Especial

«Lo más importante es estar bien con Dios, lo demás llega por añadidura»: Elia Harfuch, cirujana plástica

Cirujana plástica de profesión y con una licenciatura en higiene natural, Elia Harfuch reveló a Protocolo que su profesión le ha dado grandes satisfacciones al contribuir a elevar la autoestima de las personas que acuden a ella en busca de ayuda.

«Mi trabajo me ha permitido conocer a gente muy linda e interesante de todos los gremios: intelectuales, políticos, artistas, empresarios. Ha sido precioso conocer a personas que me han aportado mucho; sin embargo, uno de los factores más importantes de mi especialidad es precisamente la discreción, porque la cirugía estética es algo muy privado y lo primero que te piden tus pacientes es no difundirlo.»

Elia Harfuch considera que su actividad no debe verse como un negocio, «claro que tu trabajo te va a redituar –expresó–, pero hay que ser muy serios y profesionales, pues no toda la gente tiene que ser sometida a una intervención de cirugía estética, hay defectos que pueden corregirse sin una intervención quirúrgica y uno como médico debe hacerlo saber».

– ¿Qué aporta una profesión como la tuya?
– Aporta seguridad, se cree que la cirugía plástica es algo muy superficial y exclusivo de quienes trabajan en el mundo de la farándula, pero la realidad no es ésa. En la práctica, tanto políticos como amas de casa y cualquier persona se practica una cirugía estética porque contribuye a elevar su nivel de autoestima.

«Además, una cirugía de este tipo aporta belleza y eso es muy válido porque el cuerpo es como una casa que en cuanto empieza a deteriorarse o tiene defectos se debe arreglar, pintar, etcétera; lo mismo sucede con el cuerpo humano, hay que cuidarlo, limpiarlo y arreglarlo para mantenerlo lo mejor posible.»

El secreto del éxito

Egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Elia Harfuch de Aboumrad además de ser una destacada cirujana plástica y reconstructiva, desde hace 16 años, es también madre de dos hijas adolescentes y esposa.

«No existen secretos para alcanzar el éxito. En mi caso, tengo un marido maravilloso que siempre me ha apoyado, pues yo realicé la especialidad de cirugía estética y reconstructiva ya casada. Creo que cuando una pareja está bien integrada, respeta sus tiempos y sus decisiones, se logra una armonía plena.

«Además, es muy importante considerar que cuando ya estás casada tu pareja tiene una jerarquía más alta que tú y debe ser lo más importante para ti, eso no se debe malinterpretar como machismo, no tiene nada que ver con eso, pero si uno le da su lugar a su pareja y a su familia y, lo más importante, a Dios, te va increíble en todos los aspectos de la vida.»

Actualmente Elia Harfuch prepara un libro sobre técnicas de nutrición adaptadas a las costumbres alimenticias de los mexicanos.

Un comentario

Comente

Países que nos están viendo