Viajes

Apuesta la India por turismo médico

El gobierno de la India lanzó una iniciativa para aumentar el “turismo médico”, un lucrativo sector que crece a un ritmo del 15 por ciento anual pues cada vez más occidentales recurren a los hospitales indios.

El año pasado fueron 150 mil turistas los que viajaron a la India para recibir tratamientos médicos pero, mientras hace unos años procedían en su mayoría de otros países asiáticos, ahora la mayoría son británicos, estadounidenses y canadienses.

En la India una operación láser para acabar con la miopía cuesta 600 euros, una rinoplastia vale unos dos mil euros y una consulta médica con un especialista, seis euros.

En los mejores centros privados de ese país, los extranjeros representan ya un 10 por ciento de la clientela y diversos estudios calculan que esta industria podría generar hasta 2,300 millones de dólares en el año 2012.

En vista del éxito del negocio, los hospitales concentran sus esfuerzos en atraer más clientes y el gobierno trata de fortalecer el sistema sanitario.

El primer ministro indio, Manmohan Singh, anunció la puesta en marcha de la Fundación de Salud Pública de la India, una iniciativa estatal y privada que tiene como objetivo la creación de cinco centros universitarios para formar a miles de profesionales del sector de la sanidad.

“La India tiene la posibilidad de convertirse en un destino internacional para servicios sanitarios baratos y de alta calidad”, dijo Singh.

Para el primer ministro, “el contraste demográfico entre una joven India y un mundo que envejece nos da la oportunidad de formar a profesionales para cubrir las necesidades de la emergente industria global de la salud”.

El pasado junio la India creó un visado especial para quienes viajen al país con el fin de recibir tratamiento médico, lo que se espera que facilite el crecimiento de la industria.

Algunos analistas predicen que, si la India juega bien sus cartas, el turismo médico podría convertirse en la principal fuerza que tira de la economía del país, en sustitución de las tecnologías de la información.

Los hospitales privados indios que disfrutan de la última tecnología no sólo ofrecen como ventaja el bajo costo, sino que otro de los alicientes es recibir un trato “de reyes”, típico de los países asiáticos y difícil de conseguir en los fríos hospitales de Occidente.

Las nuevas habitaciones hospitalarias ofrecen conexión a Internet, DVD, minibar, teléfono móvil y un sofá para que uno se sienta en casa, a lo que ayuda que algunos centros ofrezcan servicios como “visitas virtuales de la familia” a través de videoconferencias y pongan un coche a su disposición.

Los hospitales más visitados de la India están en Delhi, Bombay, Bangalore y Madrás, aunque en los últimos años las empresas líderes de la industria, como los grupos Apollo, Max y Escorts, están abriendo en otras zonas del país, como en el turístico estado de Kerala, nuevos centros de primera calidad.

Los hospitales tratan de conseguir el reconocimiento de organismos extranjeros como la Comisión Internacional de EU, que certifica que los centros cumplen con estándares estadounidenses.

Los tratamientos más demandados son los cardiacos, la cirugía de la médula espinal, cirugía plástica y tratamientos de odontología, cuyos precios pueden llegar a resultar hasta diez veces más baratos.

Pero la medicina tal como se entiende en Occidente no es la única a la que los extranjeros han echado el ojo pues cerca de 150 mil turistas se sometieron el pasado año a tratamientos de la medicina tradicional india, llamada ayurveda, sólo en el estado de Kerala del que es originaria.

El éxito de las terapias alternativas es tal que muchos hospitales convencionales estudian incorporar a su oferta de servicios masajes ayurvédicos, aromaterapia, baños de barro, yoga, o tratamientos de sanación a través de la energía como el “pranic healing ”.

Fuente: El Universal.

Países que nos están viendo