Abdelfatah Lebbar, embajador de Marruecos, y Aouad Ibn El Fakih, ministro consejero de la Embajada de Marruecos
Embajadas

¡Bienvenido a México, embajador Abdelfatah Lebbar!

En el marco de la fiesta nacional de Marruecos, se presenta el nuevo titular de la embajada de ese país árabe-africano

Texto y fotografías: Luis Felipe Hernández Beltrán

El festejo que desde hace 20 años organiza la Embajada de Marruecos en México con motivo del aniversario de la entronización del rey Mohamed VI, en este 2019, no pudo ser mejor para la presentación del nuevo embajador marroquí en nuestro país, Abdelfatah Lebbar.

A escasos días de haber llegado a tierras aztecas y de haber presentado las copias de sus cartas credenciales en la Secretaría de Relaciones Exteriores, ayer martes, el diplomático moroco encabezó su primer evento social, del cual fue anfitrión, vestido con el tradicional traje típico marroquí.

Más de 200 personas llegaron a la residencia oficial de Marruecos en la colonia Lomas de Virreyes de la Ciudad de México para disfrutar del día más importante para los habitantes del país árabe-africano y darle la bienvenida al embajador Lebbar.

Sin discurso alguno, el acto protocolario se limitó únicamente a escuchar los himnos nacionales de México y Marruecos, para después escuchar las únicas palabras expresadas por el nuevo emisario marroquí, quien sin micrófono alguno dijo: “¡Pasemos a disfrutar del bufet!”

Recién homenajeado por sus 62 años de trayectoria artística en un magno evento en el Lunario del Auditorio Nacional, el reconocido músico mexicano José Arévalo, líder de la agrupación Pepe Arévalo y sus Mulatos, que presume de haber acudido en varias ocasiones a Marruecos para tocar sus ritmos guapachosos ante los reyes Hasan II y Mohamed VI, fue uno de los invitados de honor a la fiesta nacional, acompañado por su familia.

Diversos platillos de la gastronomía árabe, entre los que destacó el tradicional cuscús, así como los tradicionales dulces árabes, disfrutaron los convidados que también tuvieron como atracciones el ritual del servido del té marroquí a cargo de un experto en el tema; y la demostración de danzas árabes de parte de un grupo de bailarinas.

Comentar

Comente

Países que nos están viendo