Personajes

Destaca Daniel Giménez Cacho la importancia de la participación ciudadana

El actor conversó en exclusiva con Protocolo sobre su faceta como activista social y la crisis humanitaria y de derechos humanos en México

Texto y foto: Alejandro Barragán

El actor y activista social Daniel Giménez Cacho durante la entrevista con ProtocoloReconocido por su participación en películas como Arráncame la vida, Blancanieves y La mala educación, entre muchas otras, el actor Daniel Giménez Cacho conversó con Protocolo respecto a una faceta menos conocida de su vida pública como vocero de diferentes causas sociales en México.

Daniel es militante del colectivo El Grito Más Fuerte el cual enfoca sus actividades en el fomento de la participación ciudadana respecto a diferentes problemas sociales en el país. “Desgraciadamente no tenemos una cultura de participación ciudadana en gran medida debido a décadas de autoritarismo, simulación y demagogia por parte del gobierno mexicano”, aseguró.

Destacó la intención del colectivo por contribuir a la formación de ciudadanos con opinión propia e información como parte de la solución a dificultades en los ámbitos regional o nacional, dejando así de lado la forma de pensar en la cual las personas depositan su confianza y esperanza para un cambio verdadero en una persona, gobierno o partido político: “Los ciudadanos debemos ser parte de la solución de los problemas nacionales”, declaró.

A pregunta expresa sobre la realidad nacional mexicana y el impulso a la opinión pública masiva mediante medios electrónicos y redes sociales, Daniel Giménez Cacho reconoció la importancia de dichos recursos. Matizó, sin embargo, el carácter virtual de la información y las propuestas vertidas en redes sociales. Del mismo modo reconoció el bajo acceso a internet en México. “La sociedad debe pasar de lo virtual a lo real, esto es, organizarse, reunirse y plantear soluciones a sus problemas.”

Asimismo, lamentó la utilización de medios masivos de comunicación para difundir únicamente la versión gubernamental de hechos como la desaparición de 43 estudiantes normalistas en Ayotzinapa, Guerrero, así como la criminalización de las protestas sociales: “Es grave pensar en una intención de subir la temperatura política de problemas tan importantes como medio para hacer creer a la ciudadanía que la solución es la mano dura contra las manifestaciones sociales”, zanjó.

Finalmente el actor agradeció a Protocolo la entrevista y el apoyo para difundir lo que él llamó la crisis humanitaria y de derechos humanos en México.

Revista Protocolo

Países que nos están viendo