Responsabilidad Social

25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres

Garantizar los derechos humanos de mujeres y niñas es trabajo de todos. El Comité de la CEDAW emitió recomendaciones precisas a México para garantizar los derechos humanos de las mujeres y las niñas

Revista Protocolo

En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres y la campaña naranja de la ONU “Únete para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas”, las Naciones Unidas hacen un llamado al gobierno, instituciones públicas y privadas y la sociedad en su conjunto, a seguir comprometiéndose y sumar esfuerzos para implementar acciones encaminadas a prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia que viven millones de mujeres y niñas.

La violencia contra mujeres y niñas es una de las violaciones de los derechos humanos graves, extendidas, arraigadas y toleradas en el mundo. Sufren diversos tipos de violencia en todos los ámbitos de su vida y bajo múltiples manifestaciones: en el hogar, espacio público, escuela, trabajo, ciberespacio, comunidad, política, instituciones, entre otros.

A escala global, una de cada tres mujeres ha sufrido violencia física y/o sexual a lo largo de su vida, y en algunos países esta proporción aumenta a siete de cada diez.

En México, al menos seis de cada diez mujeres ha enfrentado un incidente de violencia; 41.3 por ciento ha sido víctima de violencia sexual y, en su forma extrema, nueve son asesinadas al día.

En este contexto, en julio pasado, el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (Comité de la CEDAW), tras reconocer los esfuerzos realizados por el Estado mexicano, lamentó la persistencia de los niveles de violencia que afectan negativamente al ejercicio de los derechos humanos de las mujeres y las niñas en México.

Este año, bajo el lema de campaña #EscúchameTambién, la ONU reconoce la determinación, relevancia y valentía de activistas y movimientos en defensa de las sobrevivientes de violencia, tales como #MeToo, #MiPrimerAcoso, #TimesUp y #NiUnaMenos, y hacen un llamado para que todas las estrategias que se implementen para erradicar la violencia contra mujeres y niñas, desde todos los sectores, sean integrales.

Las acciones encaminadas a prevenir y erradicar la violencia contra mujeres y niñas deben partir de un enfoque multidimensional para poder incidir en las numerosas formas que originan la violencia. Asimismo, estas deben considerar el involucramiento, no solo de instituciones estatales, sino de sobrevivientes de violencia, organizaciones de la sociedad civil, academia, sector privado y la comunidad en su conjunto.

Para alcanzar los objetivos de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, la cual busca construir un futuro sostenible, resulta indispensable:

1.- Atender causas estructurales de violencia contra mujeres y niñas desde sus raíces, lo que implica la necesidad de tomar acción para la prevención;
2.- Promover marcos normativos y de política pública que sean integrales; que tengan perspectiva de género e interculturalidad; con enfoque de derechos humanos en cumplimiento de los estándares internacionales y que sean efectivamente implementados;
3.- Fortalecer a instituciones estatales y sociedad civil en sus mecanismos de coordinación para prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia contra mujeres y niñas y con recursos suficientes para esta tarea;
4.- Generar información estadística y evidencia que se encuentren alineadas a estándares internacionales en la materia, para crear normas, políticas públicas que prevengan y atiendan la violencia contra mujeres y niñas, y
5.- Proveer servicios accesibles de calidad para la atención de víctimas de violencia; servicios de salud, procuración e impartición de justicia con estándares internacionales

Países que nos están viendo