Responsabilidad Social

Coronavirus y violencia a las mujeres, matar dos pájaros de un tiro

El Inmujeres llama a prevenir ambas situaciones y tener corresponsabilidad en cuidados

Revista Protocolo

Ciudad de México, 20 de marzo de 2020.— Ante la puesta en marcha de las medidas destinadas a contener la pandemia del coronavirus, el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) hace un llamado a reconocer que ese fenómeno tiene impactos diferenciados para las mujeres y niñas que pueden incidir en mayores índices de violencia, por lo que es necesario que las instituciones dedicadas a prevenir, atender y sancionar la violencia hacia las mujeres refuercen sus medidas de información y de actuación en el marco de sus competencias para mitigar la violencia de género.

Asimismo, se convocó a los centros de trabajo y la ciudadanía a adoptar acciones de corresponsabilidad en el trabajo de cuidados en los hogares.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2016, en México, del total de mujeres casadas o unidas, 40 por ciento ha sufrido uno o varios tipos de violencia conyugal a lo largo de su vida, lo que indica que la violencia a las mujeres en el marco de las relaciones de pareja es un problema de magnitud, que puede agravarse ante la necesidad de permanecer en confinamiento en los hogares. De igual forma, en hogares ampliados o compuestos, también aumenta el riesgo de violencia sexual para niñas y jóvenes.

En ese sentido, el Inmujeres recuerda que el número 911 es una de las vías para recibir llamadas y atender emergencias relacionadas a distintos tipos de violencia a las mujeres: abuso sexual, acoso u hostigamiento sexual, violación, violencia de pareja y violencia familiar. El equipo humano de la línea tiene responsabilidad de brindar respuesta inmediata y activar rutas necesarias para atender y canalizar cada caso.

Por otra parte, se recuerda que el trabajo doméstico y de cuidados no remunerados recae principalmente sobre las mujeres y es un factor que las coloca en desigualdad para el goce de sus derechos. Si bien ya realizan hasta tres veces más ese trabajo no remunerado en comparación con los hombres, el confinamiento en los hogares puede duplicar o triplicar ese trabajo para ellas.

En este sentido, la importancia de que el cuidado de niños, niñas, personas enfermas, con discapacidad y adultas mayores se debe de realizar en un ejercicio de corresponsabilidad que involucre a hombres y todos los que integran el hogar. Para el desarrollo de actividades y funciones en hogares, se propone que las familias realicen reuniones para distribuir equitativamente tareas domésticas y de cuidados.

También, se invitó a los centros de trabajo de los sectores público, privado y social a brindar alternativas que contribuyan a la corresponsabilidad en la redistribución de las tareas del cuidado, como horarios flexibles o trabajo a distancia para madres, padres o personas que tienen a su cargo el cuidado de alguna persona.

Es importante sumar esfuerzos entre la población, gobierno y organizaciones para responsabilizar la salud colectiva con información veraz y servicios que permitan continuar con los protocolos dictados por las autoridades.

Países que nos están viendo