Medioambiente

Ecosistemas naturales: más allá del punto de no retorno

Si no podemos limitar el calentamiento a 1.5°C o incluso 2°C, el impacto continuo de los desastres naturales, la temperatura y los cambios de precipitación se convertirán en la principal causa de pérdida de biodiversidad

Ciudad de México, 19 de junio de 2023.— La pérdida de biodiversidad y el colapso de los ecosistemas fue clasificada como la cuarta amenaza más severa para la próxima década en el Reporte de Riesgos Globales 2023. Sin cambios significativos en las políticas o las inversiones, el complejo vínculo entre esta amenaza y otros factores como la mitigación del cambio climático y la inseguridad alimentaria, provocará consecuencias económicas y sociales de gran alcance a nivel mundial.

Aceleración exponencial de pérdida de naturaleza y cambio climático

Resalta el reporte: “Si no podemos limitar el calentamiento a 1.5°C o incluso 2°C, el impacto continuo de los desastres naturales, la temperatura y los cambios de precipitación se convertirán en la principal causa de pérdida de biodiversidad”. Además, advierte que el aumento en la gravedad y la frecuencia de los fenómenos meteorológicos extremos y otros desastres naturales, han degradado las soluciones al cambio climático basadas en la naturaleza, como los incendios forestales en bosques usados para la compensación de carbono.

El hielo marino del Ártico, los arrecifes de coral de aguas cálidas y los ecosistemas terrestres se encuentran en mayor riesgo en un corto plazo, seguidos de los ecosistemas forestales, de algas y de pastos marinos. Las olas de calor y las sequías han causado eventos de mortalidad masiva en algunas zonas, mientras que, se pronostica que el inminente colapso de capas de hielo contribuirá al aumento del nivel del mar y las inundaciones costeras, así como, la muerte de arrecifes de coral afectará los suministros de alimentos y los ecosistemas marinos.

Compensaciones entre seguridad alimentaria y conservación de la naturaleza

Por otro lado, el reporte menciona que “la agricultura y la ganadería por sí solas ocupan más del 35% de la superficie terrestre y son los mayores impulsores directos del declive de la vida silvestre a nivel mundial”. Por este motivo, pese a que la tecnología proporcionará soluciones parciales en aquellos países que puedan permitírselo, la actual crisis en la asequibilidad y la disponibilidad de los suministros de alimentos posiciona a los esfuerzos para conservar y restaurar la biodiversidad terrestre en discrepancia con la seguridad alimentaria.

En este sentido, la biodiversidad contribuye a la salud y la resiliencia del suelo, plantas y animales, por lo que su disminución pone en riesgo tanto los rendimientos de la producción de alimentos como el valor nutricional.

Esto podría exacerbar la deforestación, aumentar los precios, amenazar los medios de vida locales y contribuir a las enfermedades y la mortalidad relacionadas con la alimentación. Asimismo, podría conducir a una migración involuntaria a gran escala, la cual fue clasificada como la amenaza número 10 a corto plazo y la 5 a largo plazo.

Nuevos frentes de batalla entre ecosistemas y fuentes de energía verde

Si bien la transición a energía limpia es fundamental para mitigar el cambio climático, la rápida expansión de la infraestructura verde podría tener impactos no deseados al afectar las nuevas tecnologías a los ecosistemas naturales de maneras desconocidas. La creación e implementación de nuevas fuentes de energía podría impactar a comunidades indígenas y causar degradación ambiental, como pérdida de hábitats, introducción de especies no nativas, cambios en patrones migratorios de animales y contaminación electromagnética y acústica.

Se requiere una combinación de esfuerzos de conservación, intervenciones para transformar el sistema alimentario, estrategias de mitigación climática positivas para la naturaleza y cambios en patrones de consumo y producción”, aconseja el reporte. La inversión en resiliencia debe centrarse en soluciones pensadas para múltiples riesgos, pues un enfoque en la preservación de la biodiversidad debe impulsar y priorizar la adaptación local y la resiliencia comunitaria y, al hacerlo, contribuir así a la mitigación del cambio climático a nivel mundial.

Como compañía aseguradora especialista en el entendimiento, prevención y gestión de los riesgos, Zurich Insurance Group colabora como socio estratégico en la creación del Reporte de Riesgos Globales 2023, el cual ha sido elaborado con el apoyo del Global Risks Advisory Board del Foro Económico Mundial.

Fotografía: Zurich

Países que nos están viendo

ALIANZAS