Viajes

Magdala, 2019 casi 2020 d. C.

El sacerdote católico mexicano Juan Solana considera al recinto a su cargo como “el proyecto más representativo de México”

Luis Felipe Hernández Beltrán

Ciudad de México, 20 de diciembre de 2020.— Magdala ya es una realidad. El lugar donde, según investigaciones, vivió María Magdalena ha vuelto a tomar forma y todo ello, gracias a arqueólogos de la Universidad Anáhuac, quienes dedicaron tiempo para hacer las excavaciones y descubrir tesoros arqueológicos, testigos mudos que vieron, probablemente, pasar a Jesús de Nazareth y sus apóstoles, así como otros destacados personajes bíblicos.

Convertido en un hotel con sus áreas arqueológicas así como sus templos de veneración, fue inaugurado recientemente para que miles de turistas de todo el mundo conozcan el lugar.

Desde Israel, entrevistado telefónicamente por Protocolo Foreign Affairs & Lifestyle, el sacerdote Juan Solana, director del Proyecto Magdala, explicó que este proyecto ha ido enrolando a gente desde peregrinos, voluntarios y civiles; convirtiéndolo así, en el primer centro religioso de esta naturaleza.

“El caso de Magdala es algo maravilloso, junta la historia antigua y el Magdala actual”, así resume el padre Solana, hablando tanto de lo maravillosa que es la emoción que produce el ver un proyecto al que se le invirtieron horas y dinero terminado, así como la maravilla arquitectónica que quedó, junto con todas las maravillas que este lugar, resguarda.

En la ceremonia de inauguración, participaron autoridades del gobierno de Israel, de la Embajada de México en Israel, de la Universidad Anáhuac, la Santa Sede y así como líderes de otras religiones.

“Yo creo que es el proyecto más representativo de México en Israel”, afirma el padre Solana, quien remarca que, en parte, gracias a Magdala ha crecido el turismo religioso en el país asiático, y que constantemente, reciben cientos de peticiones de peregrinos de distintos países para acudir allá, enfatiza el clérigo.

Si bien a la inauguración el papa Francisco no pudo asistir, el sacerdote mexicano remarca que de alguna manera el santo padre siempre ha estado presente, desde que iniciaron las excavaciones hasta nuestros días. “Cuando vino en 2014 (el 26 de mayo de 2014 a una gira por Tierra Santa), el papa bendijo el tabernáculo de la iglesia Duc in altum en el Centro Magdala.” Esperando que ahora que el proyecto ya está consumado, el sumo pontífice regrese y disfrute del lugar, no sin antes ofrecer algún servicio religioso.

Si algo se sabe que ha logrado Magdala, es la convivencia constante entre religiones, principalmente judíos y católicos, así como algunos dogmas evangélicos y desde luego, también musulmanes: “Israel es como un laboratorio, la gente que vive aquí y la que viene de visita, convive en paz con gente de otras religiones”, señala Juan Solana.

Y aunque la obra ya está terminada y como bien dijo el padre Solana “en los primeros días, no ha habido una sola habitación libre”, el milagro aún no está terminado. “Pedimos (a la gente) oraciones para que el Proyecto (Magdala) siga ahora con más fuerza”, finalizó.

Para reservar las visitas, tours o peregrinaciones a Magdala desde México, se podrá navegar por la página de internet: www.magdala.org o consultar a la agencia New Gate Tours México (www.newgatetours.com).

Para conocer más las investigaciones realizadas por Protocolo Foreign Affairs & Lifestyle sobre el Proyecto Magdala, se invita a abrir los siguientes links:

www.protocolo.com.mx/cultura/magdala-del-abandono-a-la-expectacion/

www.protocolo.com.mx/internacional/ilumina-dios-a-mexicanos-en-israel/

Países que nos están viendo