Responsabilidad Social

“Refugian” organizaciones concientización sobre indocumentados

ACNUR, OIT y la Unión Europea promueven la integración de las personas refugiadas y desplazadas mediante el trabajo digno en México y Centroamérica

Revista Protocolo

Ciudad de México, 14 de febrero de 2020.— Por medio de un proyecto regional, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), promoverán la integración socioeconómica de personas refugiadas y desplazadas por la fuerza en México, Costa Rica y Honduras. Iniciativa que cuenta con una contribución financiera de cuatro millones de euros por parte de la Unión Europea.

Las personas refugiadas contribuyen y aportan a las sociedades y economías que les reciben, más aún cuando existen condiciones de acceso al empleo formal. El proyecto busca fortalecer servicios públicos de empleo, robustecer la capacitación técnica y profesional para el acceso a medios de vida, así como facilitar la inclusión financiera y acceso a la protección social para los millones de miles de personas que han sido forzadas a huir en la región.

Según datos de la Comisión Mexicana de Ayuda para Refugiados, 70 mil 302 personas solicitaron asilo en México en 2019, un incremento de 137 por ciento comparado a 2018. El ACNUR, en coordinación con el gobierno federal y autoridades locales, ha acompañado a más de seis mil 700 personas refugiadas integradas eficazmente en ciudades del centro-norte del país. De ellas, 50 por ciento está en edad laboral y contribuye a la economía formal con 40.6 millones de pesos al año en pago de impuestos. Este 2020, sus contribuciones podrían ser de alrededor de 175 millones de pesos.

Asimismo, se calcula que 247 mil 90 hondureños se han desplazado por la violencia u otras violaciones de derechos humanos desde 2003. En 2019, la cifra de retornados hondureños con necesidades de protección alcanzó las 109 mil 185 personas.

El proyecto busca fortalecer las capacidades institucionales de los gobiernos para mejorar, adoptar o crear las políticas, programas y servicios necesarios para que las personas refugiadas y desplazadas internamente tengan acceso al empleo, autoempleo y protección social de manera sostenible y digna. También se desarrollarán actividades con organizaciones de empleadores, sindicatos, empresas privadas, organizaciones de la sociedad civil, periodistas y formadores de opinión pública para promover la integración de las personas refugiadas y visualizar los beneficios económicos y sociales para los países.

“Al financiar este proyecto, la Unión Europea refrenda su determinación de ayudar a México y a la región en el fortalecimiento de sus políticas migratorias para que, en el corto y mediano plazo, los países puedan beneficiarse de los aspectos positivos de la migración”, dijo Jean-Pierre Bou, encargado de Negocios y Asuntos Internacionales de la Delegación de la Unión Europea en México, en conferencia de prensa celebrada ayer en la sede diplomática europea en nuestro país.

La ACNUR y la OIT promoverán el diálogo social y político para eliminar las barreras legales, técnicas, administrativas u otras que obstaculizan el acceso a derechos, y brindarán asistencia técnica para conocer buenas prácticas y replicar las lecciones aprendidas de programas nacionales para la atención a refugiados.

Con la implementación de este proyecto, la población desplazada por la violencia tendrá la capacidad para ser cada vez más autosuficiente y contribuir a la economía local en los tres países.

En este sentido, el proyecto contribuirá a la implementación de los compromisos acordados en el Marco Integral Regional de Protección y Soluciones particularmente mediante la creación de los programas o proyectos para facilitar el acceso al mercado laboral.

De igual forma, impulsará el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, específicamente los Objetivos 1. Fin de la Pobreza, 5. Igualdad de Género, 8. Trabajo Decente y Crecimiento Económico y 10. Reducción de las Desigualdades.

Países que nos están viendo