Archivo de la etiqueta: INAH

INAH difunde patrimonio cultural en la FIL de Minería

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

La oferta editorial del instituto en el evento editorial está integrada por 350 títulos y mil 800 ejemplares

AFRC

Ofrecerá INAH variada gama editorial en FIL de MineríaEl Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) participará en la XXXVIII Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (FILPM) con una oferta de 350 títulos, mil 800 ejemplares y la presentación de 12 novedades editoriales.

En esta fiesta literaria, que se realizará del 23 de febrero al 6 de marzo en el Palacio de Minería, el INAH ofrecerá una variada gama editorial con atractivos descuentos, integrada por libros, revistas de divulgación y fonogramas, dirigidos no solo a lectores especializados, sino también al público en general y al sector infantil.

El programa editorial del INAH en la FILPM, dedicada al estado de Querétaro, comenzará el viernes 24 de febrero con la presentación del libro Andanzas de un liberal queretano. Hilarión Frías y Soto, de Beatriz Cano Sánchez, que analiza la figura de este destacado personaje, que además de ser un notable literato se dedicó a la docencia, la medicina, la política y la historiografía. Comentarán Rogelio Jiménez, Bernardo Sarvide Primo y la autora, en el Auditorio Seis, a las 16:00 horas.

A las 19:00 horas en el Salón Filomeno Mata, se dará a conocer el título A bordo del patio de vecindad. En la ciudad y puerto de Veracruz, de Gema Lozano y Nathal, libro que recorre los patios de vecindad del lugar, a través de historias dibujadas en la demografía histórica y el análisis de la conformación territorial de la ciudad.

El volumen rescata las historias ocultas de la identidad y la multiculturalidad, resultado de la convivencia cotidiana de los habitantes de estos espacios. La publicación será presentada por Manuel Ramos Medina, Porfirio Castro Cruz, Esteban Rodríguez y la autora.

El martes 28 de febrero, en el Salón de Firmas, se dará a conocer el catálogo Xipe Tótec y la regeneración de la vida, que compila estudios de diversos investigadores en torno a esta deidad mexica y a la exposición alusiva que se presenta en el Museo del Templo Mayor, compuesta por aproximadamente 50 piezas arqueológicas procedentes de diversos sitios como Tula (Hidalgo) y Monte Albán (Oaxaca), entre otros. Participan Carlos Javier González y Patricia Ledesma Bouchan, la cita es a las 16:00 horas.

¡No te arrugues cuero viejo…! La tambora ranchera en Los Altos de Jalisco y el Sur de Zacatecas, de Juan Frajoza, es el título del fonograma 65 de la Colección Testimonio Musical de México, que se presentará en el Salón Filomeno Mata, a las 18:00 horas. Se trata de una investigación sobre este instrumento que continúa vigente en festividades religiosas y privadas de la región caxcana, limítrofe entre Jalisco y Zacatecas. Comentarán el volumen Rafael Ruiz Torres, Benjamín Muratalla y el autor.

El miércoles 1 de marzo, a las 14:00 horas en el Auditorio Cinco, se presentará el libro Clases verbales, transitividad y valencia verbal en el pjyekakjó, tlahuica de San Juan Atzingo, de Aileen Patricia Martínez Ortega. El trabajo ofrece una versión amplia e integral de la morfosintaxis de esa lengua poco estudiada y en peligro de extinción. Será analizado por Sergio Bogard, Martha C. Muntzel y la autora.

Integrada por diversos ensayos, el volumen Imágenes en el tiempo. Fototeca Nacional, 40 años, se comentará en el Auditorio Cuatro, a partir de las 17:00 horas, con la participación de Susana Casarín, Antonio Saborit, Armando Cristeto y Juan Carlos Valdez.

San Juan del Río. Zona de Monumentos Históricos, el séptimo número de la colección editada por el INAH, da cuenta de la riqueza arquitectónica e histórica de esta urbe queretana a través de 10 textos. Será presentado en el Salón Filomeno Mata, a las 19:00 horas, por Mirza Mendoza Rico, Marcela Landgrave, Fernando González Dávila y José Manuel Naredo.

El jueves 2 de marzo, a las 14:00 horas, se dará a conocer el libro El caso Villavicencio. Violencia y poder en el Porfiriato, de Jacinto Barrera Bassols. A partir de la reconstrucción de la trayectoria de ese oscuro personaje —crucial en hechos históricos como el atentado a Porfirio Díaz o la intervención estadounidense en Veracruz de 1914—, hace un recorrido por los sótanos de la sociedad porfiriana, donde se entrelazan violencia y política. En el evento que se realizará en el Salón El Caballito, se contará con la participación de Juan Manuel Aurrecoechea, Gabriela Pulido y el autor.

El Auditorio Cinco será la sede de la presentación de El pueblo furtivo. Vivencias de un explorador junto a la fogata y ante las cuevas del pueblo original de los indios tarahumaras, de Rudolf Zabel, con traducción de Stephanie Cruz de Echeverría Foebell y Gabriela Mariana Fenner Sánchez; expone la visión del viajero, periodista y etnólogo alemán de principios de siglo XX, Rudolf Zabel, sobre la vida, costumbres y tradiciones de los ralámuli. La cita es a las 16:00 horas; los comentarios correrán a cargo de Ana Paula Pintado, Francisco Barriga y Alejandro González Villarruel.

El número 65 de la revista Gaceta de Museos. Expuestos al viento, conmemorativo por sus 20 años, cuenta con artículos de destacados investigadores que hacen referencia a los retos que implica la conservación y divulgación del patrimonio cultural que se encuentra en pasillos, explanadas, atrios de iglesias, panteones, entre otros lugares. El volumen se comentará en el Auditorio Seis, a las 18:00 horas. Participan Consuelo Maquívar, Carlos Vázquez Olvera y Denise Hellion.

El viernes 3 de marzo, en el Auditorio Cuatro, a las 14:00 horas, será dado a conocer el libro Debates por la cultura, de Bolfy Cottom. Se trata de una coedición del INAH y la editorial Porrúa, que muestra el estudio y análisis que hizo el autor sobre la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos de 1972.

Entre sabios. Joaquín García Icazbalceta y Henry Harrise. Epistolarios, 1865-1878, coordinado por Rodrigo Martínez Baracs y Emma Rivas Mata, será presentado en el Salón El Caballito, a las 16:00 horas. Es una edición bilingüe (las cartas se escribieron en francés y están traducidas al español), que será comentada por Baltazar Brito, María Eugenia del Valle Prieto y los coordinadores del texto.

Las presentaciones del INAH finalizarán el 5 de marzo con Del saber ha hecho su razón de ser… Homenaje a Alfredo López Austin, tomos I y II, coedición INAH-UNAM, coordinado por Eduardo Matos Moctezuma y Ángela Ochoa, que contará con la presencia del homenajeado. La cita es en el Auditorio Cuatro, a las 16:00 horas.

Revista Protocolo

Investigadores del INAH reconocidos en el extranjero

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Pilar Luna, José Antonio Terán, Antonio García de León y Eduardo Matos fueron distinguidos por instituciones académicas de España y Estados Unidos

La amplia experiencia en trabajo de campo y formación de especialistas, su conocimiento en el desarrollo de las culturas antiguas de Mesoamérica, la conservación del patrimonio y el devenir de la sociedad mexicana en general, fueron solo algunos de los valores que diversos organismos de prestigio mundial reconocieron en cuatro investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en 2016.

En este año, la arqueóloga subacuática Pilar Luna Erreguerena, el doctor en arquitectura José Antonio Terán Bonilla, el historiador y antropólogo Antonio García de León y el arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma, recibieron, respectivamente, distinciones de la Sociedad Geográfica Española (SGE) y la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en España, la Asociación Americana de Historia y la Universidad de Harvard, en Estados Unidos.

Febrero 2016

Pilar Luna es la primera mujer en Latinoamérica en obtener la distinción que entrega la Sociedad Geográfica Española

Pilar Luna es la primera mujer en Latinoamérica en obtener la distinción que entrega la Sociedad Geográfica Española

Hacia febrero, la SGE anunció que su Premio a la Investigación 2015 correspondía a la maestra Pilar Luna, titular de la Subdirección de Arqueología Subacuática del INAH, pionera y “referencia mundial” en el desarrollo de dicha disciplina, así como por la perseverante labor que por más de 30 años ha desarrollado para investigar los bienes culturales sumergidos de México y de otras naciones, y proteger a los mismos de cazatesoros y de otros intereses que les depredan.

Al recibir el citado galardón el 1 de marzo, la investigadora se convirtió en la primera mujer latinoamericana, así como la segunda en el ámbito mundial, después de la egiptóloga paquistaní Salima Ikram, en ser condecorada con tal premio por la SGE.
Noviembre 2016

Los otros tres reconocimientos tuvieron lugar en noviembre. Es el caso de la designación de José Antonio Terán Bonilla como académico correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, de Madrid, España, por sus más de 40 años de especialidad en la arquitectura, el urbanismo y la historia del arte en México, con énfasis en el periodo novohispano y en movimientos como el barroco.

Si bien el profesor investigador de la Dirección de Estudios Históricos (DEH) del INAH no podrá ser académico de número ya que tal cargo se otorga únicamente a los nacidos en España, su misión será la misma: promover la cultura y la investigación en su campo; mandato que desde el siglo XVIII rige los esfuerzos de la prestigiada academia ibérica.

El segundo experto del instituto reconocido en noviembre fue Antonio García de León, cuyo libro Tierra adentro, mar en fuera. El puerto de Veracruz y su litoral a Sotavento (1519-1821), editado por el Fondo de Cultura Económica, obtuvo el Premio Clarence H. Haring, otorgado quinquenalmente por la Asociación Americana de Historia (AHA, por sus siglas en inglés) a la más destacada publicación centrada en algún aspecto de la historia latinoamericana.

Seleccionado por un comité de 100 miembros de la AHA entre mil 300 trabajos de Brasil, Argentina, Estados Unidos, Canadá y otros países, el texto de García de León, investigador emérito del INAH, discurre acerca del rol que tuvo el puerto de Veracruz en la economía global, al tiempo que incorpora elementos de antropología social, etnografía, lingüística, religión y diversos textos sueltos, denominados “viñetas”, en los que se narran leyendas y datos curiosos de la región.

La Universidad de Harvard, en Cambridge, Massachusetts, ha creado la Cátedra Eduardo Matos

La Universidad de Harvard, en Cambridge, Massachusetts, ha creado la Cátedra Eduardo Matos

Finalmente, el 17 de noviembre se dio a conocer la creación, por parte de la Universidad de Harvard, en Cambridge, Massachusetts, de la Cátedra Eduardo Matos Moctezuma Lectures Series, que consistirá en un programa académico a iniciar en 2017 en sedes alternadas de México y Estados Unidos, cuyas conferencias rendirán tributo “al vibrante liderazgo en el ámbito académico y la arqueología pública” del investigador emérito del INAH, según apunta la institución norteamericana.

Promovida por el Moses Mesoamerican Archive, la Divinity School y el David Rockefeller Center of Latin American Studies (DRCLAS), dicha cátedra será un proyecto quinquenal que dará a numerosos arqueólogos y antropólogos de México la oportunidad de exponer sus proyectos a escala nacional y en la propia Universidad de Harvard; asimismo, representa la primera ocasión en 380 años que esta casa de estudios dedica un programa académico entero a un investigador mexicano.

Revista Protocolo

Puebla, ciudad trazada por ángeles y cuatro obispos ibéricos

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Pinturas al óleo y reliquias forman parte de la exposición De la Mitra a la Episcópolis. Los obispos y la ciudad de Puebla

Puebla, ciudad trazada por ángeles y cuatro obispos ibéricosLa ciudad de Puebla de los Ángeles, fundada en 1531 y segunda en importancia durante el virreinato, fue trazada y estructurada con base en el pensamiento religioso; la influencia de cuatro obispos ibéricos en la política y la economía local, por encima de las autoridades civiles, terminó por conformar la identidad de lo que hoy es esa ciudad colonial, una de las más bellas de México.

Así lo explican los historiadores Antonio Rubial García y Mario Sarmiento Zúñiga a través de la exposición De la Mitra a la Episcópolis. Los obispos y la ciudad de Puebla, organizada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que se presenta en el Ambulatorio del Museo de Arte Religioso Ex Convento de Santa Mónica.

Ambos coincidieron en que la configuración de Puebla quedó marcada a partir de las labores pastorales del prelado Juan de Palafox (1600-1659) y sus sucesores en la diócesis: Manuel Fernández de Santa Cruz (1676-1699), Pantaleón Álvarez Abreu (1743-1763) y Francisco Fabián y Fuero (1719-1801).

Antonio Rubial García, doctor en Historia por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explicó que la muestra gira en torno al papel desempeñado por los obispos españoles que construyeron una serie de símbolos para la configuración de la identidad poblana.

Las actividades cotidianas de dichos prelados, abundó el también coordinador y coautor del libro La Iglesia en el México colonial (2013), le imprimieron a esa ciudad virreinal un conjunto de rasgos o características que no existieron en otras diócesis.

Desde las parroquias seculares, la fundación de conventos de las nuevas órdenes religiosas, la edificación de monasterios y el apoyo económico a las obras de caridad, hasta la construcción del acueducto para darle empleo a la gente fueron, entre otras, algunas de las decisiones que tomaron los prelados, especificó.

El historiador Mario Sarmiento Zúñiga, egresado de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, detalló que a diferencia de la Ciudad de México, capital del virreinato donde el arzobispo debía sujetarse al virrey, los obispos poblanos tuvieron un rango superior al del alcalde mayor y esto les dio una presencia que ningún otro personaje tuvo en la urbe poblana.

Al hacer un breve recuentro histórico, mencionó que en octubre de 1525 fue erigida la Diócesis de Tlaxcala, pero que esta cambió de sede seis años después, debido a que Puebla se constituyó como la segunda ciudad virreinal.

Juan de Palafox y Mendoza, visitador general de la Nueva España, llegó a Puebla en 1640 para desempeñar su obispado hasta 1648; fue promotor de la construcción de la catedral poblana y se enfrentó a los jesuitas al defender su iglesia diocesana. Ocupó el cargo de virrey de la Nueva España durante el segundo semestre de 1642.

La exposición reúne 31 piezas: 20 pertenecen al acervo del Museo de Arte Religioso Ex Convento de Santa Mónica, entre ellas los óleos sobre lienzo San Juan Nepomuceno, San Diego Alcalá, Bautismo de San Agustín, Virgen de Guadalupe con escudo episcopal, Santo Tomás de Villanueva y Milagro de la Virgen de Guadalupe a monja dominica, de autores desconocidos y creadas en el siglo XVIII.

De la Mitra a la Episcópolis. Los obispos y la ciudad de Puebla permanecerá hasta el 19 de marzo de 2017 en el Museo de Arte Religioso Ex Convento de Santa Mónica, ubicado en calle 18 Poniente 103, Centro Histórico de Puebla. Horario: martes a domingo de 10:00 a 17:00 horas. El costo de acceso es de 40 pesos; la entrada es libre para estudiantes, maestros y jubilados con credencial. Los domingos el acceso es gratuito.

Revista Protocolo

Reciben a los fieles difuntos en los museos del INAH

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Recintos nacionales y regionales participan en la ancestral festividad mexicana del Día de Muertos

Con ofrendas, teatro y talleres celebran a los muertos en museos del INAHEl aroma a copal y cempasúchil se percibe por doquier; el papel picado, las veladoras y diversas viandas se encuentran dispuestas para recibir a las ánimas en los museos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), donde se han preparado diversas actividades para los días dedicados a los fieles difuntos.

Museo Nacional de las Intervenciones

La ofrenda tradicional de este recinto estará dedicada a las fuerzas villistas que combatieron en 1916, y a Nellie Campobello (1900-1986), bailarina y escritora mexicana, a 30 años de su muerte. Sobre papel picado se colocarán objetos que fueron del agrado de los difuntos, además de fotografías alusivas a los combatientes, incluidas las soldaderas o adelitas. Los rebozos, carrilleras y sombreros estarán acompañados de veladoras y viandas.

El Museo Nacional de las Intervenciones se localiza en calle 20 de Agosto s/n, barrio de San Diego Churubusco, Coyoacán.

Museo Nacional de las Culturas

Este recinto realizará la mesa redonda La Muerte en el mundo, con la participación de la arqueóloga Carmen Lechuga, la antropóloga social Alejandra Gómez y la etnóloga Irene Jiménez, además de la museógrafa Énoe Mancisidor.

La cita será el 3 de noviembre, al mediodía. El recinto se ubica en Moneda 13, Centro Histórico de la Ciudad de México.

Museo del Templo Mayor

Los festejos a la muerte se extenderán al 10 de noviembre. A las 11:30 y 14:00 horas se escenificará la obra de teatro Asesino cereal, de Luc Desjardins, obra corta del absurdo que hace alegoría al abuso del poder cuando un militar narcisista se divierte al matar a los demás, presentada por el Grupo Drido, colectivo que juega con conceptos contemporáneos de arte, cultura, sociedad y política.

A las 12:30 se realizará el monólogo Del Halloween al Mictlán, que aborda el tránsito escénico por las influencias extranjeras contemporáneas, y a las 15:00 horas un concierto de marimba con Nanishe, agrupación de música tradicional que interpretará un repertorio que honrará a la muerte.

El Museo del Templo Mayor se localiza en Seminario 8, Centro Histórico de la Ciudad de México.

Museo Regional de Querétaro

En la víspera de los 80 años de su fundación, el Museo Regional de Querétaro dedica su ofrenda de muertos a todos aquellos trabajadores que dejaron huella en los pasillos de ese inmueble y entre sus compañeros y familiares.

El antropólogo social Carlos Piña ofreció la conferencia La muerte en el México prehispánico; el colectivo Cuéntamelo Cántamelo, grupo de docentes e instrumentistas musicales dedicados a la difusión de la literatura mexicana y latinoamericana, escenificó la obra La muerte me pela los dientes, que aborda la herencia cultural sobre el respeto a las ánimas.

El recinto se localiza en el Antiguo Convento de San Francisco; Corregidora Sur 3, Centro Histórico.

Museo Regional de Michoacán

El montaje de su tradicional altar monumental inició el 29 de octubre y estará dedicado a los pueblos de la cuenca del lago de Pátzcuaro, que desde tiempos ancestrales han mostrado su respeto a la muerte.

Los visitantes pudieron ver el proceso de montaje de esta ofrenda, cuyas dimensiones son de 4.50 metros de alto por 3.0 metros de ancho. El altar con el que se agasajará a las ánimas estará en la escalinata principal del museo, repleto de alimentos, bebidas y demás objetos que eran del agrado de quienes ya no están en este mundo, como juguetes en el caso de los niños.

El Museo Regional de Michoacán “Dr. Nicolás León Calderón” está situado en pleno corazón de Morelia, en la calle de Allende, cercano a la Catedral y a la Plaza de Armas.

Museo Regional de Antropología, Palacio Cantón

Como cada año, el Museo Regional de Antropología, Palacio Cantón, en Mérida, Yucatán, se prepara para el montaje de su altar de muertos, caracterizado por la dualidad vida-muerte entre los mayas.

La ofrenda mostrará a los visitantes, los días 1 y 2 de noviembre, la concepción que tiene esta cultura sobre el inframundo y la forma en que se le da la bienvenida a las almas con distintos alimentos que integran la Hanal Pixan o comida de ánimas.

Museo Maya de Cancún

La ofrenda a los fieles difuntos en este espacio es representativa de Quintana Roo y estará expuesta todo noviembre; la integran tres altares dedicados a los adultos, niños y a las ánimas solas. En su montaje participarán alumnos de la Escuela Normal de la entidad, que ofrecerán comida y bebida a los muertos.

A través del Programa CatrINAH 2016, este mes se impartirá un taller de cartonería para crear catrinas y calaveras, y otro en noviembre que estará enfocado a la elaboración de calaveras de azúcar y amaranto.

Para informes sobre costos e inscripciones, contactar al Departamento de Comunicación Educativa: 01 (998) 885 38 42 y 43, extensión 318063.

Zona Arqueológica de Tlatelolco

El Museo del Tecpan o “Lugar de la casa de piedra”, que fue el área de administración del tianguis de Tlatelolco en la época colonial, será el sitio donde se colocará el altar de muertos, cuya temática versará en torno a los momentos cruentos que han ocurrido en Tlatelolco, como la guerra de conquista, cuando estuvo sitiado por los españoles, el movimiento estudiantil de 1968 o el sismo de 1985.

El montaje de la ofrenda inició el 22 de octubre en la Sala Norte del Tecpan; los días 29 y 30 de octubre niños de seis a 11 años y adultos que asistieron a Tlatelolco participaron en el taller “En el pedir está el dar”, en el cual se les enseñará, de 10:00 a 14:00 horas, la elaboración de calaveras de azúcar y de pequeñas ofrendas dedicadas a los fieles difuntos.

Para fomentar la escritura y reconocer la creatividad, la Zona Arqueológica de Tlatelolco también convocó al Concurso de Calaveras Literarias, con los temas: el INAH, Tlatelolco, arqueología e historia.

Zona Arqueológica de Cuicuilco

Este año, en Cuicuilco se montará un altar al estilo de Papantla, en Veracruz; tradicionalmente se coloca sobre una plataforma de varas suspendidas del techo, atadas con bejucos y que se cubren con hojas de palma. La ofrenda se compone de cestos de comida y tamales, además de figuras de chocolate en forma de flores o aves.

En esta zona arqueológica, localizada en Insurgentes Sur y Anillo Periférico, en la colonia Isidro Fabela, también se impartirán tres talleres: “Calaveritas de amaranto”, “Calaveritas con chilacayote” y “Pinta tu calavera”, de 10:00 a 14:00 horas, los días 31 de octubre y 1 de noviembre.

Revista Protocolo

Nuevos estudios indagan en el origen del ajuar de la Reina Roja

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Especialistas del INAH examinaron con técnicas de arqueología experimental y microscopía 44 piezas de la máscara, las orejeras, la diadema y el collar del personaje

Nuevos estudios indagan en el origen del ajuar de la Reina Roja. Foto Héctor Montaño, INAH

Nuevos estudios indagan en el origen del ajuar de la Reina Roja. Foto Héctor Montaño, INAH

¿Cuál fue el origen de la Reina Roja? La respuesta a esta interrogante podría estar cerca, luego de la más reciente investigación hecha a su ajuar mortuorio con técnicas de microscopía electrónica y arqueología experimental, que permitieron reconstruir su proceso de elaboración y compararlo con el de otras piezas de lapidaria prehispánica del área maya.

El arqueólogo Emiliano Melgar Tísoc, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), trabajó a lo largo de 2015 con una muestra de 44 piezas pertenecientes a la diadema, las orejeras y el collar, elaborados con jadeíta, así como de la máscara de malaquita del citado personaje de Palenque, Chiapas.

En la investigación se utilizó una cinta de polímero que, combinada con gotas de acetona de tamaño capilar, permitió elaborar réplicas de los objetos de mayor importancia, o mejor conservados, en las que se caracterizaron las huellas de manufactura.

Detalló que pese a lo frágil que es la malaquita, incluso recién tallada (por lo cual es inusual encontrarla en arreglos mortuorios), fue posible copiar segmentos representativos de las 119 incrustaciones de dicho mineral que conforman la máscara mortuoria.

“Al trabajar con piezas en negativo —las réplicas en polímero— agilizamos la investigación, además de que pudimos hacer pruebas en microscopio electrónico y reconstruir con precisión la secuencia de elaboración que siguieron los artesanos prehispánicos”, comentó el especialista del Museo del Templo Mayor.

La arqueóloga Martha Cuevas añadió que las observaciones macroscópicas se acompañaron de fotografías hechas con un microscopio electrónico de barrido, cuyas amplificaciones de hasta mil aumentos permitieron identificar la secuencia, porosidad e incluso las dimensiones en micras de cada línea o accidente causado por cortes, incisiones, bruñidos u otras marcas de manufactura. Prueba que nunca se había aplicado en torno a estas reliquias.

Los resultados de microscopía se cotejaron con estudios que Emiliano Melgar ha dirigido en otros objetos de lapidaria del área maya, entre ellos del propio Pakal II, o la de su padre K’an Mo’ Hix, enterrado en el Templo Olvidado, para determinar si diferían en la técnica de manufactura.

Se determinó que, si bien, los cortes e incisiones con obsidiana y las perforaciones de pedernal en los adornos de la Reina Roja coinciden con el resto de los objetos palencanos estudiados, no lo hacen en su técnica de desgaste y pulido: arenisca y bruñido en piel, opuesto al usual acabado con caliza y jade que caracteriza a los ajuares encontrados en Palenque.

“Esta marcada diferencia indica que las piezas de la Reina Roja fueron elaboradas por un taller de artesanos distinto, el cual pudo haber impreso un sello de etnicidad en el conjunto”, señaló Melgar, quien vinculó dicha técnica con la encontrada en sitios de la planicie costera del Golfo de México y Campeche: Moral Reforma, Comalcalco, Calakmul y la isla de Jaina, entre otros. Llama la atención que Pichucalco, el yacimiento de malaquita del cual se ha planteado que procede el mineral de la máscara, se encuentra en esa región.

Lo anterior, sumado a la ausencia de residuos de malaquita en la tumba y en general dentro de la zona arqueológica, plantea la posibilidad de que el ajuar fue hecho fuera de Palenque, aun bajo las constantes pugnas regionales de la época, y llevado a la ciudad para las exequias de la Reina Roja.

Otra teoría, que se apoya en la propuesta del arqueólogo Arnoldo González, quien hiciera el descubrimiento de esta tumba, es la posibilidad de que la Reina Roja se identifique como Tz’ak-b’u Ajaw, oriunda de una urbe ligada políticamente a Palenque, llamada Ox te’kuh, posiblemente cercana a la mina de malaquita de Pichucalco, por lo que en sus ornamentos fúnebres plasmaron su origen.

Los investigadores del INAH coincidieron en que hacen falta más estudios para ubicar los yacimientos de malaquita y piedras verdes que fueron explotados en la época prehispánica, y dentro de Palenque intentar localizar talleres de lapidaria contemporáneos al enigmático sarcófago, objeto que por sí mismo —hasta el momento no se sabe de otras mujeres de esa época inhumadas en un sepulcro— indica que perteneció a una figura trascendental para su tiempo.

Cabe recordar que la Reina Roja, llamada así por el tono escarlata de la osamenta debido al efecto de los casi tres centímetros de cinabrio que la cubrían, fue hallada en 1994 dentro del Templo XIII de Palenque. Y aunque las investigaciones acerca de su identidad continúan, su tumba y osamenta fueron fechadas hacia el año 672 d.C.

Revista Protocolo