Archivo de la etiqueta: Reino Unido

Brexit y la pieza de teatro de Ben Brown que llega a México

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

El público mexicano tendrá la posibilidad de ver la obra de Ben Brown en el Centro Cultural Hélenico del 29 de julio al 25 de septiembre

Por Beniamin Chalupinski

Winston ChurchillEn este tiempo tan difícil y titubeante de la realidad post Brexit, es esencial mencionar que el Reino Unido precedentemente tuvo que afrontar peligros mucho más graves.

El contexto histórico de la mise-en-scène

En la obra Tres días en mayo, Three Days in May, el dramaturgo Ben Brown regresa a la primavera del año 1940 para capturar los momentos más cruciales de la historia de Gran Bretaña. Se trata del periodo en el que Winston Churchill acaba de asumir como primer ministro y junto con su gabinete tiene que tomar una decisión de gran importancia que determinará el destino del Reino Unido y quizás también el de Europa.

Francia está a punto de caer ante el avance de la Wehrmacht, el cual es un peligro inminente que ya está a las puertas de Inglaterra. El primer ministro francés viene a Londres para convencer a Churchill de buscar la paz con Hitler a través de Mussolini; en la mesa está la propuesta de que Gran Bretaña ceda algunos de sus territorios como Suez o Malta dejando a Hitler satisfecho y así tal vez pueda evitar el conflicto militar.

El ex primer ministro Neville Chamberlain junto con lord Halifax, ministro de Asuntos Exteriores, ambos del Partido Conservador, apoyan la idea de pactar con los alemanes, mientras los dos miembros del gabinete del Partido del Trabajo, Arthur Greenwood y Clement Atlee, se oponen a este plan. Churchill se encuentra en una situación complicada, puede contar con el apoyo de los laboristas de su gabinete de guerra para continuar la lucha contra Alemania, aunque eso significaría una batalla en la que Gran Bretaña se quedaría sola, mientras sus colegas conservadores Halifax y Chamberlain quieren negociar con Hitler. El primer ministro no está seguro que pueda convencer al Parlamento, dominado por los “tories”, sin Halifax y Chamberlain.

El mito

Teniendo este escenario, Ben Brown pretende preguntar a través de su obra ¿si en esos tres días tan importantes para la historia, Winston Churchill estaba decidido para seguir combatiendo, o quizás también consideraba la opción de pactar con los nazis? Pues, según el autor, es un mito asumir que cuando Churchill llegó a ser primer ministro jamás se buscaron opciones pacíficas para negociar con Hitler. También cae por su propio peso aquello de que su gabinete de guerra estaba unido. De igual forma, la cuestión de si Gran Bretaña tenía que continuar la lucha, aunque fuese sola, nunca fue tomada en consideración durante las reuniones efectuadas en Downing Street: “Estábamos demasiado ocupados para perder el tiempo con cuestiones tan académicas e irreales.” Brown argumenta que esas palabras fueron solamente una cortina de humo y que en realidad durante esos tres días se consideraba las negociaciones con Adolf Hitler como una opción posible.

La pieza de teatro de Ben Brown en México

El público mexicano tendrá la posibilidad de ver la obra en el Centro Cultural Helénico del 29 de julio al 25 de septiembre. Es una mise-en-scène dirigida por Lorena Maza y completada con un gran equipo de actores: Sergio Zurita (Winston Churchill), Luis Miguel Lombana (Neville Chamberlain), José Carlos Rodríguez (Lord Halifax), Miguel Conde (Arthur Greenwood), Pedro Mira (Clement Atlee), Juan Carlos Beyer (general Dill), Fernando Bonilla (Jock Colville), Nicolás Sotnikoff (Paul Reynaud).

Winston Churchill y el Brexit

Es difícil omitir la temática del Brexit en el contexto de la puesta en escena de Brown, sobre todo teniendo presentes las implicaciones para el Reino Unido y todo el resto de Europa que puede tener la decisión que se hizo el 23 de junio.

La figura del líder británico más emblemático fue usada durante la campaña electoral por ambas partes; David Cameron sostenía que Churchill hubiera optado por la permanencia porque creía en una Europa unida, lo que fue puesto en duda por los brexiters sobre todo por el ex alcalde de Londres Boris Johnson, nota bene el autor de un libro biográfico sobre Winston Churchill, diciendo que el legendario premier no querría que Gran Bretaña formara parte de esa Europa. Pues, lo dijo el mismo sir Winston Churchill: “estamos con ellos, pero no somos parte de ellos. Tenemos nuestra Mancomunidad de Naciones y nuestro imperio”. Ahora esa decisión de tan gran importancia, si o no, o cuándo implementar el famoso artículo 50 del Tratado de Lisboa que formalmente iniciaría el proceso de la salida del Reino Unido de la Unión Europea, tendrá que tomarla el nuevo primer ministro.

Ante la complejidad de las negociaciones y las consecuencias que puedan tener, el futuro jefe de gobierno británico quedaría en un dilema muy parecido al que vivió Churchill a finales de la primavera de 1940.

Revista Protocolo

Consecuencias del Brexit, primeros análisis

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Llorente & Cuenca realizó un primer análisis sobre el proceso de salida del Reino Unido de la Unión Europea, el impacto en las relaciones comerciales y económicas

Consecuencias del Brexit, primeros análisisEl Reino Unido votó el 23 de junio su salida de la Unión Europea. Con esta decisión, se pone fin a la pertenencia del país en las instituciones europeas, que se inició en 1973. A partir de este momento, se inicia un proceso incierto tanto en el contenido, como en su impacto como en el plazo en el que se realizará. El 28 y 29 de junio, el Consejo Europeo analizará la situación tras el referéndum.

La reacción en los mercados ha sido inmediata con la caída de la libra esterlina y del euro frente al resto de monedas y las bolsas internacionales entrando en números rojos. El primer ministro británico, David Cameron, anunció su dimisión. Los resultados muestran una importante brecha generacional (los jóvenes votaron masivamente por la permanencia) y territorial (el Bremain ganó en Escocia, Irlanda del Norte y Londres, mientras Inglaterra y Gales apoyaron el Brexit).

En esta nota técnica, Llorente & Cuenca realiza un primer análisis sobre el proceso de salida, el impacto en las relaciones comerciales y económicas, y las consecuencias que pueda tener para las elecciones generales que tuvieron lugar el 26 de junio en España.

Brexit: un proceso ordenado

El artículo 50 del Tratado de la Unión (TUE) establece el mecanismo para negociar la salida de un Estado miembro que lo solicite voluntariamente. Según este artículo, el Reino Unido debe notificar su decisión al Consejo Europeo para iniciar el proceso.

Tras la notificación, se establece un plazo de dos años para fijar las condiciones de la salida “teniendo en cuenta el marco de sus relaciones futuras con la UE”. Por parte de la Unión, será la Comisión la que lleve la negociación que derivará en la firma de un tratado internacional. Este tratado tiene que ser aprobado por el Parlamento Europeo. El TUE favorece el poder negociador de la Unión frente al saliente. Esta circunstancia ha provocado que algunos expertos apunten la posibilidad de que el Reino Unido no invoque el artículo 50 sino que busque una negociación bilateral en otro marco. Esta posibilidad es poco realista: la Comisión no aceptará en ningún caso que se produzca.

Hasta el momento en que se ratifique el tratado, el derecho comunitario sigue teniendo plena vigencia en el Reino Unido. Las empresas y personas de la UE allí y los británicos en territorio europeo no verán afectada su situación legal. La negociación establecerá el nuevo estatus para cada uno de los sectores y la nueva fórmula de relación entre ambos.

3 escenarios

Fijándonos en las alternativas que existen en la actualidad, existen tres escenarios:

• El más probable es la negociación bilateral de determinados acuerdos comerciales, como Suiza o, en menor medida, Canadá. Este país se ha sumado a varias políticas europeas que facilita la libre circulación de mercancías, personas y capitales. Recordemos que Schengen es un tratado internacional al que se pueden sumar países sin necesidad de pertenecer a la UE.

• La integración en el Espacio Económico Europeo (EEE). De este modo, la mayor parte del acervo comunitario, sobre todo lo referido a mercado interior, seguiría vigente. La diferencia respecto de la situación actual es que el Reino Unido tendría que aceptar regulación de la UE en cuya negociación no ha participado. Tendría un estatus similar a Noruega.

• La opción menos probable es que recurra a una relación de carácter multilateral. En la actualidad, la Organización Mundial del Comercio, por ejemplo, es un marco institucional en el que se negocian acuerdos internacionales para regular las relaciones entre países. La alta integración del Reino Unido con la economía europea hace poco aconsejable este marco de relaciones.

El plazo establecido por el artículo 50 de dos años es para la negociación del acuerdo. A partir de ese momento, habría que ratificar el acuerdo por parte de todos los estados miembros y el país que abandona la Unión. Este proceso debe completarse para que entre en vigor y podría alargarse durante meses. Por otra parte, el mismo tratado puede establecer periodos transitorios para que el nuevo estatus se implemente según sectores o según políticas.

Por tanto, es esperable que la reacción negativa de los primeros días deje paso a una situación de calma. El euro y, sobre todo, la libra permanecerán por debajo de los niveles previos al Brexit. Conforme avancen las negociaciones y se vea las dificultades que habrá en las relaciones comerciales entre ambos, se podrán tomar decisiones de inversión o deslocalización.

El derecho comunitario está incorporado dentro del ordenamiento jurídico británico por lo que las “reglas del juego” seguirán vigentes hasta el momento en que el país empiece a aprobar regulación propia. Si permanece en el EEE, estos cambios regulatorios estarían restringidos a las materias sobre las que tengan competencias. El resto, seguiría en manos de Bruselas.

Situación en el Reino Unido

El nuevo primer ministro tendrá que afrontar un nuevo pacto social en el país. El Brexit ha abierto brecha tanto en el ámbito político (sobre todo, en el Partido Conservador), como en los ámbitos territorial y generacional. Recomponer la cohesión interna será una tarea que tendrá que compaginar con la negociación en Bruselas.

Brecha política

Las consecuencias políticas en el Reino Unido no se han hecho esperar: el primer ministro, David Cameron, ha anunciado su dimisión por su fracaso pidiendo la permanencia.

El Partido Conservador, con mayoría absoluta en la Cámara de los Comunes, ha estado tradicionalmente dividido ante la relación con Bruselas. El pragmatismo les hacía más favorables a estar en la UE siempre que la relación fuera prioritariamente multilateral entre los países. Los intentos de avanzar hacia la supranacionalidad siempre han sido recibidos negativamente lo que hacía crecer el euroescepticismo en el partido.

La victoria del No a Europa y la dimisión de Cameron sitúa al partido ante una crisis interna que deberán resolver en las próximas semanas. A la derecha de los tories, aparece el gran triunfador del referéndum: el partido de ultraderecha UKIP. Han conseguido ir subiendo en apoyo popular en los últimos años y han conseguido que las urnas refrenden su gran apuesta desde hace años: que el Reino Unido abandone la UE. El discurso antiinmigración y nacionalista de su líder, Farage, ha conseguido capitalizar la atención de los votantes por el Brexit. Este resultado les refuerza de cara a unas próximas elecciones legislativas. El Partido Laborista, abiertamente proeuropeo (aunque no eurofederalista), vio cómo una de sus diputadas era asesinada en plena campaña. El efecto de solidaridad a la causa de la diputada no se ha materializado. Ante la crisis de liderazgo en la derecha, los laboristas parecen reforzarse y aumentar sus expectativas electorales.

Tendrán que superar la división interna que Corbyn (demasiado a la izquierda para algunos) supone en el sector moderado del laborismo para afrontar la nueva etapa.

Brecha territorial

El conflicto político se extiende más allá de los partidos. El resultado muestra una división del voto territorial muy nítida. A favor de la permanencia están Escocia, Irlanda del Norte y Londres. En contra, Inglaterra y Gales.

La crisis territorial se ha cristalizado en las últimas horas en las declaraciones de la primera ministra de Escocia, que ha aprovechado el resultado de la votación para pedir un segundo referéndum de independencia. Sturgeon ha declarado que Escocia “se enfrenta a salir de la UE contra su voluntad” y que tomará “todos los pasos necesarios para asegurar que se tenga en cuenta lo votado”. El conflicto territorial cobra pues relevancia de nuevo ante una Escocia muy favorable a la pertenencia a la Unión Europea. En Irlanda del Norte también ha habido líderes políticos que defendían un referéndum de autodeterminación si había Brexit. De producirse, el resultado aquí sería más incierto.

Brecha generacional

Los jóvenes de todos los partidos (salvo del UKIP) han votado mayoritariamente por la permanencia en la Unión Europea. Las personas de más edad han sido las que han decantado el voto hacia la salida.

Podemos interpretar que las generaciones de mayor edad han decidido, en contra de su voluntad, en qué marco se desenvolverán los jóvenes británicos en los próximos años.

La clara diferencia de estas generaciones resulta esclarecedora de cómo se percibe la Unión por parte de cada tramo de edad. Las personas mayores, que se han beneficiado de las ventajas de la integración económica, han optado por el mensaje utópico del Brexit. Los jóvenes, beneficiados de la libre circulación de personas, más integradas en la sociedad global, querían mantener los vínculos con el resto de países europeos.

Impacto en las elecciones españolas

El proceso del Brexit no ha tenido seguimiento relevante en la opinión pública española.

El 64 por ciento de los españoles confiaba en que ganaría la permanencia lo que explica en buena medida esta indiferencia. Sólo cuando algunas encuestas comenzaron a dar ganador al Brexit, comenzó a ganar visibilidad en la agenda pública. Una vez conocido el resultado, desde los medios de comunicación y la política se ha extendido la visión de incertidumbre sobre el futuro.

La insinuación de una nueva recesión en 2017 se está extendiendo en los primeros análisis que están apareciendo. Aparte del impacto económico y financiero, el Brexit afectará también a las empresas españolas con negocios en el Reino Unido.

Por una parte, la salida del país de la UE puede afectar a las relaciones contractuales existentes. Por otra parte, y desde una perspectiva laboral y fiscal, el Brexit también podrá tener un impacto importante en términos de extranjería. Aquellas empresas españolas que empleen a trabajadores británicos o que envíen a trabajadores españoles al Reino Unido deberán ser conscientes de las implicaciones laborales y fiscales que tiene el Brexit para sus empleados.

Este tipo de situaciones de incertidumbre tienden a provocar un efecto favorable al statu quo, es decir, a apoyar al gobierno. Como reacción, el voto en torno a la alternativa también puede movilizarse, en este caso, Unidos Podemos. Los sondeos que se vienen publicando durante la última semana de campaña electoral, reflejaban ya un repunte en el apoyo a ambos con alta movilización de sus electores, por lo que es dudoso el efecto adicional que pueda tener el Brexit.

El PP puede beneficiarse de un cambio en el voto de un porcentaje pequeño que hubiera ido a Ciudadanos.

Por tanto, la conclusión más evidente es que el Brexit elevó la participación el pasado 26 de junio, atrayendo a determinados abstencionistas.

Revista Protocolo

Reino Unido abandona la Unión Europea en histórico referéndum

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

El triunfo del Brexit ha provocado la caída de la libra a su nivel más bajo desde 1985 y la Bolsa de Tokio ha perdido casi un 8 por ciento

Reino Unido abandona la Unión Europea en histórico referéndum #BrexitLos británicos votaron y decidieron abandonar la Unión Europea en un referéndum histórico. La victoria del Brexit -el 51,9% frente al 48,1% y más de 1,2 millones de votos de diferencia- terminó con el liderazgo de David Cameron, quien declaró que no puede ser el capitán que dirija la nación a su siguiente destino y afirmó que dejará el cargo de Primer Ministro antes de Octubre, con lo cual se abre un periodo inédito en Europa.

Pese a ello ha defendido que lo mejor para los británicos era seguir dentro de la UE. “He luchado de la única manera que sabía, de forma directa y apasionada por lo que creo y lo que siento con alma y corazón. Siempre he tenido claro que el Reino Unido es más fuerte, más seguro y mejor dentro de la UE”, señaló el Primer Ministro británico.

El mundo entero tiene la vista puesta en Londres. El triunfo del Brexit ha provocado la caída de la libra a su nivel más bajo desde 1985, mientras los nacionalistas escoceses y norirlandeses han amenazado con una crisis constitucional.

Los votantes que han dado el “sí” al abandono del bloque comunitario han alcanzado 17.410.742 votos mientras que los que defendían la permanencia lograron 16.141.241 papeletas. Un amplio margen de 1,2 millones de votos y, además, con una participación récord del 72%, la más alta de los últimos 25 años.

Pese a que los sondeos daban una ligera ventaja a la permanencia, los principales medios británicos, daban por hecha la victoria de la opción del abandono de la UE. Fallaron las encuestas.

Mientras tanto, en Bruselas, tras ganar el Brexit, el Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, junto a su homólogo en el Consejo Europeo, Donald Tusk, y en el Parlamento Europeo, Martin Schulz, solicitaron a través de una carta al gobierno británico, que evalúen las consecuencias de su salida de la Unión Europea, tan pronto como sea posible.

Y donde las consecuencias han sido más inmediatas es en los mercados. La libra se ha desplomado, en mínimos históricos, y ha hundido las Bolsas europeas en un rango del 7% al 15%. Además, ha disparado la prima de riesgo de todos los países del viejo continente, especialmente los de la periferia de la zona del euro.

La libra esterlina ha debilitado su posición frente al dólar y también ha arrastrado al euro en su caída. La divisa británica ha llegado a retroceder a niveles del año 1985. Como efecto rebote, la revalorización del yen ha lastrado la Bolsa de Tokio que ha perdido casi un 8 por ciento. También está cayendo el precio del petróleo.

A estas consecuencias se sumarán otras más, que con el paso del tiempo y el análisis de los especialistas pronto conoceremos. Mientras tanto, los británicos han tomado una decisión y dicen adiós a la Unión Europea.

Revista Protocolo

Presentan tecnología de punta en la residencia británica

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Renishaw México presentó la nueva tecnología innovadora de manufactura aditiva para el sector industrial y médico

Por Enrique Paz

Andrew Morris, Alejandra Rodríguez y Alejandro Silva

Andrew Morris, Alejandra Rodríguez y Alejandro Silva

La Embajada Británica y el equipo comercial de Monterrey de UK Trade & Investment (UKTI) colaboraron con la empresa británica Renishaw México para presentar su nueva tecnología aditiva.

Andrew Morris, subsecretario de UKTI en México, y Clive Martell, representante global de manufactura aditiva para Renishaw PLC, presentaron a sus clientes del mercado mexicano la nueva tecnología de manufactura aditiva para la impresión en tercera dimensión en metal.

La tecnología de manufactura aditiva trabaja con base en un sistema de fusión láser, proceso capaz de producir piezas de metal totalmente denso mediante 3D CAD. Esta innovadora tecnología va dirigida a diversas industrias como la automotriz, aeroespacial y médica, entre otras.

Durante la presentación, Alejandro Silva, director general de Renishaw México, mencionó que esta nueva tecnología de la empresa, presenta beneficios como la disminución del tiempo de desarrollo, reducir residuos y costos e incrementar la libertad de diseño.

Revista Protocolo

México y el Reino Unido unen fuerzas en la Cumbre Anticorrupción

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

El Reino Unido y México firmaron un Memorándum de Entendimiento para promover la transparencia y combatir la corrupción

Reino Unido y México establecen acciones contra la corrupciónEn el marco de la Cumbre Global Anticorrupción celebrada recientemente en Londres, se firmó un Memorándum de Entendimiento en materia de transparencia y combate a la corrupción entre México y el Reino Unido.

El documento fue firmado y avalado por Hugo Swire, ministro de Estado de la Oficina de Asuntos Exteriores y de la Mancomunidad del Reino Unido (Foreign and Commonwealth Office [FCO]), y por Virgilio Andrade Martínez, secretario de la Función Pública de México.

Las áreas principales de colaboración para el combate a la corrupción, tal y como se acordaron en el Memorándum de Entendimiento, son:

• Participación conjunta en investigación, capacitación e intercambio de experiencias en temas de transparencia, gobierno abierto, rendición de cuentas, prevención de la corrupción y conflictos de interés.

• Colaboración entre instituciones públicas, privadas y de la sociedad civil de ambas naciones.

• Proyectos binacionales basados en fondos de cooperación.

• Implementación de tecnologías de la información y comunicaciones para facilitar la transparencia.

Los implementadores y responsables de lo acordado en el Memorándum de Entendimiento son la Embajada Británica en México, por parte del FCO del Reino Unido, y la Unidad de Políticas de Transparencia y Cooperación Internacional de la Dirección General Adjunta de Asuntos Internacionales de la Secretaría de la Función Pública (SFP) de México.

La Cumbre fue organizada por el primer ministro David Cameron, y en ella se reunieron representantes de 40 países entre líderes mundiales, sociedad civil, empresarios y organizaciones internacionales. La reunión tuvo por objetivo unir fuerzas para hacer del combate a la corrupción una prioridad mundial.

Los temas principales fueron el impacto negativo del secreto empresarial, la transparencia gubernamental, la aplicación de las leyes internacionales de lucha contra la corrupción y el fortalecimiento de las instituciones internacionales. El resultado fue la Declaración Global contra la Corrupción, un paquete de medidas prácticas para exponer, combatir y castigar la corrupción en todos los ámbitos.

Revista Protocolo