En miles de átomos, se desintegra Eduardo Punset

Quien fuera político pero destacara más en el ámbito de la ciencia con un legado de estudios y reflexiones, falleció ayer a los 82 años en Barcelona, España

Texto: Luis Felipe Hernández Beltrán

Pudo haber sido un gran político pero el campo de la ciencia le tenía preparado algo mejor.

Así, Eduardo Punset Casals, nacido en Barcelona, España, el 9 de noviembre de 1936, combinó su fructífera carrera política de casi 40 años en su país natal, España, con la investigación científica, tecnológica y social para, desde finales de la década de los noventa, dedicarse de lleno a sus investigaciones.

El origen del universo, la evolución animal y humana, análisis del cosmos y los elementos que conforman el planeta Tierra, fueron parte de sus constantes estudios que compartía a través de libros, en su mayoría best sellers y artículos periodísticos en importantes medios de comunicación de todo el mundo; así como en las universidades donde impartió sus conocimientos y en las conferencias que brindaba a organizaciones e instituciones.

También era un constate investigador de la física cuántica y los misterios que esta materia siempre ha envuelto.

En redes sociales, miles de seguidores destacaron que Punset Casals acercó a la gente a ver a la ciencia como algo divertido, ya que para él “era posible combinar conocimiento y entretenimiento, pues la sabiduría podía transmitirse sin impostación”.

Lo mismo habló de los factores biológicos de la química del amor (“el amor existió antes que el alma”), de cómo Dios se “empequeñecía” ante la grandeza de la ciencia (“habíamos fabricado dioses a nuestra imagen y semejanza, y aplacábamos sus iras despeñando humanos por las murallas y consumando sacrificios humanos”), el funcionamiento de las bacterias en el cuerpo humano, el funcionamiento del cerebro (“ninguna de tus neuronas sabe quién eres ni les importa”) y hasta los componentes de la felicidad (“la felicidad está escondida en la sala de espera de la felicidad”).

Precisamente, entre sus tantos legados, escribió una receta de claves para ser feliz:

-No mires atrás
-Descubre cuál es tu elemento y contrólalo
-Aprende a compartir la alegría y el dolor de los demás
-Asume que estás en el lugar más diminuto del universo. Un día la humanidad querrá explorarlo todo
-La quinta clave aún está por descubrir

Considerado entre otros junto con el estadounidense Carl Sagan, el indio Deepak Chopra, y su admirado alemán Albert Einstein (a quien siempre homenajeó tratando de peinarse igual que él), como uno los científicos más importantes e influyentes del mundo; recibió varios premios gracias a sus aportaciones científicas y tecnológicas.

“¿Qué es la muerte? ¿Qué se muere cuando te mueres? Somos átomos en un 90 por ciento. Y los átomos son eternos. O sea, que yo probablemente no muera”, dijo el intelectual en una de sus tantas conferencias.

Y sí, ayer, miércoles 22 de mayo, Eduardo Punsets no murió a los 82 años de Alzheimer en su natal Barcelona, solo se esparció por el mundo en infinidad de átomos.

Países que nos están viendo