Personajes

Niki Lauda, finalizó la carrera de la vida

El tres veces campeón de la Fórmula 1 y sobreviviente del accidente más grave en la historia del máximo circuito, falleció la tarde de ayer a los 70 años de edad

Texto: Luis Felipe Hernández Beltrán

Andreas Nikolaus Lauda se encumbraba como el mejor piloto de carreras del mundo, tras ganar el máximo circuito de la Fórmula 1 de 1975 con la escudería Ferrari.

Justo cuando el austriaco defendía su primer campeonato y dominaba la temporada 1976 tras obtener el primer lugar en los pódiums en el Gran Premio de Brasil, el Gran Premio de Sudáfrica, el Gran Premio de Bélgica, el Gran Premio de Mónaco y el Gran Premio de la Gran Bretaña, llegó el Gran Premio de Alemania, el 1 de agosto, cuando en la segunda vuelta, el carro de Niki Lauda se prendió en llamas, dejando al piloto austriaco con graves daños en la cara.

Aquel accidente, en el que Lauda se debatió entre la vida y la muerte, cambió por completo el mundo de la Fórmula 1 y del automovilismo en general, con más medidas de seguridad y un cambio en los puntajes y reglamentaciones con el fin de evitar accidentes igual de graves como el sucedido a Niki.

Sin embargo, aunque con un rostro desfigurado, el campeón se presentó en una conferencia de prensa días después para, aún con las heridas, anunciar su regreso a las pistas para el Gran Premio de Italia el 12 de septiembre de 1976, pero ya no era lo mismo y a pesar de ello, logró quedar en el segundo lugar de aquel año.

Pero para el campeonato de 1977, Lauda siguiendo cobijado por Ferrari, tuvo un circuito de ensueño, venciendo en el Gran Premio de Sudáfrica, el Gran Premio de Alemania y el Gran Premio de los Países Bajos; más la sumatoria de puntos en Pole Positions, logró adjudicarse, nuevamente el campeonato.

A partir de 1978 viene una debacle en Niki, problemas con Ferrari y constantes retiros de las distintas carreras, llevaron a un parteaguas, al grado de que muchos pronosticaban que debía retirarse por completo de la Fórmula 1, hasta que llegó el campeonato de 1984 y el austriaco, con el respaldo de la escudería Marlboro McLaren International, recuperó el trono en un peleado campeonato con el piloto francés Alain Prost.

Para 1985, otra vez el fantasma de la derrota se apoderaba de Niki Lauda y a pesar de que un año antes parecía haber recuperado terreno, su poder se derrumbaba con constantes retiros y percances; pero un inesperado triunfo el 25 de agosto, le valió para al mismo tiempo que levantaba el campeonato, anunciaba su retiro definitivo de las pistas, mas no del mundo del automovilismo deportivo.

El resto de su vida lo pasó como asesor técnico y directivo de distintas escuderías en la Fórmula 1, así como empresario de aviones comerciales, pero esos trabajos los tuvo que combinar con constantes intervenciones hospitalarias por problemas de la vista (a consecuencia del accidente de 1975) y los riñones, siendo estos su peor enemigo.

En 2018, las visitas al hospital no cesaron para Niki Lauda, a los riñones en mal estado se le aumentaría un problema de pulmón, del cual recibió un trasplante de emergencia en agosto de ese año; y a pesar de que intentó no detener la carrera de la vida, la muerte le puso un freno obligado la tarde de ayer, lunes 20 de mayo, en Viena, la misma ciudad que lo vio nacer el 22 de febrero de 1949, terminando así con la vida del campeón, para dar paso a la leyenda.

Países que nos están viendo