Archivo de la etiqueta: día nacional

Portugueses celebran en la residencia del embajador

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

El discurso del embajador Roza puso en “tensión” la relación con México por el partido que ambos países sostendrán en la próxima Copa Confederaciones

Texto y fotos: Luis Felipe Hernández para la Revista Protocolo Copyright©

Álvaro Cunha, Ángeles Melak, Filipa Barreiros, María Martorell y su esposo, Jorge Roza de Oliveira, embajador de Portugal. Revista Protocolo Copyright©

Álvaro Cunha, Ángeles Melak, Filipa Barreiros, María Martorell y su esposo, Jorge Roza de Oliveira, embajador de Portugal. Revista Protocolo Copyright©

Impaciente, muy impaciente se encontraba el embajador de Portugal en México, Jorge Roza de Oliveira, en la pasada fiesta nacional de su país celebrada en su residencia: Los saludos y abrazos de sus invitados en la recepción, eran suspendidos por breves momentos ante lo que aparentaba la necesaria consulta de su celular.

Algunos instantes en los que no había asistentes que atender, el nerviosismo se hizo presente ante la urgencia de encender un cigarrillo o darle un trago a su copa de vino. Después poco a poco las dudas del porqué de su peculiar comunicación no verbal, fueron despejadas, al recordar en su discurso que el año pasado, aseguraba que su país sería campeón de la Eurocopa de Futbol y ¡lo logró!, por lo que no cabía la menor duda, que en el venidero torneo de la Copa Confederaciones, su país volvería a repetir la hazaña.

Además de mostrarse hincha del Deportivo Benfica de Lisboa, equipo al cual felicitó por el campeonato obtenido en la liga de primera división de Portugal, además dijo que ese conjunto del balompié lusitano trae buenos nexos con México, pues ahí milita el mexicano y goleador de esa escuadra Raúl Jiménez.

Y aunque tocó otros temas de situaciones comerciales y la visita a México del presidente portugués Marcelo Rebelo de Souza del 16 al 18 de julio, el que su país en ese momento jugara la eliminatoria para el mundial de futbol contra la selección de Letonia era el tema que más inquietaba: en estos momentos, van cero a cero, dijo.

Y además resaltó el que su patria y México vivirán un “punto de situación” el próximo 18 de junio, cuando la selección mexicana y la portuguesa se enfrenten en Kazán, Rusia, en la Copa Confederaciones.

Tras finalizar su sermón y escuchar cantos representativos de su país de parte de maestros y estudiantes mexicanos de lengua portuguesa, surgió una pregunta entre todos los presentes: ¿A dónde habrá ido el embajador? Su ausencia era notoria después de unos minutos, el sonido ambiental interrumpía: “En estos momentos Portugal va ganando un gol a cero a Letonia con gol de Cristiano Ronaldo”, era el embajador Roza, que, seguramente, suspendió unos momentos su presencia en la recepción para ver cómo le estaba yendo a su país en la clasificación al mundial de futbol.

Revista Protocolo

¡Pero nadie se sentía en Suecia!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Preside embajadora Annika Gunilla Thunborg, su primera fiesta nacional en México, al frente de la embajada de su país

Texto y fotos: Luis Felipe Hernández para la Revista Protocolo Copyright©

Annika Gunilla Thunborg, embajadora de Suecia. Revista Protocolo Copyright©

Annika Gunilla Thunborg, embajadora de Suecia. Revista Protocolo Copyright©

Recientemente, entrar a la residencia de la embajadora de Suecia con motivo de la fiesta nacional de ese país, era mezclarse entre papeles picados de colores azul y amarillo, ¡pero nadie se sentía en Suecia!

Saludar de mano a la embajadora Annika Gunilla Thunborg quien con una hermosa sonrisa invitaba a disfrutar de la fiesta, era para pasarla en grande, ¡pero nadie se sentía en Suecia!

Recorrer los jardines y visitar los stands de las marcas suecas establecidas en México, era para identificar las principales empresas suecas del país europeo que han logrado una exitosa consolidación en el nuestro, de presumir los alcances de su tecnología, su ciencia y de la preparación en sus universidades, ¡pero nadie se sentía en Suecia!

Escuchar el Himno Nacional de México, seguido del de Suecia, era para sentir el orgullo patriota de cualquiera de las nacionalidades, obviamente, principalmente la sueca, ¡pero nadie se sentía en Suecia!

Comer deliciosos canapés de la alta gastronomía sueca, sus quesos para botanear y ni qué decir de su suculento vino, era para probar lo que la gastronomía sueca le ofrece al mundo, y sí, todo muy rico, ¡pero nadie se sentía en Suecia!

Las pláticas sobre la cultura sueca, el castillo del rey Gustavo en Estocolmo y demás paisajes campiranos, el ser uno de los países con las mujeres más bellas, como algunas de las asistentes suecas radicadas en México, era para motivar a los mexicanos a vivir la experiencia de viajar a Suecia y encantarse con todos los atractivos que este país le ofrece al mundo, ¡pero nadie se sentía en Suecia!

Recordar el largometraje cinematográfico El séptimo sello del cineasta sueco Ingmar Bergman; las bellezas de sus máximas diosas de la actuación, Ingrid Bergman y Greta Garbo; el legado de Alfredo Nobel y todos los que han ganado el prestigiado premio que lleva su apellido; las lecturas de Astrid Lindgren, principalmente su personaje de Pippi Calzaslargas; y ni qué decir de Bjön Borg, el tenista y máximo referente deportivo de Suecia; era para saber más de los personajes que han puesto en alto el nombre de Suecia, ¡pero nadie se sentía en Suecia!

Escuchar la música de Abba entre otros grupos y cantantes suecos, era para conocer y valorar a los máximos representantes del espectáculo y la cultura de la Suecia contemporánea, ¡pero nadie se sentía en Suecia!

Al finalizar, el tráfico, la mezcla climática entre el calor y la lluvia, ¡Suecia, se había quedado adentro de la residencia de su embajadora en México! ¡Todos habían estado en Suecia!

Revista Protocolo

Brindan con chacha en la Embajada de Georgia

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Aprovechan para conmemorar 25 años de relaciones diplomáticas entre México y Georgia

Texto y fotos: Luis Felipe Hernández para la Revista Protocolo Copyright©

Zurav Eristavi, embajador de Georgia, brindando con vino de tinaja. Revista Protocolo Copyright©

Zurav Eristavi, embajador de Georgia, brindando con vino de tinaja. Revista Protocolo Copyright©

Chacha es un aguardiente de uva que se suele servir en vasos pequeños, tipo caballito.

—“Huele a tequila”, alguien menciona por ahí.

—“Es como el mezcal pero con un sabor más suave”, replica otra persona.

Y así, por casi una hora, un controvertido debate sobre esta bebida alcohólica georgiana.

El sonido ambiental pide silencio para escuchar los himnos nacionales de México y Georgia, seguidos del discurso del embajador georgiano en México, Zurav Eristavi, en el que destaca la pronta visita de una delegación empresarial mexicana al país europeo con la posibilidad de establecer alianzas e inversiones; pero antes de concluir, el diplomático realiza un brindis en honor al restablecimiento de la independencia de su nación y a los 25 años de relaciones diplomáticas entre las dos patrias, por lo que alza su copa, rellena de vino de tinaja, que se prepara en recipientes de terracota e invita a los presentes a probarlo, y de ahí surge otra amena discusión: Que si está muy fuerte, que si está más suave, que si le da un sabor muy similar al vino de otros países.

Una diplomática interrumpe la plática, diciendo que estas bebidas comienzan a venderse en el mercado mexicano y que poco a poco han ganado aceptación y que ahora que se establezcan alianzas, seguramente muchos otros productos georgianos estarán en México.

Todo en paz y sin sobresaltos, pero lo que es un hecho, es que gracias a sus bebidas alcohólicas, Georgia ya está en boca de los mexicanos… al menos así sucedió en la pasada fiesta nacional de Georgia, celebrada en el un salón del Club Naval de la Ciudad de México.

Revista Protocolo

Abarrotan más de 500 personas el Instituto Italiano de Cultura

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

A pesar de haber preparado comida italiana en abundancia para el festejo por su día nacional, resultó insuficiente ante tanta concurrencia

Texto: Luis Felipe Hernández para la Revista Protocolo Copyright©

Fotos: cortesía Elia Anel Rosas

Luigi Maccotta, embajador de Italia, con su esposa, Loredana Maccotta; Francesca Blazone, Antonio Mottola y Stefano Loi

Luigi Maccotta, embajador de Italia, con su esposa, Loredana Maccotta; Francesca Blazone, Antonio Mottola y Stefano Loi

Dicen que los ragazzos y ragazzas italianos tienen fama de ser coquetos, atrevidos y que basta con saber de su presencia, para atraer rápidamente a sus fanáticos.

La pasada fiesta nacional de Italia, celebrada en nuestro país en el Instituto Italiano de Cultura (IIC) de la Ciudad de México, logró cautivar a más de 500 personas que, literalmente, arrasaron con toda la comida, entre pastas y pizzas, al grado de que mucha gente no alcanzó lo suficiente para sentirse satisfecho.

Luigi Maccotta, embajador de Italia en nuestro país, era uno de los más contentos, no se movió del comité de recepción hasta haber saludado de mano a todos los asistentes y hasta se dio tiempo para bailar algunas piezas a ritmo de la tradicional música característica del país de la bota ibérica.

En la celebración se dejó en claro que el romanticismo y el allegro, no son solo manifestaciones culturales que Italia le ha aportado a la humanidad, sino también estilos de vida que los ítalos han adquirido para vivir y sobresalir en el mundo, y para muestra, lo sucedido en su fiesta nacional en México.

Revista Protocolo

Argentinos festejan con comida, bebida, música y arte

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

La Embajada de Argentina en México celebra el 207 aniversario de la Revolución de Mayo

Texto y fotos: Luis Felipe Hernández para la Revista Protocolo Copyright©

Cyrus Chuburu, con sus padres Carola Chuburu y Daniel Chuburu, embajador de Argentina. Foto: Revista Protocolo Copyright©

Cyrus Chuburu, con sus padres Carola Chuburu y Daniel Chuburu, embajador de Argentina. Foto: Revista Protocolo Copyright©

Y como dice la letra del tango “Volver” que universalmente inmortalizara el gran Carlos Gardel: Sentir que es un soplo la vida…

Y así fue, tres horas resultaron insuficientes para que la Embajada de Argentina en México complaciera con tantos atractivos de la nación pampera a sus más de 300 invitados, que ni a pesar del fuerte aguacero que bañó recientemente a la Ciudad de México, ni el partido de ida de la final del torneo de Clausura 2017 de la primera división del futbol mexicano, pudieron dejar de acudir a tan multicultural reunión en el patio principal de la Universidad Claustro de Sor Juana.

A ritmo de tango y rocanrol, al sabor de empanadas y bocadillos con las tradicionales carnes gauchas mezcladas con un suculento vino argentino, y ante las fotografías de paisajes, monumentos y personalidades que han marcado el pasado y presente de Argentina, se vivió una agradable velada con motivo de la fiesta nacional del país sudamericano.

Daniel Chuburu, embajador de Argentina, fue quien encabezó el festejo, siempre mostrando una sonrisa, cuidando en todo momento que se llevara a cabo en orden y complaciendo a quienes solicitaban fotografiarse con él.

La vieja calle donde el eco dijo
tuya es su vida, tuyo es su querer

Imploraban con lágrimas algunos argentinos radicados en México desde hace muchos años, deseando con ansiedad el volver a su patria querida, la que tuvo en Eva Perón a su máxima líder política, la que engrandeció al ver triunfar a su selección de futbol de la mano de Mario Alberto Kempes en 1974 y Diego Armando Maradona en 1986, la que reflexiona con la filosofía de Jorge Luis Borges o Julio Cortázar, la que baila a ritmo de tango con la incomparable voz de Carlos Gardel, la que le implora a Dios con el papa Francisco, la que come un delicioso bife y un cocido churrasco, la que pasea un domingo en la Plaza de Mayo de Buenos Aires o se impresiona con la belleza de las Cataratas de Iguazú, y la que se ha hermanado a México gracias a su arte, gastronomía y cultura.

Ya lo dijo Andrew Lloyd Weber en su musical Evita: “No llores por mí Argentina, mi alma entera está contigo, mi vida entera te la dedico, mas no te alejes… te necesito”.

Revista Protocolo