Tecnología

El automóvil del futuro

La propuesta es de Covestro como parte de sus avances sustentables y digitales

Revista Protocolo

Ciudad de México, 27 de diciembre de 2019.— Los plásticos están presentes en todos los ámbitos de nuestra vida cotidiana, desde la medicina, tecnología o movilidad, hasta el hogar o deporte. Su versatilidad es una historia de éxito, y la innovación ha permitido poner al alcance de todos, soluciones sustentables que abren paso a un modelo de economía circular y eficiente en el uso de los recursos.

Durante la Feria K 2019, la más importante en materia de plásticos del mundo, Covestro presentó productos y soluciones innovadoras vinculadas a la sustentabilidad y a la digitalización, tendencias que son clave para la compañía, pionera en el uso de nuevas tecnologías para mejorar la vida de las personas, generar valor para los clientes y, al mismo tiempo, proteger al medio ambiente.

Con un programa estratégico, la empresa se ha centrado en sectores como el automotor, construcción y electrónica, así como en aplicaciones de vanguardia y funcionales en los sectores de salud, muebles, deportes y entretenimiento con conceptos de conectividad, comodidad y diseño.

Muestra de lo anterior es el automóvil del futuro que presentó Covestro, el cual está diseñado para la conducción autónoma, ya que cuenta con un espacio multifuncional para vivir o trabajar con la mayor comodidad posible durante los viajes del mañana. El nuevo concepto de interiores premium para vehículos se dirige hacia una gama de opciones inteligentes de gráficos, iluminación y asientos que se adaptan a las necesidades del conductor automáticamente.

Además de estar completamente conectado en red y adaptado a la vida cotidiana, este vehículo contribuye con la eficiencia de recursos en su producción, ya que gracias a los materiales que emplean en la industria, los autos pueden ser más ligeros y, al ser energéticamente más eficientes, son amigables con el medio ambiente.

Adicionalmente, la compañía mostró una pantalla multifuncional tridimensional perfectamente integrada al auto, que ofrece una experiencia visual de gran formato para el usuario gracias a la alta calidad óptica del policarbonato y al sistema de iluminación configurable que garantiza comodidad y seguridad.

En la Feria, Covestro expuso los avances rumbo a una manufacturación sustentable en la industria del calzado, que opta por la modernidad y funcionalidad, y que puede fabricarse con un solo tipo de material: poliuretano termoplástico reciclable (TPU), que se comercializa con el nombre de Cardyon, y se deriva de la biomasa y otra parte de componentes producidos del dióxido de carbono.

Un aspecto clave para desarrollar una economía circular en la industria química, a fin de reducir la dependencia a los recursos fósiles, es el uso de materias primas alternativas en la producción. En este sentido, Covestro dedicó parte de su agenda a la presentación y discusión de temas relacionados al reciclaje de materias primas, que van desde utilizar fuentes como desechos y plantas, hasta el uso de dióxido de carbono.

De igual manera, se presentaron los avances del proyecto de investigación Carbon4PUR, un consorcio de 14 socios de siete países liderados por Covestro que investiga cómo los gases de combustión de la industria del acero pueden usarse para producir poliuretanos de manera particularmente eficiente y sustentable, lo cual se traduce en ahorro en la utilización de petróleo crudo, la materia prima utilizada en los métodos convencionales.

Acompañado por sus socios de negocio, Covestro tuvo la oportunidad de mostrar el desarrollo de su método único para la producción de anilina a partir de biomasa. Dicha bioanilina podría usarse en el futuro para producir MDI, un componente de la espuma rígida de poliuretano que se utiliza en la industria de los electrodomésticos, especialmente en refrigeradores, ya que eleva su rendimiento de aislamiento en un 10 por ciento, lo que significa mayores ahorros de energía y de costos en los hogares y consumidores, así como una reducción en las emisiones de dióxido de carbono.

Países que nos están viendo