Responsabilidad Social

Le echa la UACh agua a los más pobres

La institución propone crear presas, acuíferos y cuencas artificiales de captación de agua de lluvias para combatir carencia del vital líquido

Revista Protocolo

Ciudad de México, 26 de noviembre de 2019.— Rafael Sánchez Bravo, director general del Departamento de Irrigación de la Universidad Autónoma Chapingo (UACh), planteó un ataque frontal a la sequía y carencia de agua en zonas rurales y serranas de México, donde más de diez millones de hogares mexicanos no tienen dotación diaria de agua o el suministro es irregular, con un programa intensivo de restauración hidrológica mediante la creación de presas, acuíferos y cuencas artificiales con fines de combatir la falta del vital líquido con captación de agua de lluvia.

El investigador expuso que el planteamiento está sustentado en un programa piloto iniciado en la Mixteca Poblana que comprende 47 municipios y abarca 80 mil hectáreas, técnica que opera desde el año 2005, por lo que ahora se atiende esa problemática a fin de dotar de agua para consumo, agricultura, pequeña ganadería, fruticultura y acuacultura de invernadero todo el año.

Por ello, propuso que esta técnica de presas, acuíferos y cuencas artificiales captadoras de agua se instaure como política pública en Puebla y en otras regiones del país con niveles marcados de sequía.

Cabe recordar que entre las regiones con mayor marginación en México, se encuentra la Mixteca, la cual se extiende sobre aproximadamente 45 mil 282 kilómetros cuadrados, divididos entre la porción sur de Puebla, la parte poniente de Oaxaca y una franja al oriente de Guerrero.

Durante un recorrido, mostró los trabajos desarrollados desde hace 14 años, los cuales han permitido que la población de la Mixteca Poblana tenga acceso al agua.

Expuso que las obras que se hacen son presas filtrantes para conservación de suelo y agua con el objetivo de sembrar el líquido disponible y se use con fines de abrevadero de especies menores de ganado como cabras y vacas. Y, agregó, en menor escala para riego especialmente de frutales porque los volúmenes almacenados de agua son pequeños y la idea es sembrar vida en todos los cauces para que todas las especies, incluidos los habitantes, tengan derecho y acceso al agua.

En el marco de esta gira de trabajo en la Mixteca Poblana para presentar los ejemplos, indicó que de aplicarse como política pública en Puebla y en otras regiones con niveles marcados de sequía en el país, los costos de creación no superan los 300 mil pesos mientras que una presa construida con todo el aparato tecnológico implica una inversión de millones de pesos.

Destacó que estas alternativas hídricas para la conservación del agua mediante pequeña y mediana irrigación pueden ser, incluso, menos contaminantes ya que el vital líquido está en constante movimiento y filtración, mientras que en una presa de gran envergadura pueden presentarse problemas de contaminación.

Ante autoridades gubernamentales, Sánchez Bravo puso como ejemplo la producción de tilapia en la Mixteca Poblana y el uso de agua almacenada en los estanques para el riego de cebolla, así como en la producción de pasto para alimento de vacas y cabras, sin dejar de lado la plantación de pequeños frutales.

En el Altiplano Mixteco en el que mostró las presas filtrantes para conservación de suelo y agua; los acuíferos artificiales, presas artificiales de almacenamiento de agua para frutales y tilapia, así como módulos de captación de agua de lluvia, dijo que México requiere un viraje en el cuidado y conservación del agua a fin de reducir los porcentajes de arrastre, desperdicio y contaminación del vital líquido desde zonas rurales hasta zonas urbanas pues ante el crecimiento poblacional y cambio climático, la crisis hídrica se acentúa de manera acelerada.

Países que nos están viendo