Personajes

El Loco Valdés, hizo del ridículo un arte

El legendario actor, comediante, conductor, humorista y cantante; ícono del cine y la televisión mexicana, falleció hoy, viernes 28 de agosto de 2020, a los 89 años de edad

Luis Felipe Hernández Beltrán

Ciudad de México, 28 de agosto de 2020.— “Manuel ‘el Loco’ Valdés hizo del ridículo un arte”, esas fueron las palabras con las que a inicios de los años noventa, el periodista Luis Hernández Reyes se refirió al trabajo del comediante, en una entrevista que le realizó al actor en uno de los tantos noticieros que tuvo el desaparecido sistema de noticias ECO de Televisa.

De una legendaria dinastía de actores dedicados, sobre todo, al género del humor, Fernando Manuel Alfonso Gómez de Valdés y Castillo (su nombre completo) se dio a conocer como bailarín de cuadro al lado de Arturo Cobo “Cobitos” (hermano del fallecido actor Roberto Cobo “Calambres”) y los hermanos Norton; posteriormente, dio el salto a la actuación al integrarlo su hermano Germán Valdés a las películas que el propio “Tin Tan” escribía, dirigía y estelarizaba.

Su mayor logro en el cine, fue hacer la película Dos fantasmas y una muchacha con el mismísimo “Tin Tan” y Ana Luisa Peluffo. Después realizaría Campeón ciclista en la que ya el crédito mayor fue único, junto a Tere Velázquez.

Dio el salto a la televisión al conducir el programa Variedades de Mediodía en la que daba rienda suelta sus gracejadas, a grado tal, que un día aparentemente se quitó un moco de la nariz y lo pegó en la cámara durante el programa. Esa actitud requirió la represión del empresario de Televisa, Emilio “el Tigre” Azcárraga Milmo, quien al llamarlo a su oficina le dijo: “usted está loco, lo que acaba de hacer nunca se había visto en la televisión”, Manuelito; en respuesta, le dijo: “sí señor, yo estoy Loco, y de hoy en adelante, seré ‘el Loco’ Valdés”.

A Emilio Azcárraga le cayó tan bien en ese diálogo, que a partir de ese momento, dio rienda suelta a sus locuras, así como: jalarse una ceja larga… larga… larga… a la que apodó la ceja reina, hacer mímica en su gran personaje de chango, crear diálogo con extraterrestres como “Colofox”, “Panchufleta” y “Cáscaras catisqui tas”.

Sus grandes dotes de naturalidad artística lo llevaron a convertirse en un singular cantante, creador del “Médico brujo” y “La burbuja”, y varios boleros que fueron acompañados del Quinteto Fantasía.

Encabezó eventos en importantes teatros como el Blanquita, el Lírico, el de la Ciudad Esperanza Iris y el Follies Bergere. Mismos recintos que lo identificaron como “Don Luis Mejía” el coestelar papel del clásico de Día de Muertos Don Juan Tenorio (cuyo papel protagónico estaba a cargo de Paco Malgesto).

La extensión de su fama lo llevó a recorrer el mundo para regresar con mucha fuerza a la televisión, ahora en el programa Variedades de Medianoche.

Su máximo papel en la televisión lo hizo al lado de Héctor Lechuga y Alejandro Suárez en la famosa serie cómica Ensalada de Locos.

Como extra, le puso pasión a los clásicos América vs. Guadalajara, él defendiendo a las Águilas, mientas su compadre, el también actor Sergio Corona, lo hacía por las Chivas, aceptando las apuestas más locas que se hayan visto al aire libre, como vaciarse una cubeta de agua fría, vestirse de mujer o colocarse la playera del equipo adversario.

Manuel Valdés rayó en la fama, por separado de la de su hermano “Tin Tan”, y sus carnales “don Ramón” (Ramón Valdés) y “el Ratón” (Antonio Valdés).

Entre otras de sus aparentes locuras después de 20 años, se dio a conocer como padre del cantante Cristian Castro, tras un sonado romance con la popular Verónica Castro.

Por donde quiera que se le mire, siempre se le recordará con el lado artístico más loco que haya existido en la tierra.

Países que nos están viendo