Responsabilidad Social

#DesafíoPorLaInfancia afectada por la pandemia

El mundo del arte, cultura, información y deporte une fuerzas con Unicef para ofrecer una forma práctica y efectiva de contribuir a la salud y desarrollo de los niños, niñas y adolescentes más vulnerables en el contexto socioeconómico generado por la pandemia

Revista Protocolo

Ciudad de México, 3 de julio de 2020.— Con el respaldo de algunas de las personalidades más conocidas de México en diferentes ámbitos, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por sus siglas en inglés) lanzó su #DesafíoPorLaInfancia, iniciativa dirigida a proteger a los niños, niñas y adolescentes más vulnerables de consecuencias generadas por la pandemia del COVID-19 que podrían causar estragos en sus vidas.

En apoyo a este reto, se sumaron los actores Irene Azuela, César Costa, Arath de la Torre, Aislinn Derbez, Paulina Goto, Fernando Noriega y Claudia Lizaldi; el artista plástico Jorge Marín, los bailarines Elisa Carrillo e Isaac Hernández, los grupos musicales Vázquez Sounds y Reik, la cantante Patylu, el diseñador de joyas Daniel Espinoza, los futbolistas Fernanda Elizondo, Diego Reyes y Lionel Messi, así como el periodista Francisco Alanís “Sopitas”, entre otras personalidades de México y el mundo.

Todos los interesados pueden participar compartiendo una fotografía de algún recuerdo feliz, añadiendo un texto que lo explique, etiquetando a las cuentas de @unicefmexico en Facebook, Twitter e Instagram, e incluyendo el hashtag #DesafíoPorLaInfancia, la página para donativos www.unicef.org.mx/desafio y la invitación para que más gente se una. Estos donativos únicos contribuirán a proveer una canasta de alimentos saludables para una familia promedio de dos adultos y dos niños, por un periodo de uno a tres meses.

Este llamado de la oficina de Unicef en México se enmarca en una acción dirigida a movilizar voluntades a escala global a favor de la infancia y adolescencia que está sufriendo las consecuencias de meses de confinamiento preventivo en distintos países, proceso que debido al cierre de escuelas, debilitamiento de sistemas de salud, interrupción de servicios básicos y reducción de los ingresos de muchas familias, está teniendo graves consecuencias para niños, niñas y adolescentes más vulnerables, incluida la falta de alimentos saludables clave para su desarrollo físico y cognitivo.

Según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), antes de la pandemia, casi la mitad de todos los niños, niñas y adolescentes en México vivían en situación de pobreza, es decir, cerca de 20 millones, de los cuales aproximadamente cuatro millones vivían en pobreza extrema.

Estadísticas de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) de 2018, señalan que la desnutrición crónica afectaba a cerca del 15 por ciento de los menores de cinco años en poblaciones con menos de 100 mil habitantes, y más del 35 por ciento de los niños y niñas de entre cinco y 11 años padecía sobrepeso y obesidad.

En el contexto de la pandemia, el riesgo en materia del derecho de la infancia a la salud, educación, igualdad y protección es innegable.

“El COVID-19 ha representado para muchos niños la pérdida de seres queridos, de alimentación suficiente, de escolarización adecuada, etc., y este desafío por la infancia representa una forma práctica y gozosa, pero también real y efectiva, de apoyar a la infancia y adolescencia más vulnerable para que el daño sufrido no sea irreparable”, señaló Christian Skoog, representante de Unicef en México, a propósito del lanzamiento de la iniciativa.

“Por ello invitamos a nuestros embajadores y amigos de alto perfil público a unir fuerzas, como parte de la familia mundial de Unicef, y animamos hoy a quienes creen en la importancia de proteger a la infancia por encima de todo —a nuestros socios, aliados corporativos y público en general— a que contribuyan al bienestar de la infancia en México, compartiendo también sus fotos y recuerdos felices de la infancia.”

“Apoyen nuestros esfuerzos con donativos, inviten a sus amigos y conocidos a hacerlo también y contribuyan así a la creación de nuevos recuerdos felices de la infancia”, concluyó Skoog.

Países que nos están viendo