Cine

Tres obras “maestras” del cine

En la pantalla grande, José Elías Moreno, Sidney Poitier y Mario Moreno Cantinflas encarnaron personajes de maestros que trascendieron no solo por sus extraordinarias actuaciones, sino por la pedagogía que implementaron en las respectivas tramas

Luis Felipe Hernández Beltrán

Ciudad de México, 15 de mayo de 2020.— A veces como bueno, entiéndase héroe, galán, consejero, psicólogo; a veces como malo, pero desde sus orígenes en los tiempos de blanco y negro y con una simple banda sonora, en todo el mundo el cine ha lucido el personaje del maestro, ya sea como protagonista principal o secundario en algunas películas que han trascendido internacionalmente, cuyas tramas se han hecho merecedoras a importantes premios y buenas críticas.

A continuación, en orden de aparición en el universo cinematográfico, recordaremos tres casos de éxito, dos de ellos mexicanos, en donde la figura del docente salió de las pantallas grandes para nunca ser olvidada. Algunas de las situaciones y tipos de pedagogía que se mostraron en los largometrajes, fueron retomados como modelos aplicados en algunas escuelas de todo el mundo; y en otros casos, los personajes principales fueron ejemplo para mucha gente que al verlos decidieron abrazar la docencia como profesión.

1.- Simitrio (Emilio Gómez Muriel, México, 1960)

Si alguien vio nacer y crecer al cine mexicano, fue José Elías Moreno.

El actor no solo filmó con los primeros directores mexicanos cuando se realizaban aquellos largometrajes de películas mudas, sino también, cuando el séptimo arte azteca comenzaba a ser una industria que a la posteridad se convertiría en una de las más importantes del mundo.

Con más de 25 años de una consolidada trayectoria internacional, dándole vida a personajes buenos y malos, ricos y pobres, personificando a don Porfirio en la película Porfirio Díaz (Rafael Sevilla, México, 1944), el malvado ogro en Pulgarcito (Rafael Cardona, México, 1958) y Santa Clos (René Cardona, México, 1966); un enfermo de rabia en El mal (Gilberto Gazcón, México-Estados Unidos, 1966); sin duda alguna, fue el maestro Cipriano de la emblemática película Simitrio, el personaje con el que es más recordado.

Cascarrabias pero de corazón noble, Cipriano llega a impartir sus clases a un poblado rural a las afueras de la Ciudad de México, donde en el primer día de clases, es esperado por sus nuevos alumnos de primaria, quienes aprovecharán dos detalles para maltratar durante todo el año escolar a su maestro: sus problemas de poca visión y que un alumno de nombre Simitrio no acudirá más a la escuela porque se cambiará de casa.

La madre de Simitrio llega el primer día de clases a la escuela para informar al maestro la ausencia de su hijo, pero al no conocer al docente, le pide a uno de los alumnos que le avise al maestro; confiada en que así sucederá, la mamá se retira. Pero el detalle servirá a los estudiantes para jugarle diversas bromas maloras al profesor Cipriano, donde cada uno se irá turnando por día el papel de Simitrio para hacer repelar y maltratar a su educador, que al fin que no ve y no se dará cuenta de quiénes son los que organizan las maldades.

Sin embargo, Cipriano ve en el supuesto Simitrio a un alumno con mucho futuro, que logrará grandes beneficios para el mundo.

2.- Al maestro con cariño (James Clavell, Reino Unido, 1967)

No, no fue el preso prófugo de la justicia Noah Cullen en la película Fugitivos (Stanley Kramer, Estados Unidos, 1958); ni el albañil explotado por monjas Homer Smith en Los lirios del valle (Ralph Nelson, EEUU, 1962) los papeles que consagraron al actor estadounidense Sidney Poitier.

Si bien el histrión afroamericano de origen bahameño estuvo nominado en 1959 al premio Oscar en la categoría a mejor actor por Fugitivos; y ganador de la codiciada estatuilla en la misma categoría con Los lirios del valle, fue hasta 1967 cuando, sin recibir ni estar nominado a galardón alguno, pero con positivas críticas de los periodistas, llegó el personaje con el cual es más recordado en todo el mundo: el profesor Mark Thackeray.

Desempleado, debido a un paro sindical de trabajadores, el ingeniero londinense Mark Thackeray encuentra trabajo como docente en una escuela preparatoria en East End, considerada de las comunidades más pobres y peligrosas de Inglaterra; sin saber que en el grupo que tendría a su cargo figuran alumnos rebeldes que le hicieron la vida imposible a un anterior profesor que se vio obligado a renunciar y están dispuestos a acabar con el maestro Thackeray.

Al ver que sus estrategias no funcionan para poner orden, el docente de raza negra decide emprender nuevas metodologías pedagógicas con las que se gana el cariño, admiración e idolatría de sus alumnos; ya que, a la par de las clases tradicionales, les enseña valores morales que los alumnos deberán tomar si es que quieren sobresalir en el futuro o continuar con el estilo de vida al que están acostumbrados.

De ese largometraje se desprende el éxito musical “To sir, with love” que interpretara la reconocida cantante escocesa Lulu, quien también participó en la película con el papel de Bárbara Pegg, personaje que lidera al resto de los alumnos para hacerle la vida difícil al profesor Thakeray.

3.- El Profe (Miguel Delgado, México, 1971)

Ya fuera del papel del peladito, aquel con el que conquistara al mundo con su icónica vestimenta de remiendos y sombrero en forma de quesadilla, Mario Moreno Cantinflas en la cúspide de su carrera como actor, guionista y productor cinematográfico, dio vida a inolvidables personajes donde caracterizó a un bolero (El bolero de Raquel. Miguel Delgado, México, 1957); a un aventurero (La vuelta al mundo en 80 días. Michael Anderson, Estados Unidos, 1956; y Pepe. George Sidney, Estados Unidos, 1960), a un sacerdote (El padrecito. Miguel Delgado, México, 1964), a un doctor (El señor doctor. Miguel Delgado, México, 1965) y hasta un político (Su excelencia. Miguel Delgado, México, 1967, y El ministro y yo. Miguel Delgado, México, 1976).

El maestro fue otra de las profesiones que Cantinflas desarrolló en aquel exitoso filme El Profe. Sócrates García es un exitoso maestro de primaria en la Ciudad de México, al que le dan la opción de ir a trabajar al poblado El Romeral, lugar en el que abundan las cantinas, la corrupción, el cacicazgo, pero no hay ni una sola escuela para los niños de esa localidad.

Al llegar a El Romeral y tras ser recibido con honores, Sócrates no solo tiene que ganarse la confianza de sus alumnos, sino de las autoridades del lugar, que prefieren mantener sin educación a los pobladores para seguirlos explotando y abusar de ellos.

En el transcurso de la trama, el “Profe” no solo se convierte en un líder para sus alumnos, sino para todo el pueblo, a quienes les hace ver los abusos de los hombres en el poder, por lo que el presidente municipal y el cacique principal buscarán la forma de acabar con Sócrates para seguir haciendo de las suyas.

Países que nos están viendo