Viajes

Turismo indígena

Comunidades indígenas han tomado un papel relevante en la cadena de valor turística: Miguel Torruco Marqués, secretario de Turismo del gobierno de México

Revista Protocolo

Ciudad de México, 15 de octubre de 2020.— En su calidad de presidente de la Comisión Interamericana de Turismo (Citur), perteneciente a la Organización de Estados Americanos (OEA), el secretario de Turismo del gobierno de México, Miguel Torruco Marqués, inauguró el Primer Foro de Turismo Indígena de América, donde afirmó que el encuentro permite a los países de la región intercambiar experiencias sobre un segmento que adquiere mayor relevancia.

Afirmó que México es el quinto país más megadiverso del mundo, donde habitan 70 pueblos originarios y más de siete millones de personas que hablan alguna de las 364 variantes de lenguas indígenas, lo que lo convierte en una de las principales naciones multiculturales del mundo.

Sostuvo que, a lo largo del tiempo, los pueblos indígenas han sido vistos como grupos minoritarios, olvidando que son ellos la esfera pura que honra la identidad de un país. “Por tal motivo, debemos entender su realidad, apreciar sus tradiciones y rescatar aquello que nos identifica entre sí, como un símbolo de unidad y fraternidad”, dijo.

El titular de la Secretaría de Turismo (Sectur) aseveró que las comunidades indígenas han tomado un papel relevante en la cadena de valor turística, aprovechando su patrimonio biocultural, por lo que el turismo sostenible, comunitario e indígena se apuntala como alternativa de la actividad turística para la conservación del medio ambiente y generación de bienestar social de las comunidades receptoras.

En ese sentido, en virtud de sus profundas raíces ancestrales y culturales, México tiene una oportunidad histórica para dignificar a sus comunidades indígenas, que por mucho tiempo han estado marginadas del desarrollo nacional y de una mejor calidad de vida.

Manifestó que los escenarios de la actividad turística poscoronavirus apuntan a que los potenciales turistas, después de largos meses de confinamiento, preferirán viajar por ocio y recreación a sitios abiertos, en contacto con la naturaleza, y en grupos pequeños. En este contexto, los indígenas cumplirán un papel fundamental en la reactivación del turismo.

“Es así que en la Secretaría de Turismo impulsamos la estrategia México Renace Sostenible, con la que dejamos en el pasado un añejo modelo de muchos viajeros en pocos lugares, pocos dueños y foráneos, y mucho dinero en pocas manos, para dar paso a un nuevo modelo turístico de preservación de la naturaleza, con muchos dueños locales y dinero repartido en muchas manos”, afirmó.

Añadió que, para tal efecto, se formalizó el Tlatocan de sustentabilidad turística, retomando la forma de organización de los nahuas, donde un consejo asume compromisos y toma decisiones, contando con la participación de la Sectur y otras dependencias federales, gobiernos estatales y municipales, organismos internacionales, representantes indígenas, empresarios, sociedad civil y la academia.

De esta estrategia se desprenden proyectos como Caminos del Renacimiento Mexicano, que consiste en el diseño e implementación de senderos turísticos en los que las comunidades puedan integrar al producto turístico los saberes ancestrales, biodiversidad, cultura, tradiciones, costumbres y hospedaje, con la habilitación de viviendas para uso turístico, entre otros aspectos.

Torruco Marqués precisó que la Ruta del Pescado de Moctezuma, inspirada en la leyenda de los painanis, que llevaban corriendo pescado fresco al emperador de las costas de Veracruz a Tenochtitlán, es uno de los programas que ya operan, con la integración de seis estados de la República, 31 municipios, ocho Pueblos Mágicos, seis sitios Patrimonio de la Humanidad y cinco tipos de ecosistemas.

Agregó que otros ejemplos son el proyecto Kuxatur, con el que se busca integrar la cosmovisión de las comunidades indígenas, así como la estrategia Cronistas del Renacimiento Mexicano, cuyo objetivo es la elaboración de libro-guías de turismo, escritos por cronistas de comunidades turísticas, para difundir los aspectos auténticos y genuinos que alberga cada pueblo.

Un ejemplo más es la Estrategia de Turismo Comunitario y Sostenible en el Istmo de Tehuantepec, en el contexto del Corredor Interoceánico, que va de Salina Cruz, Oaxaca, a Coatzacoalcos, Veracruz, donde habitan comunidades provenientes de las culturas zapoteca, mixe, chontal, huave y zoque, y donde existen municipios con índice de pobreza del 90 por ciento.

“Con todas estas acciones, México le apuesta a un modelo de mejores prácticas de turismo indígena, comunitario, rural y sostenible”, puntualizó Torruco Marqués.

Países que nos están viendo