Comercio y Negocios

“Plantan” biodiésel en la CDMX

Inauguran el IPN Y el Gobierno de la CDMX una planta de biodiésel en la Central de Abasto

Revista Protocolo

Ciudad de México, 3 de agosto de 2020.— Para la generación de energía renovable que contribuya al cuidado ambiental, el director general del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Mario Alberto Rodríguez Casas, y la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, inauguraron una Planta de Biodiésel en la Central de Abasto, la cual se construyó con la participación de esta casa de estudios.

Rodríguez Casas afirmó que la construcción de la planta se realizó con base en la tecnología que desarrolló el Centro Mexicano para la Producción Más Limpia (CMP+L) del IPN, y fue diseñada y edificada de acuerdo con las normas emitidas por la Secretaría de Energía (Sener).

“Esta planta es, además, una buena solución de ingeniería y de cuidado ambiental”, resaltó.

Indicó que el proyecto es el resultado de un esquema de la colaboración del gobierno, academia, empresas, sociedad y medio ambiente. “Este esfuerzo marcará una diferencia en la innovación tecnológica para la producción de biodiésel en México, ya que esta planta no genera aguas residuales y tiene ciclos regenerativos de calor, esto es, tampoco disipa calor al medio ambiente”, señaló.

El titular del IPN explicó que la Planta de Biodiésel se construyó con un catalizador específico y adecuado para el aceite vegetal; está diseñado y fabricado por investigadores del CMP+L, quienes aplicaron reingeniería de proceso, lo que permitió un combustible transferible y atractivo para los sectores social y productivo.

Además, la calidad del producto estará certificada por el Laboratorio Nacional de Desarrollo y Aseguramiento de la Calidad de Biocombustibles del CMP+L del IPN de conformidad con las normas internacionales en la materia, puntualizó.

Durante la inauguración, el director general del IPN señaló que la ciencia y tecnología están presentes en este proyecto, pero también hay beneficios sociales que derivarán de su operación.

“Tal es el caso del establecimiento de un Laboratorio de Innovación en Bioenergía, con sede en la Central de Abasto de la Ciudad de México, que será un espacio de aprendizaje y generación de nuevo conocimiento al estar abierto a estudiantes y académicos de cualquier institución educativa, no solo de la Ciudad de México, mediante un programa de difusión de ciencia y tecnología”, agregó.

Al agradecer a la jefa de Gobierno de la CDMX la confianza que brindó al IPN en el proyecto, aseguró que además servirá para el impulso de nuevas empresas de base tecnológica, que representarán fuentes de empleo.

Mario Alberto Rodríguez aseguró que con el empleo del biodiésel se prevé en el corto plazo mejoras en la calidad del aire, porque será un combustible limpio.

Por su parte, Sheinbaum Pardo agradeció la participación del IPN y la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación (Sectei) para la realización de este primer ejercicio de energía renovable, que además demuestra que la academia y gobierno tienen un potencial de desarrollo.

Explicó que la producción de biodiésel, a partir del aceite usado de cocina, que generará esta planta, permitirá la operación de 200 autobuses con un 10 por ciento de mezcla con el diésel.

En su oportunidad, la titular de la Sectei, Rosaura Ruiz Gutiérrez, reconoció el apoyo y contribuciones del IPN en la construcción del proyecto, porque se aplicó tecnología nacional patentada en procesos industriales verdes, a partir de aceite comercial residual para obtener combustible ecológico y de alta eficiencia energética.

Acerca del autor

Hugo Martínez

Diseño Gráfico

Países que nos están viendo