Sociales

Se alista un pachangón en el castillo de Windsor

Aquí están los puntos para seguir la boda real desde todos los ángulos

Revista Protocolo

El novio es Enrique Carlos Alberto David, nacido el 15 de septiembre de 1984, conocido como el príncipe Harry. Es el hijo menor del príncipe Carlos, heredero a la corona británica, y la fallecida Diana Spencer. Es capitán del ejército británico.

La novia es Rachel Meghan Markle, una estadounidense nacida el 4 de agosto de 1981 en Los Ángeles, California. Es la menor de tres hermanos por parte de su padre, Thomas Markle, quien recientemente anunció que no asistirá a la boda dado que se someterá a una cirugía de corazón. Su madre es Doria Loyce Ragland, quien se separó de Thomas hace un buen tiempo.

La boda se efectuará en la capilla de San Jorge, una iglesia de estilo gótico con capacidad para 800 personas, situada en el castillo de Windsor. En ese mismo lugar se casó el padre del príncipe Enrique, el príncipe Carlos, en segundas nupcias con Camilla Parker Bowles, desde entonces duquesa de Cornualles. Ahora, la enorme estructura será sede de otras nupcias reales.

La boda comenzará a las 12:00 horas (6:00 am tiempo de México) y durará una hora, tras lo cual los recién casados harán un recorrido de unos 25 minutos en carruaje por destacados lugares de la localidad de Windsor.

Los primeros invitados comenzarán a llegar a partir de las nueve de la mañana. Será a partir de las 11:20 cuando los miembros de la familia real británica accederán al castillo por la Galilee Porch, algunos a pie y otros en coche, excepto la reina Isabel II que, tal y como dicta el protocolo, será la última en llegar unos minutos antes que la novia.

Enrique entrará en la capilla del brazo de su hermano, el príncipe Guillermo, 15 minutos antes del inicio de la ceremonia, mientras que la novia lo hará un minuto antes, acompañada por su madre ante la negativa de asistencia de Thomas Markle.

El vestido de la novia es el secreto más esperado que no se develará sino hasta el mismo día de la boda, aunque los medios británicos se decantan hacia que no escogerá el blanco para el vestido, ya que se trata de su segundo matrimonio (estuvo casada con el productor cinematográfico Trevor Engelson entre 2011 y 2013). Algunas fuentes apuntan a que Markle podría haber escogido un diseño de Ralph & Russo.

La ceremonia será oficiada por el deán de Windsor, David Conner, y Justin Welby, arzobispo de Canterbury, que casará a la pareja. Además, el obispo presidente y primado de la Iglesia Episcopaliana de Estados Unidos, Michael Bruce Curry, ha sido invitado por los novios a participar también en la boda, este pronunciará un discurso durante la ceremonia.

Curiosamente, Meghan Markle no tendrá dama de honor el gran día porque, según reveló, no quería tener que escoger entre una sola de sus amigas íntimas, ya que su hermana Samantha, no ha sido invitada al enlace porque no mantiene relación con ella.

Un grupo de niños desempeñarán la función de pajes y damas de honor, entre los que se espera se encuentren los hijos mayores de los duques de Cambridge, los príncipes Jorge y Carlota. El padrino será el príncipe Guillermo, tal y como Enrique lo fue de él el 29 de abril de 2011, cuando contrajo matrimonio con la princesa Catalina en la abadía de Westminster.

Un total de dos mil 640 personas han sido invitadas al matrimonio. De todas ellas, mil 200 son procedentes del Reino Unido, porque los novios quieren que “todo el mundo se sienta parte de la celebración, un momento de alegría y diversión”, según informó el palacio de Kensington. Otros 200 invitados provendrán de organizaciones benéficas a las que el hijo menor de la fallecida Diana de Gales y su prometida estén ligados. Ningún político ha sido invitado a la boda.

Entre la música que compondrá la banda sonora de la boda, los novios han escogido al coro de góspel The Kingdom Choir, a la cantante Karen Gibson y al violonchelista Sheku Kanneh-Mason.

Se espera que, tras la boda, los novios reciban por parte de la reina Isabel II el título de duques de Sussex, aunque esto no ha sido confirmado de manera oficial. Lo que sí se sabe es que al término de la ceremonia los novios no contarán con una, sino dos recepciones. La primera para los invitados de la congregación y otra para familiares y amigos más cercanos.

En lugar de regalos, la pareja ha pedido donativos para varias organizaciones benéficas. Un total de siete instituciones caritativas han sido elegidas por el futuro matrimonio para que sus invitados realicen las donaciones que deseen.

Se desconoce cuál será el destino que escogerán los recién casados para pasar su luna de miel, aunque se rumora que podría ser Namibia y Botsuana. Precisamente, este último país es donde el príncipe Enrique y su prometida se trasladaron en su primer viaje como pareja, al poco tiempo de conocerse.

La exactriz y el hermano del duque de Cambridge pasarán la noche de bodas en el Castillo de Windsor y el martes 22 de mayo acudirán a su primer acto oficial como esposos en el Palacio de Buckingham.

La boda real está lista. Una de las uniones más esperadas del año se llevará a cabo este sábado 19 de mayo.

Comentar

Comente

Países que nos están viendo