Tecnología

Protección a los niños ante ciberamenazas

En México, más del 60 por ciento de los padres hacen una revisión manual de los dispositivos de sus hijos

Revista Protocolo

Ciudad de México, 15 de octubre de 2019.— Medir cuándo deben dar a sus hijos independencia en el uso de internet es uno de los mayores dilemas que los papás enfrentan.

Desde riesgos que representan los desconocidos hasta acoso cibernético, los padres deben sentirse confiados de que sus hijos se mantendrán seguros en la red. Una encuesta global de Kaspersky descubrió que, en lo que respecta a la seguridad en línea, algunos prefieren ir a lo seguro que confiar en el juicio de sus hijos.

En el caso de México, a pesar de que 72 por ciento de los padres está de acuerdo en que sus hijos son conscientes de los riesgos que existen en línea, más de la mitad se muestran cautelosos y emplean herramientas y prácticas para mantenerlos protegidos cuando usan internet.

En momentos en que los niños de entre siete y 12 años acceden a los mismos servicios digitales que usan sus padres, como sitios web de transferencia continua de vídeo u otras instalaciones digitales, existen amenazas y riesgos en línea que podrían afectar las actitudes de los niños hacia el internet. Muchos padres lo saben y desean comunicarse con sus hijos sobre cómo detectar cualquier posible peligro.

Existe evidencia de que las conversaciones abiertas que algunos papás tienen con sus hijos sobre cómo mantenerse seguros mientras navegan por internet son efectivas. Por lo tanto 72 por ciento de los padres están de acuerdo en que sus hijos son conscientes de los riesgos que tienen en línea. Sin embargo, además de las conversaciones significativas, los papás podrían sentirse impulsados a adoptar un enfoque proactivo para averiguar qué hacen sus hijos en línea.

En México, más de la mitad de los padres encuestados hace una revisión manual de los dispositivos de sus hijos, como revisar el historial de búsqueda del navegador, después de haber sido usados. Esto podría deberse a que con anterioridad, el niño ocultó su actividad en internet o desobedeció el consejo de los padres. Algunos usan la técnica de “castigo digital”, que consiste en suspender el uso de los dispositivos si se han portado mal. La encuesta indica que el 68.4 por ciento establece límites de tiempo a sus hijos para el uso de dispositivos conectados a internet.

En lo que respecta a los controles parentales, 44.6 por ciento de los papás acepta que los han instalado en los dispositivos de sus hijos para restringir o limitar el uso de internet o ver detalles de la navegación y 35.5 por ciento usan controles parentales integrados, como los que se encuentran en las consolas de videojuegos, para mantenerlos seguros. Del mismo modo, el 29.6 por ciento también emplea la configuración en los enrutadores wifi de la familia para desactivar el acceso a internet después de un tiempo establecido.

“Existe la posibilidad de que encuentren (los niños) contenido inapropiado o se vean afectados por una amenaza en línea, como la pedofilia o el robo de identidad”, comenta Marina Titova, directora de Marketing de productos para el consumo de Kaspersky.

Para ayudar a los padres a proteger a los niños contra las amenazas en línea, Kaspersky recomienda:

  • Adoptar el bloqueo automático de dispositivos para ayudar a controlar el tiempo que el hijo pasa en los dispositivos electrónicos. Esta función también evita que los niños pasen todo su tiempo libre frente a una pantalla y permite establecer la cantidad de tiempo que considere aceptable.
  • A los hijos rara vez les gusta hablar sobre el contenido de sus redes sociales con los padres. Lo mejor es conversar sobre cómo lo usan, sin criticar ni presionar, y ofrecer consejos sobre cómo tener cuidado al hacer amigos o conexiones.

Al suscribirse a la edición familiar de Kaspersky Security Cloud, los padres pueden beneficiarse de varias características para mantener a la familia segura en línea. El servicio incluye Kaspersky Safe Kids, diseñado para el uso que los niños hacen del internet y proteger datos privados.

Países que nos están viendo