Salud

Muévete contra la alergia y práctica ejercicio en primavera

Contrario a lo que se cree, las personas con alergias respiratorias pueden realizar deporte

Empieza la primavera. Brotan las flores, comienza el buen tiempo, la gente sale más a la calle, más sonriente y con ropa de vivos colores, todos estamos más contentos y el mundo a nuestro alrededor se hace un poco más bonito. Pero con esta gloriosa estación también comienzan las alergias, algo que afecta a más de 10 millones de mexicanos.

Las alergias respiratorias están consideradas como un problema de salud mundial. Se sabe que la rinitis alérgica afecta en mayor proporción a mujeres de entre 40 y 60 años, y a los niños. En México ocho de cada 10 afectados han experimentado los primeros síntomas antes de los 14 años.

El hecho de que la población infantil sea la más afectada se debe en parte a que muchas madres durante el embarazo, viven en ciudades con abundante polución e ingieren alimentos ricos en conservadores, colorantes y saborizantes. Además, después de nacer, el niño entra en contacto con productos de plástico, ropa lavada con detergentes y la alimentación es artificial es un porcentaje muy elevado.

Alergias primaverales

La primavera es tiempo de alergias, y de ellas la reina es la rinitis alérgica estacional, denominada también fiebre del heno o polinosis.

Los síntomas frecuentes de las alergias al polen son:

• Alteraciones oculares como: lagrimeo, irritación conjuntival, picor y fotofobia.

• Nasales: estornudos, secreción acuosa, obstrucción y picor en el interior de la nariz.

• Crisis asmáticas.

Consejos

Los especialistas de la Federación Mexicana de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello AC (Fesormex) afirman que prevenir es la clave, y cuando sabemos que es época de alergias bastan algunas pequeñas medidas para evitar los temidos efectos de la primavera:

1. Cerrar las ventanas de la casa tanto de día como de noche, y usar aire acondicionado con filtros de partículas. Por la misma razón también se han de cerrar las ventanillas del coche cuando se viaje.

2. No montar en bicicleta ni en moto.

3. Permanecer en casa los días de mayor concentración de pólenes y los días de viento.

4. Alejarse de las actividades al aire libre de cinco a 10 de la mañana, que es cuando más polen se emite, y de siete a 10 de la noche, porque es cuando éste desciende al enfriarse la atmósfera.

5. Usar gafas de sol.

6. Usar una mascarilla de tela o papel que filtre el aire que respire, si es necesario.

7. Aprovechar estos días para tomar vacaciones, y si es a la costa es más recomendable.

8. No cortar el césped, ni acercarse a él recién cortado, ya que remueve el polen.

9. Secar la ropa en secadoras o tendederos dentro de casa.

10. Usar pulverizadores de agua en el dormitorio antes de irse a dormir.

11. Acudir periódicamente a un spa o balneario, el ambiente cálido y húmedo mejora el asma.

Alergias respiratorias y deporte

Hacer deporte siempre se ha recomendado para gozar de una buena salud física y mental, ¿pero qué pasa con aquellos que tienen alergias respiratorias? “El hecho de tener una enfermedad alérgica no excluye de realizar deporte, muy al contrario, se ha demostrado que incluso mejora el estado del paciente, además de favorecer la adaptabilidad, la comunicación y la independencia del individuo con respecto a su entorno.” Aseguran los especialistas en otorrinolaringología de Fesormex.

La natación, por ejemplo, y los deportes acuáticos benefician a los pacientes con alergias respiratorias. Es fundamental la humedad y el ejercicio moderado, en el agua, todos los movimientos se ralentizan y se hacen de manera más suave, por lo cual fatigan menos. El ejercicio intermitente será mejor que el intenso y continuado, ya que este último provoca mayor fatiga y sensación de ahogo. Por ello se recomienda en primer lugar la natación.

Los otorrinolaringólogos recomiendan que la práctica del deporte se haga de forma segura. En primer lugar es indispensable un precalentamiento correcto antes del ejercicio, y no padecer ninguna enfermedad que pueda causar una crisis de asma, como infecciones, fiebre. Además debe llevar consigo la medicación necesaria.

Muchos deportistas olímpicos sufren de asma y/o alergias respiratorias y eso no les ha impedido llegar a lo más alto, tan sólo hace falta información, precaución y ganas de hacerlo.

Así que las alergias respiratorias no pueden ser una excusa para no ejercitarse en primavera.

Revista Protocolo

Países que nos están viendo