Personajes

Las nuevas instalaciones de la Delegación de la UE en México, en voz de su creador

El arquitecto alemán Thorsten Englert conversó con la jefa de Educación y Cultura de la Delegación de la UE en México, Cristina Martínez Castellanos

Texto y fotografías: Thorsten Englert

La jefa de Educación y Cultura de la Delegación de la Unión Europea (UE) en México, Cristina Martínez Castellanos (CMC), y Thorsten Englert (TE), director de TEA Thorsten Englert Architects, compartieron en exclusiva para Protocolo Foreign Affairs & Lifestyle, la entrevista que sostuvieron sobre la remodelación de la Delegación de la UE en México.

En la plática, el arquitecto alemán habla sobre los cambios que se le hicieron a la sede diplomática de la Comunidad Europea en México, que como innovaciones, es inteligente, verde y sustentable.

CMC: ¿Cuál fue el mayor reto al que te enfrentaste en la remodelación de la delegación?

TE: Cuando entré por primera vez en la Delegación no tuve la impresión de que ese lugar era una embajada. La entrada era pequeña, oscura, aislada y con una circulación laberíntica. El edificio estaba dividido en una villa construida en los años sesenta, una casita atrás de los años ochenta y unas salas que fueron aisladas y en partes solo accesibles por el jardín. El reto era conectar todo y dar al edificio una circulación clara, comunicativa, con una atmósfera transparente y luminosa en lugar de separación y oscuridad.

CMC: ¿Qué es lo que hace que este edificio sea ya considerado un edificio verde y sostenible?

TE: Aplicamos sistemas activos y pasivos sostenibles en este edificio.

CMC: ¿Cuál es la diferencia entre los sistemas activos y pasivos?

TE: Sistemas activos son: por ejemplo dispositivos que producen energía con recursos naturales que recrecen o son ilimitados para nosotros, como el sol, y que consumen mucho menos energía que equipamientos normales. En la Delegación usamos por ejemplo paneles fotovoltaicos que cubren 100 por ciento del consumo eléctrico del edificio. Además usamos una bomba de calor que calienta el agua de baños y cocinas con bajo consumo eléctrico. También usamos calentadores de un milímetro integrados en el yeso de bajo consumo eléctrico.

CMC: ¿Y los sistemas pasivos?

TE: Los sistemas pasivos forman parte del diseño del edificio y reducen el consumo de energía durante la calefacción y la refrigeración cuando se utiliza luz artificial. Junto con la eliminación de la oscuridad y el aislamiento del espacio de oficina, un sistema interactivo de circulación horizontal y vertical crea amplitudes de temperatura durante el día y asegura bajos costos de calefacción y refrigeración. Las plantas del jardín central y de los jardines de frente y de atrás también proporcionan enfriamiento (natural).

Tenemos una cisterna para captar agua pluvial para regar los jardines. En el edificio instalamos estaciones con filtros de agua potable. Para reducir el consumo de luz artificial, usamos lámparas led e instalamos tubos solares (tubos reflectantes que llevan la luz natural de los prismas al techo en cada oficina, así como en las habitaciones y el vestíbulo de la planta baja). Además, tenemos una doble fachada de cristal que no solo da una nueva identidad al edificio sino también protege las oficinas interiores del ruido del tráfico de la avenida Reforma y de la radiación solar.

CMC: ¿Estos sistemas son costosos?

TE: Los sistemas activos como paneles fotovoltaicos mejoran la eficiencia, por lo tanto alargan su vida y reducen el costo total a largo plazo. La inversión se amortiza con el ahorro de energía eléctrica ya después de 5-6 años y la duración es de diez años al 100–90 por ciento de efectividad y luego otros 15 años al 80 por ciento.

Los sistemas pasivos son parte de la arquitectura y, asumiendo que fue bien planeado, no necesariamente causan costos adicionales. Planear un edificio de manera que en este se dirija la luz en tiempos fríos para calentar muros durante el día, para que luego en la noche estos den calor al edificio o crear la posibilidad de una circulación que deja el aire caliente salir por arriba en tiempos calientes, no necesita causar un costo considerable y baja enormemente el consumo de refrigeración o calefacción.

Sustentabilidad, como el término está definido, no solamente significa la parte ecológica, sino también la parte económica y social. Eso significa que no solamente debe de estar bien para el medio ambiente sino también accesible para el cliente y tiene que elevar su confort y su calidad de vida. En este sentido, el nuevo patio central debe servir no solo para refrescar el aire, sino también como el nuevo centro del edificio donde el personal puede reunirse y sentirse identificado con Europa y su trabajo.

La optimización de los espacios en el edificio crea más espacio utilizable en los mismos metros cuadrados y un ambiente de trabajo más amigable. La flexibilidad de las habitaciones transformables se traduce en mejoras comunicativas y la posibilidad de adaptar el espacio a diferentes usos de manera fácil y flexible.

Actualmente el acceso a la Delegación es mucho más seguro, y además en el nuevo vestíbulo se percibe una atmósfera más acogedora acorde a lo que es una representación internacional.

CMC: ¡Muchas gracias por la plática!

TE: ¡Un placer!

Comentar

Comente

Países que nos están viendo