El tabaquismo causa degeneración macular y catarata


Publicada el
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Print this page

Este hábito genera distintos padecimientos como enfermedad isquémica del corazón, tumores y cáncer de pulmón y boca, así como problemas visuales

Fumar, una amenaza para la vistaEl tabaquismo causa cada año más de cinco millones de muertes en todo el mundo y se estima que para el año 2030 la cifra ascenderá a ocho millones.

Para evitar más víctimas, en 1987 la Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció el 31 de mayo como el Día Mundial Sin Tabaco con el objetivo de fortalecer y concientizar sobre los riesgos de su consumo. Este hábito genera distintos padecimientos como enfermedad isquémica del corazón, tumores y cáncer de pulmón y boca, sin embargo, poco se divulgan los efectos secundarios no mortales como las afecciones visuales.

Los trastornos oculares provocados por el tabaquismo son diversos y graves, ya que ponen en riesgo la vista de las personas, así lo afirma la especialista Nancy Sol Espíndola Romero, vocera del Consejo Optometría México. “Uno de los efectos más importantes es la afectación de la retina conocida como degeneración macular, cinco veces más frecuente en pacientes fumadores que en los no fumadores. Esta altera la capacidad para leer, distinguir rostros, conducir un auto, adaptarse a los cambios de iluminación y detallar imágenes”, asegura la licenciada en optometría.

La degeneración macular no es la única patología ocasionada por fumar tabaco. La catarata —opacidad del cristalino que impide el paso de la luz— aparece 40 por ciento más en pacientes fumadores debido a los químicos que se liberan en los pulmones e ingresan en el torrente sanguíneo. Además, el tabaquismo está relacionado con la aparición de ojo seco, ya que la exposición al humo del cigarro altera la cantidad y calidad de la lágrima, indispensable para el correcto funcionamiento del órgano visual.

Ante ello, la especialista en salud visual recomienda enérgicamente abandonar este hábito y visitar un profesional. “En caso de ser fumador y tener más de 50 años, es necesario acudir con un licenciado en optometría o un médico oftalmólogo quienes mediante distintas pruebas evaluarán el estado integral del ojo y si encuentran una condición, definirán el tratamiento adecuado”, señala Espíndola Romero. No obstante, si se detecta degeneración macular se recomienda ir con un optometrista especializado en visión baja, quien podrá adaptar lentes, ayudas ópticas y no ópticas para que la persona recupere la lectura, movimiento, y sobre todo independencia y calidad de vida.

Síntomas para considerar una visita el optometrista:

– Visión borrosa o doble.
– Distorsión de las líneas rectas.
– Observación de luces inexistentes o necesitar más luz para leer o hacer otras actividades.
– Alteraciones en la estimación de las distancias y alturas.
– Dificultad para bajar escaleras o reconocer personas.
– Aparición de manchas negras o borrosas en la parte central de la visión.
– Ubicar un halo alrededor de las luces.

Revista Protocolo

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>