Salud

Agua y jabón, armas contra el contagio del COVID-19

Si bien el uso de gel antibacterial evita contagios, esta solución tiene factores que dañan al propio cuerpo humano por lo que no es recomendable su constante uso, por ello el lavado correcto de manos es la herramienta perfecta para evitar la propagación del virus

Revista Protocolo

Ciudad de México, 31 de marzo de 2020.— Una de las medidas más eficaces, sencillas y económicas, para evitar el contagio del COVID-19 es lavarse las manos frecuentemente y por más de 40 segundos con agua y con jabón.

Para José Luis Cocho, académico del Departamento de Ingeniería Química, Industrial y de Alimentos de la Universidad Iberoamericana (Ibero), el jabón es más efectivo que el gel antibacterial, porque es un surfactante (agente químico activo en superficie) que permite que el virus se disuelva.

Explicó que, en su composición, el jabón cuenta con una parte lipofílica que se orienta a eliminar el virus cuya capa está compuesta por grasa.

Pero en caso de no tener al alcance agua y jabón, lo ideal es utilizar gel antibacterial que contenga alcohol por arriba del 65 por ciento. Esa alternativa es para quienes trabajan en hospitales y aquellos que tienen necesidad de salir a la calle y utilizar el transporte público.

El académico recordó que el virus no entra por la piel, pero las manos tocan distintas superficies que pueden estar contaminadas. Entonces, al tener contacto con ojos, nariz o boca, podemos transferir el virus de la superficie a uno mismo.

El especialista dijo que el lavado de manos con agua y con jabón es más que suficiente para quienes tienen la posibilidad de estar en casa durante la contingencia. Asimismo, recomendó cuidar la humectación de la manos pues se está afectando la salud de la piel con tantos productos para mantenerlas limpias.

Al limpiar las manos con agua y jabón, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda:

  • Mojarse las manos con agua.
  • Aplicar una cantidad suficiente de jabón para cubrir las manos mojadas.
  • Frotar las palmas de las manos entre sí.
  • Frotar la palma de la mano derecha contra el dorso de la mano izquierda entrelazando los dedos y viceversa.
  • Frotar las palmas de las manos entre sí, con los dedos entrelazados.
  • Frotar el dorso de los dedos de una mano con la palma de la mano opuesta, agarrándose los dedos.
  • Frotar con un movimiento de rotación el pulgar izquierdo, atrapándolo con la palma de la mano derecha y viceversa.
  • Frotar la punta de los dedos de la mano derecha contra la palma de la mano izquierda haciendo un movimiento de rotación y viceversa.
  • Enjuagar manos.
  • Secar con toalla desechable.
  • Tomar una toalla para cerrar el grifo.

Cómo hacer gel antibacterial

Ante la escasez de gel antibacterial, José Luis Cocho ofreció la receta que se puede realizar en casa. Sugirió tener cuidado con otros procedimientos que aparecen en internet, ya que no cuentan con las cantidades necesarias para que el producto sea efectivo:

  • 600 mililitros de alcohol (es el que va a deshacer el virus).
  • 380 mililitros de agua caliente (permitirá integrar los componentes).
  • 10 mililitros de glicerina (para humectar).
  • 10 gramos carbopol (se consigue en las farmacias, es lo que gelifica la solución).

En un recipiente se integran todos los componentes y se agitan. Dejar reposar y enfriar por algunos minutos y estará listo para su uso.

Agua y alcohol

En caso de no contar con todos los ingredientes, el académico recomendó la siguiente solución de agua con alcohol. El único problema es que será muy agresivo para la piel de las manos:

  • 650 mililitros de alcohol.
  • 350 mililitros de agua fría.

Disolver y untar.

Países que nos están viendo