Personajes

FIN… Termina la historia de Ennio Morricone

El italiano, creador de más de 500 bandas sonoras para películas del cine, como El bueno, el malo y el feo, Cinema Paradiso y Los ocho más odiados; ganador de premios Óscar y Grammys, falleció ayer a los 91 años de edad, dejando un importante legado en la cinematografía mundial

Luis Felipe Hernández Beltrán

Ciudad de México, 7 de julio de 2020.— Según biógrafos y estudiosos de la vida y obra de Ennio Morricone, además de destacar como músico, compositor y hasta director de orquesta, el artista italiano, nacido en Roma el 10 de noviembre de 1928, también fue un vidente que desde niño vislumbró el éxito que el destino le tenía preparado.

Ante el inconveniente de su padre por inscribirlo a alguna escuela de música, el entonces niño Ennio lo convenció al decirle que triunfaría en ese ámbito y… ¡de qué forma! Primeramente como trompetista y después dominando, prácticamente, todos los instrumentos, hasta convertirse en el que quizá sea en el máximo y más reconocido compositor de bandas sonoras del mundo.

La banda sonora en más de 500 filmes de diversos géneros, algunos de ellos considerados clásicos del cine en el ámbito internacional, llevan el sello de Morricone; además de tener en su lista la musicalización de series de televisión, misas, el Mundial de Futbol de Argentina 1978 y hasta colaborar con reconocidos cantantes en algunas producciones discográficas.

Largometrajes como El bueno, el malo y el feo (Sergio Leone, Italia, 1966), Días de gloria (Terrence Malick, Estados Unidos, 1978), La misión (Roland Joffé, Reino Unido, 1986), Cinema Paradiso (Giuseppe Tornatore, Italia, 1988), Bugsy (Barry Leevinson, EEUU, 1991) y Los ocho más odiados (Quentin Tarantino, EEUU, 2016), son parte de esos éxitos, que muchos críticos de cine han asegurado que parte de los triunfos no fueron tanto por la trama ni la producción o edición, sino por la música que Morricone compuso.

Un Óscar (en 2016 por Los ocho más odiados) y un Óscar honorario (en 2006), tres Globos de Oro (1987, 2000 y 2016), seis Bafta (1980, 1985, 1987, 1988, 1991, 2016) y dos Gramys (1988 y 2014), figuran junto con otros cientos de premios y reconocimientos internacionales que el músico recibió en vida en sus casi 60 años de trayectoria.

México también vio y sintió en vivo el éxito y arte de Morricone, el 27 de mayo de 2008, en un concierto en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México que llevó por nombre “Musica per il Cinema” y en el que el artista dirigió a la Roma Sinfonietta para escuchar sus más importantes éxitos que traspasaron la pantalla grande.

También se anunció una segunda visita para el 18 de junio de 2014 en el recinto de la avenida Paseo de la Reforma, pero el compositor se vio obligado a cancelarla debido a que se recuperaba de una cirugía en su espalda.

“Yo, Ennio Morricone he muerto”, así vaticinó su deceso en una carta dirigida a familiares, amigos y seguidores mientras en un hospital de su natal Roma, médicos intentaban salvarle la vida tras sufrir una caída y romperse el fémur.

La madrugada (tiempo de la Ciudad de México) de ayer, 6 de julio de 2020, finalmente, se anunció su fallecimiento a los 91 años de edad, dejando el que quizá sea el más grande legado musical en la historia del cine.

Países que nos están viendo