Salud

Los MP3 producen daños auditivos

Los modernos y compactos reproductores de MP3 y CD producen pérdida de audición inducida por ruido. Aun así, pocas personas son conscientes de que este común artilugio de entretenimiento puede ser extremadamente peligroso para la capacidad auditiva. Estos reproductores de música son capaces de emitir altos niveles de sonido durante muchas horas, con una sola carga de batería. Los usuarios arriesgan sus oídos al exponerlos hora tras hora a niveles de ruido excesivos.

Estos aparatos suelen usarse cuando se va y viene de la escuela o del trabajo, por ejemplo. Con el ruido del tráfico, el volumen suele subirse para atenuar los ruidos externos. Cuando los niveles del ruido del tráfico son de 85 decibelios, el volumen del estéreo portátil puede alcanzar fácilmente niveles perjudiciales para los oídos. Por lo general, no debemos dejar que nuestros oídos soporten niveles de ruido superiores a los 91 dB, durante más de dos horas en un día.

Alcanzan niveles de ruido de 91 a 139 dB

Se examinaron reproductores de CD disponibles en el mercado. Descubriéndose que estos reproducían niveles de sonido de entre 91 y 121 dB, recién sacados de la caja. Cuando se utilizaban otros auriculares distintos de los que venían con el reproductor, los niveles de sonido alcanzaban la escalofriante cifra de 139 dB, casi el nivel de ruido de un avión a reacción al despegar.

Por consiguiente, la Federación Mexicana de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello AC, hace un llamado para tomar precauciones al utilizar los reproductores de MP3 y CD. Los médicos otorrinolaringólogos recomiendan que se limite el tiempo de escuchar música en los estéreos portátiles a una hora o menos al día, si el nivel de sonido está a 60 por ciento del volumen máximo que alcanza el reproductor. Nos advierten además que cuanto más pequeño sea el auricular, más alto será el nivel de sonido soportado a cualquier volumen.

Algunos estéreos portátiles vienen con un limitador de volumen, que evita que los niveles de sonido superen los 100 decibelios, sin embargo, algunas personas prefieren desactivar el limitador de sonido, esto puede tener consecuencias nefastas para la capacidad auditiva.

Revista Protocolo

save

Países que nos están viendo