Viajes

Yumká, viviendo el Edén en carne propia

Durante las vacaciones de Semana Santa se espera la visita de más de mil 500 visitantes por día

Revista Protocolo

Sí, el Edén es realmente como se describe, las distintas especies animales viven en libertad, corriendo y esparciéndose en su hábitat natural de un lado a otro y de alguna manera, conviviendo con el ser humano sin problema alguno.

Pues el Edén mexicano, se asimila a esa realidad con el Centro de Interpretación y Convivencia con la Naturaleza Yumká, lugar que a 26 años de su apertura, está en su mejor momento, rodeado de vegetación, agua, selva y sabana, donde conviven 930 animales de 92 especies.

Con excelentes instalaciones y servicios de calidad, orientado a promover la educación ambiental, conservación y protección de las especies en Tabasco, Yumká abre sus puertas todos los días del año. En esta Semana Santa se espera un promedio de mil 500 visitantes por día, que podría aumentar hasta tres mil los fines de semana.

De acuerdo con el jefe de Educación Ambiental, Aldair Patatuchi Ovando, las instalaciones del Yumká conformadas por 101 hectáreas se encuentran listas para recibir a los paseantes durante la temporada vacacional, con el apoyo de elementos de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana del Estado.

Al invitar a la población en general y turistas a que visiten el Yumká, nombre que en maya significa: “Duende que cuida de la selva y los animales”, Patatuchi Ovando aseguró que el parque está “más vivo que otros tiempos”, por lo que nadie puede dejar pasar la oportunidad de entrar en contacto con la naturaleza y las especies que ahí habitan.

El Yumká, ubicado en la ranchería “Las Barrancas” del municipio de Centro, está abierto de lunes a domingo de 9:00 de la mañana a 15:30 horas. Los costos varían desde 120 a 40 pesos, dependiendo del lugar de procedencia, convenios, descuentos a estudiantes y personas de la tercera edad.

Los niños pueden interactuar con los especialistas, quienes les enseñan el cuidado del medio ambiente y la importancia de las especies; también pueden acceder a los juegos infantiles, disfrutar de juegos extremos y si lo solicitan se les programa una mesa de contacto, taller o plática.

Patatuchi Ovando manifestó que es necesario concientizar a las personas de que el Yumká no es un zoológico donde los animales están en cautiverio, sino un área natural protegida en el que las especies se encuentran en su hábitat y por eso no deben acercarse a los albergues, mucho menos tocarlos y darles alimentos que puedan causarles daño.

Para una mejor calidad de vida de los animales del parque, Ericka Pedraza, integrante del equipo de especialistas, informó que llevan a cabo un programa denominado “Bienestar Animal” que consiste en el entrenamiento físico y mental de las especies.

Explicó que “Bienestar Animal”, los mantiene en buenas condiciones, ya que el programa prioriza la voluntad de los animales, no se les obliga para no estresarlos y se premia el comportamiento con alimentos.

“Es una forma de habituarlos que facilita el manejo médico, como medición de la temperatura, frecuencia cardiaca y exploración abdominal”, detalló.

El programa lo aplican diario desde las 8:00 de la mañana hasta las 5:00 de la tarde y es por eso que con ese método los animales del Yumká se encuentran en óptimas condiciones de salud.

Comentar

Comente

Países que nos están viendo