Salud

¿La tecnología puede ser en salud la más útil de todas?

En Abbott lo creemos, se está trabajando duro para crear nuevas formas que ayudarán a que las personas puedan conocer y entender mejor a su cuerpo, dándoles mayor poder sobre su salud

Ciudad de México, 9 de julio de 2024.— En este momento, alguien en algún lugar, acaba de crear algo que nadie había pensado antes.

La civilización está avanzando en formas tan rápidas que nuestros antepasados jamás habrían soñado. Sin duda, es un gran momento para estar vivo; pero quizá en algunas ocasiones podemos ponerlo en tela de juicio, ¿cierto?

Basta con mirar la forma en la que abordamos nuestra salud. Por ejemplo, ¿crees que nuestra sociedad altamente tecnológica cuenta con herramientas que realmente nos ayudan a entenderla a nivel individual? Parece que la promesa de la tecnología sigue sin cumplirse cuando se trata de lo más importante: la salud.

Ahora mismo, un coche puede decirte exactamente qué le pasa e incluso llevarte al mecánico para que lo revisen. Pero ¿puedes decir lo mismo cuando te despiertas sintiéndote mal o incluso simplemente “sin energía”? A veces parece que el mundo ha dado prioridad a las máquinas sobre los humanos y hay algo fundamentalmente injusto en ello; por eso, desde Abbott se está trabajando en cambiarlo.

Abbott se ha esforzado por unir la salud y la tecnología. La compañía cree firmemente que si se brinda información más clara y sencilla sobre el estado de salud a las personas y a los profesionales de la salud se podrá tener la tecnología más útil de todas, aquella que está enfocada en nuestro bienestar.

Poniendo el poder de la salud en tus manos

Como primer paso, debemos lograr que las personas tengan más control sobre su salud y, para ello, existen herramientas que pueden darnos datos sobre el funcionamiento de nuestro cuerpo.

Dispositivos conectados, biowearables, diagnósticos de nueva generación: estas tecnologías existen y están ayudando a las personas. Desde Abbott se trabaja cada día en la innovación de estas para ayudar a las personas a mejorar su calidad de vida.

Por ejemplo, Abbott ha desarrollado tecnologías de monitoreo continuo para la diabetes, que miden minuto a minuto la glucosa, con el fin de ayudar a que las personas tengan más datos y que puedan tomar decisiones informadas junto a su profesional de la salud.

“Es clave que las personas puedan tener una personalización de su tratamiento gracias al conocimiento de cómo reacciona su cuerpo frente a diferentes situaciones, derivado del desarrollo e implementación de tecnologías como los monitores continuos de glucosa, la gente que vive con diabetes ahora puede cumplir mejor sus objetivos y llevar todo un registro del comportamiento de sus niveles”, dijo la Dra. Yael Pérez, gerente Médica en Abbott.

Mejorando la salud de más personas

¿No sería estupendo que los tratamientos estuvieran a la mano, justo en el momento en el que los necesitamos? Ahora mismo, para las personas que padecen la enfermedad de Parkinson, esto es una realidad, ya que existe un equipo capaz de administrarles su terapia de forma instantánea y segura a través de wifi.

Existen testimonios de personas que tenían que conducir 90 minutos de ida y vuelta para ver a un neurólogo y tardaban cinco horas y media para entrar a sus consultas en el hospital. Hoy, gracias a la disponibilidad de dispositivos de estimulación cerebral profunda y al internet, tienen la oportunidad de cambiar su vida y conversar por video con su profesional de la salud para recibir terapia a distancia.

Historias como estas nos dan la esperanza de que, un día no muy lejano, podremos decir sin lugar a duda que “es un gran momento para estar vivo”.

Asimismo, como parte de su compromiso con las personas y comunidades de todo el planeta, el Plan de Sustentabilidad 2030 de Abbott incluye enfocarse en las necesidades de un mundo en constante evolución, a través de tecnologías que mejoren la vida de las personas, logrando impactar a tres mil millones de personas al año, para finales de la década. Esta es una de las principales razones por las que la empresa decidió invertir en una nueva planta de manufactura de dispositivos de electrofisiología en el estado de Querétaro, México, que ayudará a la empresa a continuar desarrollando dispositivos médicos para diagnosticar con mayor precisión padecimientos cardiacos y seguir mejorando la vida de las personas.

Fotografía: Abbott