Cultura

Recupera México el Manuscrito Carvajal, sustraído ilegalmente

El público podrá conocerlo en la exposición que será inaugurada el 4 de abril en el Museo Memoria y Tolerancia de la CDMX

Baltazar Brito, Diego Prieto, Luis Cacho y Antonio Saborit, con los manuscritos de Luis de Carvajal. Foto: Elia Annel Rosas
Baltazar Brito, Diego Prieto, Luis Cacho y Antonio Saborit, con los manuscritos de Luis de Carvajal. Foto: Elia Annel Rosas

Después de 84 años de encontrarse perdido, el Manuscrito de Luis de Carvajal regresó a México para su resguardo en la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia, en la ciudad de México.

El Manuscrito de Luis de Carvajal El Mozo (Portugal, 1539 – Ciudad de México, 1591) fue presentado recientemente por Luis Cacho, director general de Asuntos Jurídicos de la Secretaría de Cultura; Diego Prieto, director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia; Antonio Saborit, director general del Museo Nacional de Antropología, y Baltazar Brito, director general de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia.

El documento es de un gran valor histórico y cultural no solo para México sino también para la construcción del testimonio de los judíos en América; en él, el autor narra su autobiografía y la persecución de la que fue víctima junto con su familia por la Santa Inquisición, acusados de realizar prácticas “judaizantes”.

El Manuscrito Carvajal, como también se le conoce, es considerado el único escrito por un judío en la época de la colonia española en México y estuvo oculto en los archivos de la Inquisición de México durante más de 300 años.

Diego Prieto precisó que se trata de tres manuscritos elaborados durante la época virreinal novohispana “que contienen información relacionada con el proceso inquisitorial efectuado a fines del siglo XVI en contra de la familia de Luis de Carvajal por ser acusados de judaizantes”.

Tres secciones

El Manuscrito de Luis de Carvajal está integrado por tres secciones: Memorias de Luis de Carvajal, conformado por 46 hojas que miden 9×10 centímetros; Los artículos de nuestra sagrada fe o Lex Adonai, que contiene hojas de 11×9.8 centímetros y está conformado por dos hojas a manera de guarda y tres de texto que contienen los 13 principios de la fe judía.

El tercer documento es El modo de adorar a Dios y ejercicio devotísimo de oración que mide 9×11.5 centímetros, el cual contiene un total de 46 hojas y como su nombre lo indica, se trata de un preámbulo para entrar en oración, además de incluir diversos rezos del Antiguo Testamento.

“Son documentos de indubitable valor para la historia de nuestro país —detalló Diego Prieto— sobre todo el primero, que permite hablar de los inicios de la literatura judía en la Nueva España. También nos permiten ver que Luis de Carvajal no solo posee una excelente memoria para escribir, sin apoyo, los textos bíblicos, sino un don indiscutible para la escritura.

“En atención a que estas son las primeras manifestaciones de la presencia judía en la Nueva España, pero también de la persecución que hubo por parte del reino de España en contra de judíos o judaizantes, es que estas piezas serán exhibidas en el Museo Memoria y Tolerancia.”

Sustraído ilegalmente

El Archivo General de la Nación resguardaba el Manuscrito de Luis de Carvajal El Mozo hasta que en 1932 fue sustraído ilegalmente por el investigador Jacob Nachbin. El manuscrito apareció hasta el mes de julio de 2016 en Nueva York (en una casa de subastas).

Fue gracias a la generosidad del coleccionista y filántropo Leonard L. Milberg, quien dio aviso de la existencia de estos documentos y decidió adquirirlos y donarlos al gobierno mexicano.

Los manuscritos regresan al país luego de las gestiones realizadas por la Secretaría de Cultura de México, al ser notificada por el Consulado General de México en Nueva York, y tras ser confirmada su autenticidad por parte de especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

De acuerdo con Luis Cacho, Leonard L. Milberg se ofreció para ser quien comprara esos manuscritos en subasta y donarlos al gobierno mexicano.

“La Secretaría de Cultura negoció con Milberg su ofrecimiento y aceptó sus dos condiciones: la primera era que se exhibieran previamente en Nueva York en el Museo de la Sociedad Histórica y que una vez en México se reconociera que él fue quién hizo la generosa donación motivado por un homenaje a su amigo personal Rafael Kalach, miembro de la comunidad judía en la Ciudad de México”, describió Luis Cacho.

Digitalización

Baltazar Brito destacó que en los próximos meses se realizará la digitalización, en alta resolución, para que el público pueda conocerlos y se exhibirá en la muestra El retorno a México. El manuscrito de Carvajal que será inaugurada el próximo 4 de abril en el Museo Memoria y Tolerancia del Centro Histórico de la Ciudad de México, en la Plaza Juárez, frente al Hemiciclo a Benito Juárez.

Revista Protocolo

Países que nos están viendo