Personajes

Después de 2 años de ausencia regresan los Premios Woodrow Wilson

Laura Díez Barroso Azcárraga será la primera mujer mexicana en obtener el premio a la Responsabilidad Social Empresarial

Ciudad de México, 12 de octubre de 2022.— Laura Díez Barroso Azcárraga, directora ejecutiva del Banco Santander y del Grupo Aeroportuario del Pacífico, destacó que, “este reconocimiento es trascendental, sobre todo para las mujeres que trabajan arduamente en beneficio de la cooperación entre México-Estados Unidos, siendo esta la primera ocasión que se le otorga a una mujer mexicana”.

“Para mí, es un gran orgullo recibir este reconocimiento. Estoy muy contenta porque representa la validación de las acciones y proyectos en los que he tenido el privilegio de trabajar todos estos años de la mano de profesionistas muy comprometidos.”

Respecto a los desafíos que implican para México y Estados Unidos los retos económicos e inflación pospandemia, Díez Barroso señaló que “aunque el fenómeno inflacionario que se vive actualmente es de carácter global, debemos de estar conscientes de que afecta de manera desproporcionada a los más pobres, independiente de qué lado de la frontera se encuentren. Las secuelas económicas de la pandemia también han dejado un impacto mayúsculo en el bienestar de las personas y desafortunadamente han borrado mucho del avance que ambos países, desde sus diferencias, habían logrado en el combate a la pobreza”.

“Estoy convencida de que los nuevos tiempos demandarán una mayor responsabilidad de las empresas hacia sus colaboradores, sus clientes, sus accionistas y hacia la comunidad en la que se desarrollan. Así, es primordial que continuemos encabezando esfuerzos bilaterales que nos permitan construir una sociedad más resiliente, pero sobre todo una más equitativa e incluyente”, concluyó.

Para José Ángel Gurría Treviño, exsecretario de Relaciones Exteriores y exsecretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), “recibir este premio que lleva el nombre de uno de los presidentes más conscientes de las realidades internacionales de su tiempo, precursor de la idea de las Naciones Unidas, también me compromete a seguir promoviendo el multilateralismo. Se trata de la mejor (en muchos casos la única) forma de abordar los temas genuinamente globales (cambio climático, biodiversidad, los océanos, las pandemias, la digitalización, el comercio, las inversiones, el crecimiento, la inflación, la paz)”.

Ante los desafíos económicos actuales, Gurría Treviño afirmó que “estamos ante el resultado de una ‘tormenta perfecta’: desaceleración económica, inflación generalizada, comercio e inversiones transfronterizas estancadas, escasez de chips para prácticamente todas las manufacturas, escasez y aumento de los precios de las fuentes de energía, de los cereales, de ciertos minerales estratégicos, etcétera. Esta ‘tormenta perfecta’ incluye una recuperación de la demanda mundial pospandemia (o más bien, transpandemia) y el más grande choque de oferta jamás experimentado (cuando menos desde la Segunda Guerra Mundial), derivado de la invasión rusa a Ucrania”.

En cuanto a las cadenas de suministro mundiales aseveró que “las llamadas ‘cadenas globales de valor’; las crecientes tensiones entre China y los Estados Unidos, entre China y Europa, entre China y Japón, entre China y Corea, amenazan a la estabilidad mundial. Pero crean oportunidades para la región de América del Norte (EEUU, Canadá y México), siempre y cuando sepamos aprovechar esas oportunidades y sepamos ‘seducir’ a los inversionistas. Eso implica oportunidades para México de atraer mucho mayores flujos de inversión extranjera. Implica, obviamente, ‘no espantar a la clientela’”.

Con respecto a la relevancia para los países involucrados, Gurría consideró que la historia reciente de la economía de Norteamérica se divide en antes y después del TLC/T-MEC. “Ha hecho posible generar millones de empleos en los tres países, entre los mejores pagados —una competitividad que simplemente no existiría sin el Tratado, y un referente obligado para otras regiones y otros países—. Con los Estados Unidos, en particular, México exporta 400 mil millones de dólares —diez veces más que antes del TLC (en 1994)—. Se calcula que las transacciones comerciales entre los dos países ascienden a un millón de dólares por minuto.

“Por eso hay que preservarlo, explotarlo al máximo y resolver las diferencias que surjan con argumentos técnicos, comerciales, económicos, etc., pero nunca tratar estas diferencias como un asunto de soberanía. Y siempre recordar que, en un Tratado comercial, el país más pequeño siempre se beneficia más. Es el caso de México”, finalizó José Ángel Gurría Treviño.

Ceremonia de premiación

La ceremonia de premiación se llevará a cabo el próximo 25 de octubre en la Ciudad de México y será presidida por Felipe García Moreno Rodríguez, presidente y director general de J. P. Morgan Grupo Financiero, SA de CV.

La ceremonia también contará con la presencia del presidente y CEO del Wilson Center, el embajador Mark Green, al igual que con la del director del Instituto México, Andrew I. Rudman, los copresidentes del Instituto México, Luis Téllez, consejero especial para México en KKR y expresidente del Consejo y CEO del Grupo Bolsa Mexicana de Valores, y Earl Anthony Wayne, exembajador de Estados Unidos en México y residente de Políticas Públicas del Centro Internacional de Académicos Woodrow Wilson.

Fotografía: Woodrow Wilson

Países que nos están viendo

ALIANZAS