Tecnología

Llega la banda ancha personal

La tecnología inalámbrica LTE dará una conexión que será, como mínimo, diez veces más veloz que las redes 3G actuales

Por Motorola

El surgimiento de internet y su posterior masificación mundial resultó un hecho que cambió, de una vez y para siempre, la manera de comunicarnos. La aparición del e-mail, las cámaras web, el intercambio de archivos, los blogs, fotologs y redes sociales, entre otras cosas, han transformado la forma de concebir el mundo y, por qué no, la forma de vida.

En este contexto, la banda ancha ha sido fundamental para esta revolución del nuevo siglo, ya que ha amplificado y maximizado el poder de internet. Si con las primeras conexiones discadas apenas podíamos hacer cosas básicas como navegar y mandar correos electrónicos, hoy con las conexiones de alta velocidad hemos podido enriquecer nuestra experiencia de conectividad.

Sin embargo, parece ser sólo el comienzo pues se vislumbran grandes cambios en el horizonte, que hacen pensar en otra revolución dentro del contexto de internet.

La banda ancha, hoy en día, es mayormente de carácter fijo. Es decir, predominan las redes cableadas, lo que nos obliga a conectarnos en un lugar específico sin grandes posibilidades de desplazarnos. Además, los accesos son bajo una red compartida, lo que supone que la velocidad de conexión varía según el número de usuarios conectados. Por otro lado, si bien la banda ancha ha tenido un gran crecimiento en América Latina durante los últimos cinco años, aún no es un servicio masivo como lo es, por ejemplo, la telefonía celular.

Justamente en estos aspectos se avecinan novedades. Con la llegada de la tecnología inalámbrica LTE (Long Term Evolution), estimada para 2011 en América Latina, veremos un antes y un después en la manera de comunicarnos y utilizar internet. Ya no tendremos que sacrificar nuestro valioso tiempo en la descarga de contenidos multimedia, o conformarnos con un ancho de banda limitado. LTE nos dará una conexión que será, como mínimo, diez veces más veloz que las redes 3G actuales, gracias al ancho de banda que supera el de las tecnologías inalámbricas de generaciones anteriores. También con LTE habrá menos latencia, lo que hará que la calidad de aplicaciones en tiempo real como voz y video sean mucho mejores, con lo cual podremos bajar contenidos, canciones y/o videos en cuestión de segundos, y con una mejor calidad.

Además, con LTE no habrá barreras para conectarse en cualquier lugar y a cualquier hora. Ya no deberemos estar “atados” a la PC de escritorio, o movernos dentro de un área Wi-Fi, sino que podremos desplazarnos por cualquier sitio de la ciudad sin perder la conexión. Podemos, entonces, pensar en ver una película en alta definición o el partido de nuestro equipo de futbol mientras vamos de un lugar a otro, o tener al instante en nuestro teléfono los archivos pesados del trabajo que acabamos de guardar en nuestra laptop.

Además de poder conectarnos con laptops, teléfonos inteligentes y netbooks, nuestros celulares se convertirán en potentes ordenadores con conexión de altísima velocidad, con lo cual la banda ancha comenzará realmente a masificarse.

LTE abrirá un nuevo mundo en internet. Comenzaremos a disfrutar de una verdadera multimedia móvil: televisión a la carta, TV en vivo, video bajo demanda, videos on-line, contenidos descargados directamente de la web, música, juegos on-line, redes sociales e innumerables posibilidades de comunicación personal y corporativa.

Así pues, las nuevas velocidades de LTE permitirán que el usuario tenga una fluida experiencia, casi que olvidando que la red es compartida, percibiendo así que tiene una verdadera banda ancha personal.

Revista Protocolo

Países que nos están viendo