Personajes

Trasciende la belleza de Vicky Palacios

Modelo, actriz, bailarina y cantante, quien obtuviera la fama por ser la reina de la lucha libre, falleció la tarde de ayer a consecuencia de una peritonitis

Texto: Luis Felipe Hernández Beltrán

La historia de la lucha libre en México se divide en dos partes: la primera, cuando en las funciones en las distintas arenas solo se esperaba la salida de los luchadores desde su camerino hasta llegar al cuadrilátero y a partir de ahí todas las ejecuciones.

La segunda, cuando a inicios de la década de los noventa y con el auge de la televisión, se le dio un atractivo extra con la participación de bellas edecanes, quienes con diminutas prendas acompañaban a los luchadores hasta el ring, con lo cual deleitaban a los hombres que acudían a las arenas.

Una de esas damas que de inmediato fue tan idolatrada como los propios gladiadores, fue Vicky Palacios, quien su beldad la llevó a convertirse en la reina de la lucha libre y hasta fue protagonista de una rivalidad que fue más allá del cuadrilátero entre Konan y el Vampiro Canadiense, luchadores con los que se le relacionó sentimentalmente.

Pero la belleza de Vicky, característica por sus ojos verdes y su rubia y larga cabellera, no pudo quedar solo en el deporte de las llaves y contrallaves, por lo que de inmediato el cine y la televisión la llamaron para ser parte de elencos de telenovelas, programas de comedia y de revista.

Si bien antes de iniciar en la lucha libre participó en las películas Los mecánicos ardientes (Raúl Ramírez, México, 1985) y La casa que arde de noche (René Cardona Jr., México, 1985), su histrionismo postluchas en la pantalla grande, entre más de 130 filmes, destaca su participación en Rudo y cursi (Carlos Cuarón, México, 2008) y Salvando al soldado Pérez (Beto Gómez, México, 2011). Mientras que en la televisión tuvo discretas participaciones en programas de Televisa como Vecinos, Como dice el dicho y La madrastra.

A la par de su trabajo frente a las cámaras, se convirtió en vedette, conformando un espectáculo que se presentó en provincia y Estados Unidos, principalmente en ferias del pueblo, donde cantaba y bailaba luciendo siempre su siempre bien cuidada anatomía, misma que a pesar de su avanzada edad, nunca descuidó.

También en su currículum, cuenta con la grabación de dos discos de banda en 2002 y 2012, así como la realización de un sexy calendario en 2009; y hasta la conducción del programa El harem donde entrevistaba a personalidades del espectáculo y se transmitía en la red social Facebook.

Cada 1 de mayo, se distinguió por ser la abanderada del contingente de la Asociación Nacional de Actores, en los desfiles conmemorativos al Día del Trabajo que se realizaban en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Desde inicios de 2019, se le detectó una peritonitis, enfermedad que la mantuvo constantemente hospitalizada y con la que tuvo que detener su activa vida artística.

La tarde de ayer jueves, diversos medios de comunicación informaron que Vicky Palacios, nacida en Alvarado, Veracruz, un mes de octubre cuyo año se desconoce y madre de un hijo, falleció de la enfermedad que la conservó alejada de los escenarios y sets de producción, dejando un legado artístico, pero sobre todo de belleza.

Comentar

Comente

Países que nos están viendo