Cultura

Día de Muertos en el Templo Mayor

Ofrendas, talleres, danza, teatro, música y espectáculos de títeres conforman el programa del Festival de Día de Muertos que se efectuará en el Museo del Templo Mayor, en la capital mexicana, del 1 al 4 de noviembre.

La decimotercera edición de este festival se llevará a cabo como parte de los festejos por los 20 años del recinto, que así recibirá a las almas de los difuntos que cada año regresan del inframundo para compartir el 1 y 2 de noviembre con los vivos.

Llegados desde el Mictlán, que de acuerdo con la cosmogonía mexica se refería al nivel inferior de la tierra de los muertos; guerreros águila, jaguar, dioses prehispánicos, mujeres muertas en el parto y doncellas sacrificadas para los dioses acudirán junto a los vivos para presenciar el concierto del grupo Nesh-Kala y el espectáculo “De calaveras y otras cosas”. Utilizando instrumentos tradicionales y eléctricos, la agrupación mezclará la música ancestral con recursos de sonidos contemporáneos, con la intención de crear un vínculo entre el pasado y el presente, del jueves 1 al sábado 3 de noviembre.

De la misma forma se unirán al festejo el grupo de títeres Luna Llena, que brindará del 2 al 4 del mismo mes, la obra Miquiztli, muerte de lo efímero, donde se resalta el pensamiento de los ancianos sobre la muerte, ese fin que acompaña a los hombres al Mictlán entre cantos y flores.

También por medio de títeres, el grupo Imaginarte recordará diferentes leyendas aztecas a través de Lentes de lluvia, espectáculo que aborda de manera cómica y divertida la supuesta altanería del Dios Tláloc frente al Dios de la Muerte, quien después de recibir las burlas del Dios de la Lluvia por su fealdad, decide darle una lección. A cargo de Sensodanza, la danza de los muertos llegará con La niña que era muerte, donde el grupo plantea las posibilidades y reflexiones de una joven en torno al valor y la indiferencia de vivir, planteando un análisis psicológico y antropológico del pensamiento que busca la muerte.

El espacio ofrecerá del 1 al 3 de noviembre el taller “Pinta tu calavera”, donde los más pequeños podrán acercarse a los muertos elaborando o pintando calaveras portavelas semejantes a las tradicionales calaveras de azúcar que se venden cada año en los mercados y tianguis populares de todo el país.

Como plato fuerte, el museo permitirá a sus visitantes conocer hasta el 11 de noviembre los nueve pasos al Mictlán, según lo señala el Códice Vaticano Latino 3738.

Mediante una adaptación que integran piezas de cartón y barro, tapetes de aserrín de colores, flores y otros elementos de las ofrendas tradicionales, la versión del Templo Mayor muestra el camino que de acuerdo con la tradición azteca, debían seguir las almas hasta alcanzar el noveno inframundo.

La celebración del Día de Muertos, como se le conoce popularmente, se practica a todo lo largo de la República Mexicana y en ella participan tanto las comunidades indígenas, como los grupos mestizos, urbanos y campesinos.

De acuerdo con la creencia popular, el día 1 de noviembre se dedica a los “muertos chiquitos” o aquellos que murieron siendo niños; mientras que el 2, a los fallecidos en edad adulta, pero en algunos lugares del país el 28 de octubre corresponde a las personas que murieron a causa de un accidente.

Las tradicionales ofrendas a los muertos constituyen un homenaje a un visitante distinguido, pues se cree sinceramente que el difunto a quien se dedica habrá de venir de ultratumba a disfrutarla, por lo que se compone del típico pan de muerto, calabaza y platillos de la culinaria mexicana, flores, papel picado, velas amarillas, calaveras de azúcar, copal y lo que disfrutaba el difunto.

Fuente: Notimex

Países que nos están viendo