Tecnología

La teoría de los podcast para aprender idiomas

Puedes hacer mucho más que darle play a tu aplicación de podcasts. Aprovecha los contenidos y amplía tu experiencia de aprendizaje

Revista Protocolo

Ciudad de México, 27 de diciembre de 2019.— Los podcasts para aprender idiomas son una herramienta fantástica. Se pueden escuchar programas sobre historia, mitología, filosofía e idiomas.

Lo atractivo de los podcasts es que pueden escucharse en cualquier lugar, lo importante es aprender a utilizarlos de una forma efectiva ya que se puede pasar varias horas escuchando francés sin aprender nada sustancial y no siempre es la mejor opción. Depende de cómo se utilicen, ya sea para reforzar los conocimientos de idiomas existentes o aprender más gramática y vocabulario.

Babbel, la aplicación virtual más eficaz para aprender idiomas, te comparte unos consejos para enriquecer el proceso de aprendizaje con esta útil herramienta.

  1. Usar podcasts que se centren en el aprendizaje
    Hay dos tipos de podcast con los que se puede aprender: los que están grabados en el idioma que se está aprendiendo y los que tratan sobre el idioma del interés de aprender. Si se acaba de empezar, probablemente hay que elegir el segundo tipo. Puede ser tentador saltar de cabeza a un contenido avanzado, especialmente porque hay muchos programas interesantes en otros idiomas. Por ahora es mejor limitarse a escuchar en los que se habla el idioma que se está mejorando lentamente, con anotaciones sobre gramática y vocabulario e incluso comentarios en el idioma original de vez en cuando.
  2. Hacerlo lento
    Muchas aplicaciones de podcast ofrecen la opción de acelerar y hacer lento el audio. Esta puede ser una herramienta útil. Uno de los aspectos más difíciles en el aprendizaje de idiomas es lo rápido que pueden llegar a hablar los hablantes nativos. Tal vez parezca que quienes hablan en el podcast están en cámara lenta o con unas copas de más, pero desde luego es mejor que volver atrás continuamente para lograr captar las palabras que se han escapado.
  3. Centrarse en lo que se está escuchando
    Si se escuchan en el propio idioma, los podcasts son geniales porque se pueden reproducir mientras se está haciendo otra cosa y no pasa nada si se deja de prestar atención durante unos segundos porque se podrá recuperar el hilo sin dificultad.

Todo lo contrario que con un podcast en un idioma extranjero. Si se deja de atender por un momento, seguramente se perderá del todo. A medida que se vaya aprendiendo, esto no sucederá tanto, pero es mejor no hacer ninguna otra cosa mientras se escucha.

  • Anotar el vocabulario nuevo en un cuaderno
    Ahora, el aprendizaje activo. Puede parecer un retroceso a las clases de inglés de la escuela, pero una de las mejores cosas que se puede hacer es anotar el vocabulario nuevo que se escucha en el podcast. Si se puede, tratar de deducir el significado de la palabra por el contexto, luego buscarla y escribir la definición. No usar algún traductor automático, mejor abrir un diccionario de verdad para hacer una idea de todo el significado de la palabra.

Esto puede ocupar mucho tiempo y las primeras veces que se hace, probablemente se llenarán varias páginas para un solo episodio, pero en seguida el usuario se dará cuenta de qué tanto progresó y de buscar cada vez menos palabras. Escuchar un episodio entero por vez primera sin consultar ninguna palabra es una sensación fantástica. Además, se puede usar el cuaderno para hacer tarjetas con las que se podrá revisar las palabras más adelante.

  • Buscar transcripciones
    Esto varía de un podcast a otro, pero si se logra encontrar programas que publiquen transcripciones completas, se ahorrará mucho tiempo. Se puede leer la transcripción a la vez que se escucha, o consultarla si no se entiende de ningún modo las palabras que dicen los conductores o invitados. Se puede tener la sensación de estar leyendo más que de estar escuchando un podcast, pero disponer tanto de la versión escrita como del audio será una gran ayuda para adquirir nuevas habilidades lingüísticas.
  • Poner un podcast de sonido de fondo de vez en cuando
    Los últimos consejos trataban de concentrarse en los podcasts, así que ahora habrá que relajarse y disfrutar de un poco de ruido ambiental. Sí, hay que concentrarse en el lenguaje, pero oír hablar en el idioma que se está aprendiendo es útil de por sí. Ayuda a familiarizarse con los sonidos naturales y poder introducirse en una gama de distintos acentos.

Si el programa no está muy editado, también permitirá familiarizarse con la forma de hablar de verdad de los nativos. A menudo los materiales de aprendizaje siguen un guion o están ensayados, así que en ellos no se oye el ritmo del lenguaje ni las muletillas que pueden salir de forma espontánea. Los podcasts permitirán acercarse un poco más al lenguaje real.

  • Encontrar otras herramientas para complementar el aprendizaje
    Probablemente se haya oído hablar de gente que aprendió un idioma simplemente, por ejemplo, viendo series durante unos meses. Eso parece pasivo e interesante, pero normalmente eso solo es una parte de la historia. A menudo, esas personas estaban inmersas en el idioma. No es cierto que se pueda aprender un idioma solo escuchando podcast.

Los podcasts solo ofrecen audio, así que hay que tratar de encontrar cosas escritas en el idioma que se está aprendiendo y complementar el aprendizaje con aplicaciones como Babbel, aliarse con algún grupo de conversación y tratar de estar lo más inmerso en la lengua que se está aprendiendo.

Países que nos están viendo