Salud

Buscan antibióticos en aguas residuales y plantas de tratamiento

Se trata de un estudio vinculado a las aguas residuales que apoya la Sectei sobre la resistencia a los antibióticos, analiza los compuestos en plantas de tratamiento de aguas residuales de la CDMX y busca determinar el nivel de presencia de antibióticos y de genes de resistencia a ellos

Revista Protocolo

Ciudad de México, 22 de julio de 2020.— Con el apoyo de la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación (Sectei) del Gobierno de la Ciudad de México, se realiza una investigación en cinco de las 30 plantas citadinas para identificar antibióticos y genes de resistencia a ellos, y el aprovechamiento del trabajo de campo para identificar también comunidades microbianas que se encuentran en la biomasa (lodos) y caracterizarlas con el uso de herramientas de metagenómica.

En el proyecto “Análisis de la eficacia en la remoción de patógenos en efluentes y lodos de plantas de tratamiento de aguas residuales en la Ciudad de México con fines de reúso seguro”, que encabeza el doctor Adalberto Noyola Robles, del Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se establece que una remoción adecuada de patógenos de las aguas tratadas es un factor clave para incrementar la disponibilidad del líquido de primer uso al intercambiar agua potable en riego por agua tratada y así reducir el grado de presión en los recursos hídricos del Valle de México.

Se considera que a partir de un tratamiento eficiente se obtiene agua tratada que puede ser reusada en actividades de contacto directo e indirecto, o incluso infiltrada en los mantos acuíferos, hoy sobreexplotados.

Actualmente, solo alrededor del 10 por ciento del agua que se obtiene en la CDMX se trata y reutiliza dentro de la misma ciudad, el resto, junto con aguas residuales de la zona conurbada se traslada a través del emisor central y del Túnel Emisor Oriente a la planta de tratamiento de Atotonilco, Hidalgo, considerada la tercera más grande del mundo, donde es tratada y reusada en usos agrícolas.

En el Valle de México se extraen cinco metros cúbicos por segundo del acuífero para riego agrícola.

Aumentar la capacidad de tratamiento derivaría en un mayor caudal y permitiría sustituir el uso de agua potable por agua tratada en aquellas actividades que así lo permitan.

Países que nos están viendo