

La conocí en la Alianza de Mujeres de México, situada entonces en un pequeño departamento frente al Monumento de la Revolución. Ahí se reunían —las que unos años después— destacarían como escritoras, embajadoras, ministras, gobernadoras, etcétera.

Las inquietudes periodísticas de Gloria comenzaron a los ocho años, y a los 15 logró publicar sus primeros cuentos y un opúsculo en El Universal. Posteriormente, ya dentro del ámbito editorial, colaboró en La Mujer de Hoy, en la revista Kena y en Mujer de Colombia, así como en la página editorial de los diarios Ovaciones y Novedades, donde tocaba temas sobre política nacional e internacional.

Fundó y dirigió el periódico femenino Brecha, en el que muchas escribíamos, y fue redactora del periódico del Año Internacional de la Mujer, México 1975.

Como escritora nos regaló la novela El cerro de los jumiles, que fue llevada al teatro popular y se representó en 86 teatros de la República, así como la obra de ciencia ficción El parto del león.

Uno de sus mayores logros fue conformar la Asociación Mundial de Mujeres Periodistas y Escritoras (AMMPE). Solía enfrentar las diferentes opiniones, que se suscitaban con inteligencia y diplomacia. Nunca la escuché tener una discusión. Tal parecía que sabía esconder sus más internos sentimientos, para no perturbar a los demás.

Presidió la Asociación durante diez años y en el momento idóneo, visionariamente, transmitió la presidencia a mujeres capaces de llevarla desde otros países. Así pasaron a tomar su lugar escritoras y periodistas de: México, Canadá, Estados Unidos, Guatemala, Chile, Argentina, Francia, Corea del Sur y Taiwán. Además se abrieron capítulos en: Inglaterra, Holanda, Suecia, Uruguay, España, Israel y algunos países africanos.

Viajó extensamente y tuvo oportunidad de estrechar las manos de primeras damas de diferentes países, como Patricia Nixxon y Golda Meir.

Desde entonces y gracias a ella, México se reconoce mundialmente como un país de mujeres valiosas, inteligentes y en constante superación.

En la actualidad fungía como Presidenta Honoraria Vitalicia de la AMMPE, cargo que le fue concedido durante el congreso en Corea.

Todo este bagaje de logros que trascendieron internacionalmente, jamás fueron objeto de presunción por su parte.

En su vida privada, fue una esposa y madre comprensiva y sumamente liberal. Como amiga, siempre fue amable, paciente y buena compañera.

Sólo me resta decir: “Descansa en paz, Gloria”.

Revista Protocolo

Países que nos están viendo