Salud

Alertan sobre riesgos de consumir bebidas energizantes

En muchos centros de diversión es común que los clientes combinen bebidas alcohólicas y energizantes sin conocer sus efectos colaterales. El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) informó sobre los riesgos que el consumo de bebidas energizantes provoca en los jóvenes, entre los que destacan efectos importantes en el sistema nervioso central y en la función del corazón, y pueden causar hasta la muerte, sobre todo si se ingieren mezcladas con alcohol. De hecho, aclaró la institución, esos líquidos “por sí mismos” causan manifestaciones similares a enervantes como la cocaína o las anfetaminas.

En un comunicado, especialistas de la institución precisaron que “por ningún motivo” se recomienda consumir estas bebidas, para las que lamentablemente “no existe ninguna restricción” para su venta en cualquier tienda.

La dependencia reportó que los principales segmentos sociales que acuden con algún grado de intoxicación a los servicios de urgencias, debido al consumo excesivo de estas bebidas, son los adolescentes de entre 11 a 16 años y los adultos jóvenes, de 20 a 25 años.

Expertos del instituto señalan que la severidad de los síntomas depende de la cantidad y tiempo que se lleve consumiendo estos productos, así como la susceptibilidad de cada persona.

La especialista del servicio de urgencias pediátricas del Hospital General del Centro Médico Nacional La Raza del IMSS, María del Carmen Sánchez, informó que desgraciadamente la mayoría de los consumidores de los llamados energizantes desconocen los efectos colaterales que producen estas bebidas: agitación psicomotora, hipertensión arterial, taquicardia, hiperactividad, enrojecimiento de la cara, dilatación de las pupilas, dolor de cabeza, nerviosismo, náuseas y vómito.

Estas manifestaciones, agregó, se pueden presentar entre dos y ocho horas después de haber ingerido la bebida.

La mejor prevención, expuso, es que la población esté informada sobre los efectos colaterales y el riesgo de presentar complicaciones o de morir cuando el consumo de esta bebida se combina con alcohol, como suele venderse en sitios de diversión.

Cuando los energizantes son combinados con drogas se corre el mismo peligro a la salud, ya que se potencializan los signos y los síntomas de esta intoxicación.

Según la especialista, la ingesta de energizantes puede producir un bienestar inmediato a quienes las consumen y fomenta la necesidad de seguirlas ingiriendo “supuestamente” para mejorar el rendimiento físico.

Sin embargo, aclaró, sólo se trata de una percepción psicológica, “de tal manera que se puede convertir en una droga de mantenimiento, al requerir la misma cantidad o cada vez más, pero de forma permanente”.

Cuando los consumidores de las bebidas energizantes acuden con algún grado de intoxicación a los servicios de urgencias, estos pacientes se mantienen con medidas de soporte vital, que consisten en buena oxigenación, equilibrio metabólico y, en ocasiones, la administración de medicamentos para controlar la presión arterial, las taquicardias y la agitación psicomotora.

Revista Protocolo

save

Países que nos están viendo