Archivo de la etiqueta: Cine

Inician grabaciones del largometraje Nahui

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Quien fuera musa y amante del Dr. Atl, será interpretada por las actrices Irene Azuela, Delia Casanova y Tessa La

Texto y fotos: Luis Felipe Hernández para la revista Protocolo Copyright©

El director Gerardo Tort; los actores Julio Bracho e Irene Azuela, y el productor Jaime Romandia. Revista Protocolo Copyright©

El director Gerardo Tort; los actores Julio Bracho e Irene Azuela, y el productor Jaime Romandia. Revista Protocolo Copyright©

La historia la tiene registrada como uno de los personajes más polémicos de México, tanto por su feminismo como por su desinhibición, pero sobre todo por haber sido la musa y amante de Gerardo Murillo Cornado, “Doctor Atl”, uno de los artistas más prolíferos en México de 1900 a 1960. Sin embargo, poco se sabe de la vida privada de Nahui Ollín.

El mito es quien cuyo nombre real fue María del Carmen Mondragón Valseca, será llevado a la pantalla grande en una película mexicana que llevará por nombre Nahui y pretende desenmascarar esa faceta poco conocida de Nahui Ollín.

Las actrices Tessa La, Irene Azuela y Delia Casanova, encarnarán en su edad joven, adulta y vieja, respectivamente, a quien no nada más fuera el amor del Dr. Atl, sino también inspiración creativa para otros artistas como el mismo Diego Rivera, el pintor francés Jean Charlot y el fotógrafo estadounidense Edward Weston.

El papel de Murillo, será interpretado por el actor Julio Bracho; la producción es de Jaime Romandia, el guion de Mariana Stavenhagen, y la dirección está a cargo del reconocido Gerardo Tort.

Recientemente, ante representantes de los medios de comunicación, se dio el claquetazo inicial en el Teatro del Pueblo en el Centro Histórico de la Ciudad de México, una de las locaciones del filme; ahí, en conferencia de prensa, se mencionó que la película es de medio presupuesto, que se requirió de biógrafos e investigadores que se han dedicado a analizar la figura de Nahui Ollín; además, las grabaciones constarán de seis semanas, cinco en la capital del país.

Aunque aún no hay fecha para su programación, se espera que logre el éxito esperado, y más ahora que las películas biográficas están de moda.

Revista Protocolo

La poética del cine a través del ordenador, televisión y móvil

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

La tarea principal de quienes por amor ejercen el séptimo arte es seguir brindando historias inspiradoras a su público

Castigando un nuevo modelo de negocioRecientemente, para ser exactos en la edición 70 del Festival de Cannes, surgió una polémica que incluso muchos denominaron disputa debido a un pequeño cambio en las reglas del juego, donde, para 2018 las películas que no hayan sido exhibidas en salas francesas no podrán competir por la Palma de Oro. Ante esto, Hollywood tampoco se quedó atrás, al imponer algo similar: las cintas candidatas a un Oscar “a mejor película” deben haberse exhibido al menos siete días seguidos, tres veces al día, en cines de Los Ángeles.

El principal afectado y anulado con dicha decisión ha sido el monstruo llamado Netflix, quien a pesar de participar con dos cintas producidas en casa (Okja y The Meyerowitz Stories) fue foco de algunos ataques. Jean Labadie, presidente del distribuidor francés Le Pacte, llegó acusar a Netflix de promover “la muerte de los teatros” y afirma: “Es peligroso que una película que pudiera ganar la Palma de Oro nunca sea vista en un teatro, es un símbolo.”

Mucho se dice que el choque de opiniones va más allá de lo escénico y artístico que representa el séptimo arte, el hecho de ver a Netflix como precedente preocupante para la industria lo atribuyen a intereses financieros, dejando a un lado la poética del cine y las teorías de la percepción. El conflicto se centra en un choque entre un sistema tradicional y un nuevo modelo de negocios, donde no se considera necesaria la exposición en pantalla grande:

“Las principales actividades de los internautas mexicanos son: comunicarse, con 89 por ciento; ingresar a contenidos audiovisuales, con 82 por ciento, y el entretenimiento, con 80 por ciento”, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Robert Bresson, cineasta francés característico por cintas en las que desarrolló un discurso que buscaba un absoluto ascetismo, despojamiento y que aspiraba a captar aquello que escapa a la mirada ordinaria, afirmaba que: “es necesario que una imagen se transforme al contacto con otras imágenes, como un color al contacto con otros colores. No hay arte sin transformación. (…) Conmover no con imágenes conmovedoras, sino con relaciones entre imágenes que las vuelvan a la vez vívidas y emocionantes”. Y en realidad ¿es algo que no se pueda lograr independientemente al soporte comunicativo? ¿No es una transformación que ya están logrando las plataformas digitales?, es ahí donde debe recaer el verdadero debate.

El contexto actual del consumidor y las exigencias que este demanda ahora van más allá de buscar cosas nuevas, de conocer historias originales. El ir al cine, comprar palomitas y compartir tiempo con un amigo o a solas sigue siendo un ritual social; pero también el desvelo y la inalcanzable espera de un año para ver el estreno de la siguiente temporada de una serie o encontrar películas internacionales interesantes, se están volviendo también un hábito gustoso entre los jóvenes principalmente, dinámica y transformación que solo ha sido posible a través de plataformas como Netflix.

Es un tema muy controversial que al final recae en lo económico, ante un panorama actual que cuenta con más público consumiendo plataformas digitales (por las razones que sean: tiempo, gustos, accesibilidad, etc.) y es por ello que a la industria tradicional le parece conveniente introducir este tipo de limitantes a industrias emergentes como lo son plataformas digitales, afirman Michelle y Emilie Morán, mexicanas expertas en dirección de casting y entretenimiento; esto también con el fin de conservar un negocio tan redituable como lo es el cine, donde se busca seguir enamorando a los cinéfilos para que sigan asistiendo a las salas de cine.

Por otro lado, a pesar de que las plataformas digitales también sean un negocio en apogeo y en extremo redituable, no solo se trata de un tema económico pues tampoco no se desea perder la magia del cine al darle apertura a dos formatos diferentes, cuyo resultado final puede percibirse de manera distinta, explica Emilie Morán: ver una película en el cine no es igual que verla en televisión, pensando desde el origen de la cinta, pues un director cuando está creando una historia cinematográfica está pensando en un formato y dimensión de cine y no en un formato de tv, lo cual influye en la toma de decisiones dentro del filme y por lo tanto el discurso de la misma.

Siendo estrictos en la parte de producción, comenta Michelle Morán, si hubieran ocurrido estas restricciones de la transición del carrete a lo digital como ocurrió con Avatar, este debió ser un filme que no hubiera entrado en los premios Oscar, ya que estaba elaborada en formato digital y no en carrete, sin embargo ganó muchas estatuillas. Es evidente que son transformaciones que va teniendo el mercado, ¿qué vaya a pasar? No se sabe, pero en algún momento de la industria dejarán de ser un tema, lo importante ahora es que esta polémica marca la parte más importante del cambio que estamos viviendo como públicos y como la industria que hace cine.

El mostrarse renuente al cambio es negarse a la realidad e incluso al éxito, la tarea principal de quienes por amor ejercen el séptimo arte es seguir brindando historias inspiradoras a su público; a quienes ejercen el séptimo arte como negocio debe estar entre sus metas el adaptarse a lo que su contexto cultural y tecnológico les ha brindado.

Revista Protocolo

Los actores de Bollywood llegan a México

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Con más de 103 años de vida, la industria cinematográfica de Bollywood genera hasta el triple de títulos de los que producen los estudios de Hollywood

Shah Rukh Khan

Shah Rukh Khan

Acción, drama y romance son algunos de los géneros que durante el mes de junio presentarán a algunos de los más talentosos y reconocidos actores de Bollywood a través de Zee Mundo, el canal dedicado a las producciones de Bollywood que ha llegado a México a través de Sky, en los canales 203 y 1228 para HD.

A continuación presentamos algunos de los actores de Bollywood que vale la pena seguir:

Shah Rukh Khan
INSTAGRAM: https://www.instagram.com/iamsrk/
Dónde verlo: Happy New Year (2014)
Cuándo: Sábado 10 de junio // 10 pm – @Zee_Mundo

Hrithik Roshan
INSTAGRAM: https://www.instagram.com/hrithikroshan/
Dónde verlo: Memorias de la vida (2001)
Cuándo: Domingo 11 de junio // 12 pm – @Zee_Mundo

Girish Taurani
INSTAGRAM: https://www.instagram.com/girishkumart/
Dónde verlo: El amor lo vence todo (2013)
Cuándo: Domingo 18 de junio // 10 pm – @Zee_Mundo

Shahid Kapoor
INSTAGRAM: https://www.instagram.com/shahidkapoor/
Dónde verlo: La tragedia de Haider (2014)
Cuándo: Sábado 24 de junio // 10 pm @Zee_Mundo

Industria de Bollywood

Bollywood como concepto surgió de la relación entre la ciudad de Bombay (ahora Mumbai) como centro cinematográfico de la India y la industria de cine de Hollywood, haciendo referencia a las grandes producciones y títulos estadounidenses, a las que años después la industria de Bollywood no tendría nada que envidiarle. Con más de 103 años de vida, la industria cinematográfica de Bollywood genera hasta el triple de títulos de los que producen los estudios de Hollywood. Cada título genera más de cuatro mil millones de entradas de cine por año con producciones que alcanzan hasta los 10 millones de dólares de inversión.

Revista Protocolo

 

Rusia condecora a Alejandro Ramírez, director de Cinépolis

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Otorga gobierno de la Federación de Rusia, por medio de su embajada en México, la insignia de la Orden de la Amistad al director general de Cinépolis

Texto y fotografías: Luis Felipe Hernández Beltrán

Alejandro Ramírez Magaña recibió la Orden de la Amistad, de parte de Eduard Malayan, embajador de la Federación de Rusia

Alejandro Ramírez Magaña recibió la Orden de la Amistad, de parte de Eduard Malayan, embajador de la Federación de Rusia

Siendo uno de los principales promotores del cine tanto nacional como internacional, nunca antes Alejandro Ramírez Magaña imaginó ser el protagonista de una historia, su propia historia… de película.

Sin ficción alguna, ni libreto, ni los necesarios equipos de producción, el director general de la cadena de cines Cinépolis, dando vida a sí mismo, recibió la Condecoración de la Amistad, máxima condecoración que el gobierno de la Federación de Rusia, por conducto de las sedes diplomáticas en distintos países, le otorga a algún extranjero, cuyo mérito sea el que gracias a su trabajo y acciones, mejore las relaciones bilaterales de su país de origen con Rusia.

Teniendo como “set” la propia embajada rusa en la Ciudad de México, llegaron varias personalidades, que aunque parecieran “extras”, eran familiares y amigos del galardonado quienes aplaudieron y felicitaron al laureado.

Si bien el embajador anfitrión y coprotagonista de esta historia, Eduard Malayan, señaló que los méritos de reconocer al empresario, es su cooperación al desarrollo de negocios con la Federación de Rusia, el galardonado hizo mención que su relación con la comunidad rusa, principalmente con los sectores cultural, empresarial y político, se debe a su participación en foros multinacionales, como el G-20 de 2013 en San Petersburgo, Rusia; además de organizar anual y exitosamente en la empresa que dirige, la Semana de Cine Ruso en México; así como exhibir largometrajes rusos contemporáneos en el Festival de Cine de Morelia, evento que preside.

Aunque seguramente este éxito no tenga ninguna secuela, Alejandro Ramírez Magaña ya ganó un premio de carácter internacional, del que, probablemente, en algún momento, alguien se inspire para realizar un guion de aquel joven empresario mexicano que logró, gracias a su trabajo, unir a Rusia y México.

Revista Protocolo

Honran en Cineteca Nacional al cineasta mexicano Servando González

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Proyectan película Yanco, obra con la que el director de cine Servando González fue reconocido internacionalmente

Texto y fotos: Luis Felipe Hernández Beltrán

Las sillas que utilizó Servando González para dirigir, fueron parte del homenaje póstumo que, recientemente, le realizó la Cineteca Nacional

Las sillas que utilizó Servando González para dirigir, fueron parte del homenaje póstumo que, recientemente, le realizó la Cineteca Nacional

En 1961, el sonido de un violín paralizó al pueblo de Xochimilco, los habitantes no daban crédito sobre el ruido que todas las noches encantaría a la población, creyendo para algunos, se trataba de un fantasma o alguna señal divina.

La historia de ese violín, traspasó las fronteras del mundo, consagrando así, a quien creó toda una ópera prima en la que se mostraba la vida de las comunidades indígenas y los paisajes xochimilcas de la Ciudad de México de aquel entonces.

Yanco (México, 1961), fue una de las tantas obras maestras de Servando González (Ciudad de México, 1923 – ídem, 2008), quien creó un estilo cinematográfico para dirigir, aprovechando las condiciones climatológicas y todo lo que tenía a su alrededor, de modo de evitar lo más posible, la utilización de los efectos especiales en la postproducción.

Recientemente, el violín Yanco se volvió a escuchar en la Cineteca Nacional, encantando a las nuevas generaciones, así como a familiares, amigos y quienes tuvieron la oportunidad de trabajar al lado del primer cineasta en dirigir en Hollywood; un homenaje póstumo al ícono de la dirección cinematográfica, al ganador de premios como la mejor película en los festivales de cine de Mar de Plata y el Católico de Valladolid, del Águila de Oro en el Instituto Colombiano de Cultura Hispánica y el Premio Ariel.

Aparte del Yanco, otros clásicos del cine mexicano como Viento Negro (México, 1965), Los de abajo (México, 1978), Las grandes aguas (1978) y otras más, forman la currícula de Servando González. El cine estadounidense lo recuerda con El asesino de tontos (Hollywood, 1963) en conjunto con el también reconocido Anthony Perkins.

Al final, la gran sorpresa: una entrevista inédita, nunca antes vista, en la que Servando rememora algunos pasajes de grabación de sus principales obras.

Una vez terminado, los asistentes volvieron a casa, atrapados de nuevo por el sonido del violín Yanco… tal como lo describe Servando como parte de la filosofía con la que describía el cine: “todos sabemos que la literatura es palabra escrita; el teatro es palabra hablada; el cine es imagen, aire, luz, movimiento, color, por lo tanto, cuando un director se planta tras una cámara, su función será dar vida a esa imagen con sensibilidad, con cadencia, con ritmo, porque el cine es vida y la vida es el más grande objetivo del ser”.

Revista Protocolo