Archivo de la etiqueta: Salud

¡Buzo caperuzo! ¡Checa y elige!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Anuncian campaña de prevención de enfermedades como obesidad y diabetes, con el respaldo de la Ssa y la Cofepris

Texto y fotografías: Luis Felipe Hernández Beltrán

Caperuzo (morado) y Buzo (verde), son la imagen de la campaña “Checa y elige”

Caperuzo (morado) y Buzo (verde), son la imagen de la campaña “Checa y elige”

“Buzo” es un chico perspicaz, inteligente, simpático, expresivo y carismático, y gusta de comer de todo, pero siempre con moderación.

“Caperuzo” es el típico gordito comelón, amigable, divertido, bonachón, impulsivo e instintivo.

Ambos personajes tienen una responsabilidad muy importante en México: informar a todos los mexicanos las cantidades de grasas saturadas, otras grasas, azucares, sodio y energías que contienen los alimentos y bebidas no alcohólicas pre-envasados que consumen.

Con Buzo y Caperuzo como imagen, el Movimiento por una Vida Saludable (Movisa), apoyado por la Secretaría de Salud (Ssa) del gobierno federal y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), recientemente, anunciaron la campaña “Checa y elige”.

La idea consiste en promover a través de los medios de comunicación, principalmente en comerciales de televisión, el que la gente se haga el hábito de revisar y medir las cantidades de nutrimentos que contienen las comidas y bebidas que ingieren.

Para apoyarse, el público podrá disponer de la página de internet www.checayelige.mx en donde, aparte de encontrar información relevante, encontrará una calculadora donde podrá medir el total de elementos nutrimentales que come y bebe en un día; si en cada rubro llega a un 100 por ciento, entonces mandará una señal de alerta para anunciar al usuario que está en límite o lo habrá superado, y con ello, podría evitar en un futuro una posible enfermedad como diabetes, obesidad y sobrepeso.

Como parte de esa misma campaña, la Ssa ha puesto en marcha más de 100 unidades móviles, para que, con material de apoyo y expertos en la salud, se capacite y concientice a más de un millón de consumidores de todo el país.

Y tú… ¿Qué comes, cuánto bebes? ¿Qué bebes, cuánto comes? ¡Checa y elige!

La campaña fue presentada por Jorge Romero, comisionado de Fomento Sanitario de la Cofepris; Jaime Zabludovsky, presidente ejecutivo de Movisa; Pablo Kuri, subsecretario de Promoción de la Salud de la Ssa, y Ericka Quevedo, directora general de Movisa

La campaña fue presentada por Jorge Romero, comisionado de Fomento Sanitario de la Cofepris; Jaime Zabludovsky, presidente ejecutivo de Movisa; Pablo Kuri, subsecretario de Promoción de la Salud de la Ssa, y Ericka Quevedo, directora general de Movisa

Revista Protocolo

Controla tu peso con estos pequeños cambios en tu alimentación

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Para evitar una vida con complicaciones de salud apuesta por una alimentación con frutas, verduras, proteínas, lácteos y cereales

Automedicarse para perder peso, práctica muy dañinaLa pérdida de peso mediante el consumo de fármacos se incrementa día a día, pero esta práctica es sumamente dañina porque puede provocar efectos secundarios negativos e irreversibles, como puede ser el incremento de colesterol y triglicéridos y en casos más severos tromboembolias e infartos, por eso es sumamente importante recurrir a una alimentación equilibrada en combinación con ejercicio para lograrlo.

De acuerdo con la Secretaría de Salud de México, automedicarse para la pérdida de peso puede generar que una persona con prediabetes desarrolle la enfermedad, provocar en quienes tengan problemas en el corazón taquicardias o infartos, elevar los niveles de presión, generar trastornos del sueño o ansiedad.

Por eso es sumamente necesario acudir en primera instancia a un especialista de la nutrición antes de iniciar una dieta para la pérdida de peso y así obtener un plan personalizado, pero si llevas a cabo algunos cambios en tu alimentación podrías contribuir a alcanzar tu meta de forma sana y generar un hábito de vida.

En relación con este tema las mismas autoridades sanitarias señalan que bastan 15 días de alimentación sana, consumo de agua y ejercicio moderado para reducir de peso, lo que también es efectivo para desintoxicar el cuerpo y evitar el sobrepeso.

Es importante señalar que según datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012, en México el 59 por ciento de niños, niñas y adolescentes de 10 a 18 años no realizan actividad física, situación que puede desencadenar no solo aumento de peso sino una serie de enfermedades que les marcarán su vida futura.

Para evitar una vida con complicaciones de salud comienza ahora y apuesta por una alimentación con frutas, verduras, proteínas, lácteos y cereales. Será muy importante tener comidas o despensa nutritiva en casa en el caso de que haya que salir a la calle para realizar diversas actividades.

Recuerda que la educación nutricional comienza desde casa, así que podrías replantear tu forma de alimentación, lo que sin duda será un gran reto pero toda la familia obtendrá los beneficios.

Intenta eliminar de tu despensa la comida chatarra, no permitas que esté en casa y que se tenga fácil acceso a su consumo, intenta comprar productos nutricionales para los colaciones entre comidas y sobre todo enséñales a disfrutar del agua natural, las bebidas azucaradas se están convirtiendo en el líquido que acompaña las comidas, pon atención en eso.

Con estos fáciles cambios en tu alimentación y en tu rutina podrías alcanzar un mejor control de peso y esto se reflejará de forma inevitable en tu salud, y si lo haces en compañía de toda tu familia podrías observar cómo juntos adoptan un estilo de vida más saludable.

Revista Protocolo

El cirujano que le salvo la vida al Papa

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

”Veo todo y me dejo deslumbrar, no creo que ya sé todo. Pienso que siempre hay algo por inventar”: Dr. Juan Carlos Parodi

Por Evangelina Mirta Zunino

Juan Carlos Parodi, el doctor que le salvó la vida al papa Francisco

Juan Carlos Parodi, el doctor que le salvó la vida al papa Francisco

Juan Carlos Parodi, hijo de una maestra y de padre industrial, nació el 6 de agosto de 1942. Estudió Medicina en la Universidad del Salvador (Argentina) e hizo la residencia en el país y en Estados Unidos.

Tiene 280 patentes en bioingeniería, lo que lo convierte en el cirujano latinoamericano con más patentes de la misma.

A los 34 años y luego de ver que la gente muy enferma atravesaba operaciones graves y agresivas, pensó que debía hacer algo diferente. Fue así que desarrolló una técnica para tratar aneurismas abdominales. Se hace una pequeña incisión en la ingle y se coloca una endoprótesis que él inventó. Esto redujo la tasa de mortalidad en un 50 por ciento siendo casi nulos los riesgos de la operación. Su método revolucionó la medicina.

En Estados Unidos tiene cuatro productos aprobados por la FDA, relacionados con las carótidas, con las suturas de las arterias y una cuerda que sirve como guía para estos procedimientos.

Una noche, hace varios años, fue llamado para atender a un sacerdote muy enfermo. Él era un médico joven pero con mucha experiencia y decidió operarlo esa misma noche. El hombre se recuperó y le regaló un libro sobre Ignacio de Loyola que el médico leyó y aún hoy recuerda. El sacerdote es el actual papa Francisco. Cuando el Santo Padre fue nombrado, Carlos Parodi recibió un llamado del médico del mismo que lo atiende, quien le recordó lo sucedido en los años ochenta y lo invitó a viajar a Roma. Se sintió emocionado al ver al Papa, quien había tenido una gangrena casi letal y le dijo que jamás había olvidado la cara de aquel que le salvó la vida.

De personalidad contestataria y rebelde, pero tímido y humilde, sigue investigando e interesándose por los desarrollos innovadores. ¡Todo es un desafío para él!

Tras 12 años en la Washington University, tercera escuela de Medicina y con 17 premios Nobel, decidió volver a su país. Trabaja en forma gratuita con pacientes que lo necesitan y busca ayudar a que sus compatriotas tengan una mejor medicina. Busca difundir y colaborar con la gente de salud y su único interés es que las cosas estén mejor.

Es un ejemplo de constancia y perseverancia, un innovador que hace las cosas por satisfacción personal y no por los premios. Está orgulloso de su trabajo y le ha dado no solo vida sino mejor calidad de la misma a miles de personas.

Como argentina, siento orgullo y admiración por este hombre y no puedo dejar de recordar al doctor René Favaloro, quien desarrolló el bypass coronario o cirugía de revascularización miocárdica. Ese trabajo cambió drásticamente la historia de la enfermedad coronaria.

Me despido dejando un agradecimiento especial para Ariadna, Shen y dos reflexiones de estos grandes médicos: “En cada acto médico debe estar presente el respeto por el paciente y de los conceptos éticos y morales; entonces la ciencia y la conciencia estarán del mismo lado de la humanidad” (Dr. René Favaloro, Congreso de Bioingeniería 1999).

”Veo todo y me dejo deslumbrar, no creo que ya sé todo. Pienso que siempre hay algo por inventar” (Dr. Juan Carlos Parodi).

Revista Protocolo

El Islam toma un enfoque holístico de la salud

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Dado el enfoque holístico que el Islam da a la salud, no hay contradicción en buscar una cura tanto de la ciencia médica como de los medios espirituales permitidos

Por Evangelina Zunino

El cuidado de la salud en el IslamLa salud física, emocional y espiritual no puede separarse pues son tres partes que hacen a una persona completamente sana. Si una parte está lesionada o enferma, las otras partes sufren.

Este mundo es transitorio y todas las lesiones, enfermedades o problemas son pruebas que nos presenta Dios. Nuestro cuerpo no nos pertenece, sino que nos ha sido dado como una gracia de parte del Señor, por lo que debemos cuidarlo, respetarlo y mantenerlo en la mejor forma.

Dado el enfoque holístico que el Islam da a la salud, no hay contradicción en buscar una cura tanto de la ciencia médica como de los medios espirituales permitidos. El Profeta dijo: “No hay enfermedad que Dios Todopoderoso haya creado, a menos que Él haya creado también su cura.”

También dijo: “Hay un remedio para cada mal, y cuando el remedio es aplicado a la enfermedad, ésta es curada con el permiso de Dios Todopoderoso.”

El cuidado en el Islam no es solamente un acto empático; consiste en ser responsable, sensible, y se refiere a aquellos que lo necesitan: los débiles, los que sufren y los marginados de la sociedad.

Este acto de cuidado se divide en tres principios:

1. La intención
2. El pensamiento
3. La acción

La intención y el pensamiento se refieren a quién, qué, dónde, cuándo y por qué a la atención.

La acción está relacionada con el conocimiento necesario para poder cuidar.

La atención de la salud se considera como servicio a los pacientes y para Allah, a diferencia de otras profesiones que se basan en el factor comercial.

La primera enfermera musulmana

La primera enfermera profesional en la historia del Islam es una mujer llamada, Rufaidah bint Saad, quien vivió en la época del Profeta (BPD) y recibió su formación y conocimientos de parte de su padre médico. Se la describe como una mujer compasiva, comprensiva, buena líder y una gran maestra, que buscaba transmitir su conocimiento clínico a los demás. Era alguien muy involucrada en la comunidad.

Enfermería en hospitales

En los hospitales construidos en la sociedad musulmana medieval, los enfermeros atendían a pacientes del sexo masculino y las enfermeras a pacientes de sexo femenino. El hospital de Al-Qayrawan fue especialmente único entre los hospitales musulmanes por varias razones. Construido en el año 830 tenía la novedad de contar con un área de espera para los visitantes, además de que las primeras enfermeras oficiales fueron contratadas desde Sudán para trabajar allí.

La enfermera musulmana de esta época participaba en todos los servicios de salud, desde la asistencia de urgencias, hasta la asistencia domiciliaria a los pacientes que no podían desplazarse por sus propios medios.

Existen pocos documentos en los que se relate la función de la enfermería en la primera época islámica, pero su figura se relaciona con la atención que prestaban, sobre todo las mujeres, a los soldados musulmanes al ser heridos en el campo de batalla, durante las guerras que se producían entre tribus y clanes.

“Desde los primeros días del islam, las mujeres participaban en la guerra y el comercio (Jadiya, la primera esposa del Profeta, fue una comerciante para quien trabajaba Muhammad antes de tener la revelación), ejercieron la enfermería y la medicina, y enseñaron en privado en las mezquitas.”

El nombre con que los árabes llamaban a las mujeres que cuidaban de las personas era al asiya (deriva de la palabra muasat, aliviar el dolor mental o físico) o awasi (tratar las heridas). La función de estas enfermeras era proporcionar agua a los heridos, atender y cuidar de las lesiones, y administrar las medicinas de las que se disponía en la época. Fue tan importante y reconocida su labor que incluso un hadiz las autorizaba para poder actuar como auxiliadoras y enfermeras, curando a los heridos en las batallas.

También marchaban con los hombres durante las batallas llevando recipientes de agua y material para curar las heridas (vendas) y tratar las fracturas de huesos (material para escayolar). Ellas atendían las urgencias y trataban a los heridos caídos en combate, incluso algunas llegaban a participar en la lucha.

Las mujeres también se especializaban en la atención del parto y las enfermeras ayudaban a los médicos en su trabajo. El médico Azaharaui, nos explica cómo daba órdenes a través de una cortina semitransparente a las mujeres enfermeras de cómo tenían que atender el parto y realizar la técnica ellas solas dirigidas por el médico. Actualmente, esa figura correspondería a la comadrona.

En los hospitales encontramos esta figura en varios textos de historiadores de la época, como Ibn Yubair, según los cuales las enfermeras eran las encargadas de cuidar a los pacientes ingresados durante las 24 horas del día y de controlar la administración del tratamiento y las dietas prescritas.

Rufaidah bint Saad ganó su aceptación como enfermera cuidando heridos en el campo de batalla, estableció las primeras clínicas para el cuidado de los enfermos al lado de la mezquita, fue la fundadora de la primera escuela de enfermería para mujeres y desarrolló el primer código de conducta y de ética.

Las actividades que organizó fueron las siguientes:

• Formación de grupos de mujeres para el cuidado de los heridos, primeros auxilios y atenciones de emergencia y de enfermería.

• Otorgó mucha importancia a la higiene y a las condiciones ambientales para la sanación y recuperación de los pacientes.

• Creó carpas especiales en el campo de batalla distribuidas en varias secciones, unas para la atención a los musulmanes heridos donde se llevaban a cabo los primeros auxilios y se atendían las situaciones de emergencia; en otras se proporcionaba la vigilancia del proceso de curación.

Alrededor del siglo IX, la comunidad médica islámica comenzó a desarrollar y utilizar un sistema de medicina basado en el análisis científico. Hizo hincapié en la importancia de las ciencias de la salud para la sociedad.

El enfoque contemporáneo se basa fuertemente en medidas preventivas que incluyen: higiene personal, dietas médicas, la restricción de comer ciertos alimentos y evitar hábitos adictivos.

Los musulmanes tienen prohibidos determinados alimentos, como son la carne de cerdo, animales que no hayan sido sacrificados según el rito islámico “halal”, y las bebidas alcohólicas.

En la atención al paciente musulmán, y debido a que pueden darse situaciones en las que no quieran ser atendidos de manera diferente al resto, la enfermera debe dialogar con el paciente para determinar juntos la manera de realizar los cuidados, respetando las normas de institución y los deseos de respeto de la cultura o religión del paciente.

Revista Protocolo

¿Inicias una dieta?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Es importante dejar de relacionar a la pérdida de peso con restricciones alimenticias imposibles de continuar a largo plazo

Evita los errores y logra tus metas al estar a dietaCuando decidimos realizar modificaciones en la ingesta diaria de alimentos para alcanzar un peso o talla menor, se cometen errores importantes que son muy comunes al eliminar alimentos y productos de suma importancia para la nutrición del organismo, o incluso para obtener energía que permita realizar actividades físicas que contribuyan en el propósito inicial.

Al iniciar un plan alimenticio exclusivamente para perder peso corporal al cual nos referimos como dieta, inmediatamente se piensa en consumir solo vegetales o algunas frutas, incluso ensaladas como plato único y con ello se renuncia a emprender una ingesta alimenticia equilibrada, completa y balanceada que sea rica en aportes vitamínicos para el organismo.

Por ejemplo, el pan es uno de los primeros productos que se dejan de consumir sin importar que éste sea considerado base de la pirámide alimenticia, sin embargo, pareciera que se ha convertido en el enemigo al cual hay que vencer, y esto genera mitos y falsas creencias.

Por eso es importante dejar de relacionar a la pérdida de peso con restricciones alimenticias imposibles de continuar a largo plazo porque quizá el organismo pueda resistir por algunos días, pero hacerlo por algún tiempo puede traer consecuencias negativas.

Lácteos, otro error

Por ejemplo, otro error que se comete es eliminar la ingesta de leche o productos lácteos sin tomar en cuenta que se encuentran dentro de las recomendaciones dietéticas con hasta tres o más porciones al día por la cantidad de múltiples minerales que aportan al organismo.

Los investigadores Javier Fontecha y Manuela Juárez del Departamento de Bioactividad y Análisis de Alimentos del Instituto de Investigación en Ciencias de la Alimentación (CIAL) CSIC-UAM han señalado que según revisiones científicas no hay evidencias que justifiquen el reducir el consumo de productos lácteos enteros ya que parecen aportar efectos beneficiosos para la salud.

Esta información fue compartida dentro de la investigación de 2012 de la Fundación Alimentación Saludable que lleva por nombre “Avances en Alimentación Nutrición y Dietética” donde señalan que esta información permite tener una apertura ante estos productos y valorar la imagen de la grasa láctea ya que al ser una fuente de ingredientes bioactivos su consumo puede aportar beneficios para la salud o disminuir el riesgo de enfermedades crónicas en humanos.

A estos errores podemos sumar una incontrolable obsesión por consumir productos light, bajos en calorías, no beber suficiente agua para mantener una correcta hidratación, consumir solo edulcorantes o realizar menos comidas al día lo que genera más ansiedad, hambre y un descontrol al organismo.

Es sumamente importante que consultes con un especialista de la nutrición las opciones que tienes para emprender una vida sana y equilibrada en la alimentación. Intenta balancear todo lo que ingieres y apuesta por una calidad de vida.

Revista Protocolo