Salud

Brillo en pantallas de dispositivos electrónicos causa síndrome de ojo seco

Se recomienda descansar 15 minutos por cada cinco horas de uso del dispositivo, no exponerse al aire acondicionado, corregir graduación en lentes y acudir con el especialista dos veces al año

Revista Protocolo

Ciudad de México, 15 de octubre de 2019.— Reducir el brillo en la pantalla de dispositivos celulares, tabletas y computadoras, no exponerse directamente al aire acondicionado, corregir la graduación de los lentes y acudir a revisión con el especialista al menos dos veces al año, son algunas recomendaciones para prevenir el síndrome del ojo seco, señaló Ingrid Amparo Quiñones Emmert, oftalmóloga del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

La especialista apuntó que el padecimiento tiene origen multifactorial y se caracteriza por la deshidratación de la conjuntiva y de la córnea a causa de la evaporación acelerada de lágrimas.

Esta pérdida, dijo, genera inicialmente varios síntomas como ardor ocular, ojos rojos, comezón y lagrimeo como parte del proceso irritativo. También se presentan otras manifestaciones como visión borrosa y ojo rojo crónico.

Explicó que actualmente el ojo seco se asocia al uso de dispositivos electrónicos en una población que oscila entre los 20 y 40 años de edad, e incluso en personas que se practican la cirugía refractiva (procedimientos quirúrgicos que eliminan o disminuyen el uso de lentes de contacto).

Para atender esta patología, Quiñones Emmert indicó que en el IMSS se brindan tratamientos con lubricantes tópicos, antiinflamatorios e inmunomoduladores.

Además, recomendó tomar descansos de 10 a 15 minutos por cada cinco horas de uso de teléfono celular, tableta o computadora, y lubricar constantemente los ojos, bajo prescripción médica.

En caso de ojo rojo severo se usan agentes antiinflamatorios e incluso tratamientos indicados por reumatólogos o inmunólogos. En el Hospital General de La Raza en la Ciudad de México se atienden en promedio 40 derechohabientes cada seis meses con un padecimiento severo.

La especialista en superficie ocular destacó que además de la tecnología, el ojo seco se relaciona con la menopausia, alergias, enfermedades como el lupus, artritis reumatoide, rosácea, Parkinson y con medicamentos diuréticos, antihistamínicos y algunas hormonas.

No atender este síndrome de manera oportuna puede llevar a ulceración de la córnea, perforación ocular e incluso a la pérdida de la visión.

La doctora Quiñones refirió que el padecimiento tenía mayor incidencia entre los 40 y 50 años de edad, y 20 por ciento de la población lo padecía. En el mismo rango de edad, su mayor tendencia estaba en el sexo femenino por la menopausia, pero actualmente con los dispositivos electrónicos va en aumento y ocurre a edades más tempranas.

Países que nos están viendo