Personajes

Chamín tuvo que partir a cruzar otros mares de locura…

El Requinto de oro, músico consagrado con el trío Los Tres Caballeros, productor, arreglista y director musical, falleció la noche de ayer a los 90 años de edad

Luis Felipe Hernández Beltrán

Ciudad de México, 15 de enero de 2020.— El reloj se detuvo y su vida apagó… se fue para siempre Chamín Correa.

“El Requinto de oro” o “el Requinto de América”, como se lo conocía popularmente, fue un hombre que desde que inició en el medio artístico hasta su muerte, el éxito siempre lo acompañó.

Virtuoso de todos los tipos de guitarra, desde la acústica hasta la eléctrica, instrumento que comenzó a tocar desde los cinco años de manera innata y con el que después se distinguió con el grupo Los Tres Caballeros, uno de los más importantes conjuntos de guitarras de la época de los tríos por ahí de los años cincuenta, en el que compartió créditos con la primera voz Leonel Gálvez (1933-2009) y Roberto Cantoral (1935-2010) quien escribió los éxitos que consagraron a la agrupación como “El reloj”, “La barca”, “Noche no te vayas” y “Regálame esta noche”, entre otros.

Tras la separación del grupo durante una gira por Europa en 1968, a Chamín se le unieron sus hermanos Alejandro y Patricio Correa con los que continuó con Los Tres Caballeros, pero ya sin tanto éxito como el logrado con Gálvez y Cantoral, pues el rocanrol estaba en su apogeo mundial.

A la par de seguir probando suerte con sus hermanos, Chamín Correa se dio tiempo para apoyar a jóvenes talentos de aquel entonces. El fenómeno que musicalmente fue Víctor Iturbe “El Pirulí”, se le debe a Chamín, quien le dio la base y los cimientos para que triunfara en el medio artístico. Y aunque sin el éxito de El Pirulí” su hermano Patricio Correa, ya como solista y con el nombre artístico de Patricio, también fue apoyado por el requintista.

Muchos éxitos discográficos de cantantes como José José, Luis Miguel y hasta del ámbito internacional como Rocío Dúrcal, Julio Iglesias o Gloria Stefan, entre muchos otros, se le deben a Chamín Correa, que por sus vastos conocimientos musicales, destacó también por su faceta de arreglista, productor musical y director de los grupos que acompañaban a los cantantes.

Pero la escena no la podía dejar, por lo que desde mediados de los años ochenta, formó su propia agrupación a la que le llamó “Chamín Correa y los Tres Caballeros” con la que realizó giras mundiales, poniendo en alto al bolero mexicano en todo el mundo, tocando en todo tipo de escenarios, desde cafeterías o bares hasta recintos multitudinarios.

La noche de ayer, México, que aún lloraba la reciente partida del luchador La Parka, el clavadista Carlos Girón y el cineasta Jaime Humberto Hermosillo, tuvo otro motivo más para sacar lágrimas, al anunciar que las guitarras dejaron de tocar, pues Benjamín Correa Pérez de León, simplemente Chamín, falleció a los 90 años de edad.

La dinastía Correa continúa actualmente, con Fernando Correa y Manolo Correa, quienes buscan ganarse un lugar en la historia del bolero mexicano, tal como su tío y padre, respectivamente: Chamín Correa.

Chamín no te vayas,
déjanos en tu manto, eternizarnos
no queremos vivir el nuevo día,
preferimos morir, que separarnos

Países que nos están viendo