Personajes

Continuemos conociendo a Lía (tercera de cuatro partes)

“Uno de los retos de la Ley de Identidad de Género es que se incluya a las personas trans-binarias”: Lía Nereida García

Entrevista: Luis Felipe Hernández Beltrán
Fotografías: Facebook de Lia García

Para conocer y repasar las primeras partes de este ejercicio periodístico, lo invitamos a usted, amable lector, a abrir los links:
Primera parte
Segunda parte

En esta tercera parte de la entrevista la pedagoga, artista de performance y activista trans, Lía Nereida García, nos habla del difícil proceso de homologación de papeles y trámites burocráticos para poderlos tener con la identidad que adoptan las personas de la comunidad trans.

—¿En tu caso, ya hiciste el trámite burocrático para cambiar tus documentos con tu nueva identidad?

—Yo ya hice mi cambio en 2015 cuando entró en vigor esa reforma y pues sigo en proceso después de cuatro años que lo hice porque desafortunadamente esta reforma, este artículo y la Ley de Identidad de Género o el derecho humano a la identidad, digo, hablémoslo en esos términos, tiene retos, y uno de los retos que tiene esta Ley, es que se incluya a las identidades trans-binarias, o sea masculino y femenino; esto no incluye a las personas de género neutro, a las personas no binarias que son las personas que no se identifican ni como masculino ni como femenino que existen y se asumen como no binarias. Esta Ley no es reconocida por el Estado y que sería genial, ese es uno de los retos.

Otro de los retos es el proceso largo de homologación, es decir, una vez que a ti te dan tu acta de nacimiento nueva con tu nombre y tu género, tienes que hacer un proceso de homologación, tienes que homologar todos los papeles que tú ya tenías a ese nuevo nombre y a ese nuevo género, y estos documentos son pasaporte, visa, INE, CURP, Seguro Social, títulos universitarios, seguros médicos, hipotecas, etcétera.

El Estado mexicano se comprometió con esta reforma a capacitar a todo el personal de todas las dependencias de gobierno para que supieran que esta Ley ya era un hecho y era verdad, no lo hizo; entonces nos corresponde a las personas trans ir a las instituciones y seguir siendo presas de un proceso patológico y violento, porque entonces llegas tú al Registro Civil, al INE o a la Renapo y la gente te dice “yo no sabía que existía esta ley” o “regrésate en tres días porque tengo que checar”, o sea, seguimos siendo víctimas de las instituciones: las víctimas institucionales siempre vamos a ser las personas de la diversidad sexual, porque nosotras no ocupamos un lugar de privilegio como el resto de la gente.

Entonces, uno de los retos para mí ha sido la homologación de mis papeles, porque ha sido un proceso largo, que ha implicado gastos, desgaste de energía y otras tantas cosas; entonces, vamos de poquito en poquito porque aunque esta Ley es un hecho, sigue teniendo todavía dificultades.
Cuarta y última parte, viernes 26 de julio de 2019

Comentar

Comente

Países que nos están viendo