Salud

Producto del IPN fortalece sistema inmunológico

Ayuda a estimular el sistema inmune para modificar y aumentar las defensas del organismo

Con casi cuatro décadas de investigación, el Transferon se ha convertido en uno de los productos y estudios más relevantes en materia de salud encaminado por científicos de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del Instituto Politécnico Nacional (ENCB-IPN). Se trata de un extracto dializado de leucocitos, comúnmente conocido como Factor de Transferencia, el cual se emplea en personas que han desarrollado enfermedades infecciosas de origen bacterial, micótico y viral, así como autoinmunes y alérgicas, entre otras.

El producto funge como coadyuvante; es decir, es un agente que ayuda a estimular el sistema inmune para modificar y aumentar las defensas del organismo, y en consecuencia se hace más resistente frente a determinados patógenos.

Al referirse a esa línea de investigación pionera en el tema, la doctora Sonia Mayra Pérez Tapia, coordinadora general del Proyecto Factor de Transferencia, comentó que las investigaciones iniciaron hace más de tres décadas con la elaboración de pocas dosis, las cuales utilizaban en protocolos clínicos a fin de conocer en qué y cómo podría utilizarse el producto.

De acuerdo con la especialista, el extracto dializable de leucocitos se obtiene a partir de sangre humana (glóbulos blancos) proporcionada por donadores en diferentes bancos certificados, luego de varias pruebas biológicas descritas en la Norma Oficial Mexicana: NOM-003-SSA2-1993. En tanto, al tratarse de un hemoderivado e inmunorregulador, la fabricación debe someterse a la norma NOM-0059-SSA, la cual refiere al proceso y control de fabricación en medicamentos para uso humano.

Pérez Tapia explicó que los leucocitos son sometidos a un proceso farmacéutico controlado, en el cual las células se mezclan, rompen e inactivan y posteriormente se hacen pasar a través de una malla fina para permitir la salida de moléculas menores a 12 kilodaltones, libre de virus, bacterias u hongos.

Sobre las aplicaciones del producto, la experta acotó que durante las investigaciones del Factor de Transferencia o Transferon se observó la efectividad del fármaco cuando la enfermedad está establecida; es decir, actúa a partir de la existencia del padecimiento y puede tomarse como terapia adyuvante al tratamiento convencional.

En ese mismo sentido, explicó que el Transferon está indicado para tratar enfermedades alérgicas, autoinmunes de inmunodeficiencias, así como problemas oncológicos e infecciosos, tal es el caso de varicela, herpes (genital, simple, ocular y zoster), además de diabetes e infecciones en vías respiratorias, entre otros.

En el caso de la diabetes, la especialista abundó que el medicamento sólo coadyuva en el tratamiento de las afecciones que derivan de ese padecimiento, como la susceptibilidad a padecer enfermedades infecciosas, problemas renales, problemas de piel, úlceras, entre otros malestares.

Trayectoria

El Proyecto Factor de Transferencia, recordó Pérez Tapia, inició a finales de la década de 1970 con el actual director y fundador de este estudio, el doctor Sergio Estrada Parra. Sin embargo, fue en 2002 cuando este desarrollo se estableció como una empresa sólida, y actualmente cuenta con una área de investigación, calidad y producción, así como otra en administración y un servicio de consulta externa, además de un equipo de trabajo de alrededor de 80 personas.

“La producción creció en gran medida debido a un incremento en la demanda”, apuntó la especialista, quien además recordó que la fabricación durante los primeros años era de tan sólo dos decenas de unidades por semana, y actualmente producen al menos medio millón de unidades anuales, cantidad distribuida en su mayoría en instituciones de salud en la ciudad de México.

Además, la representante del proyecto Factor de Transferencia dijo que para 2011 se pretende aumentar la producción al doble, luego de incorporar herramienta y equipo de fabricación para el medicamento.

Aunado a ello, destacó que si bien su comercialización se encuentra en instituciones pertenecientes al Gobierno del Distrito Federal (GDF), también contempla otras dependencias de salud, entre ellos, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), además de otros hospitales pertenecientes a los sectores público y privado.

Asimismo, la experta comentó que el Proyecto Factor de Transferencia además de enfocarse a la investigación y al producto, también cuenta dentro de las instalaciones de la ENCB-IPN con un servicio de consultas médicas, donde se atiende un promedio de 500 pacientes a la semana, cuyo servicio especializado en inmunología determina los candidatos a que se les administre el medicamento.

Manifestó que el proyecto desde sus orígenes ha sido “autosustentable”; es decir, los ingresos obtenidos por la distribución del producto se invertían en lograr más recursos, además de contar con el apoyo económico del IPN.

Recientemente, esta casa de estudios así como el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) financian parte del Proyecto Factor de Transferencia, el cual tiene como propósito continuar su crecimiento y edificar una planta a nivel nacional, en tanto se busca el soporte de otras instituciones e inversionistas.

Al cuestionarla sobre la importancia de la transferencia tecnológica, la especialista aseguró que en México existen pocas plantas en inmunología, sector en el cual el proyecto puede crecer con bases fundamentadas en el IPN, “por lo que por el momento pretendemos desarrollar al máximo el proyecto dentro de la ENCB sin transferir la tecnología a laboratorios privados”, concluyó Pérez Tapia. (Agencia ID)

Revista Protocolo

Países que nos están viendo