México

México Justo.Org

Deben los Organismos Constitucionales Autónomos continuar fortaleciéndose con certidumbre jurídica y presupuestaria

Revista Protocolo

Ciudad de México, 30 de julio de 2020.— Los Organismos Constitucionales Autónomos de México son instancias fundamentales en la vida política y publica del país, realizan actividades especializadas y no deben desaparecer, sino que incluso deben ser fortalecidos con un marco jurídico que los lleve al ámbito constitucional y les dé certidumbre presupuestaria.

Asimismo, los objetivos de estos organismos deben ser transexenales si realmente se requiere que tengan un verdadero e ininterrumpido impacto social, se concluyó en el primer seminario web con este tema denominado “La Importancia de los Organismos Constitucionales Autónomos (OCA) y su Importancia en el Desarrollo de la Democracia Mexicana”, organizado por México Justo.Org.

Juristas, un empresario y un legislador coincidieron en afirmar que vivir en la incertidumbre en cuanto a presupuesto es uno de los mayores problemas de los organismos autónomos, ya que más allá de generar certeza para definir objetivos a largo plazo, propicia que los grupos técnicos cedan a la complacencia de la clase política gobernante “para mantenerse a flote”.

Es fundamental, por ello, dotarles de un marco legal adecuado, que permita en el país un crecimiento económico con desarrollo, y siente las bases para establecer mecanismos para el acceso equitativo a los bienes, servicios y riqueza.

El diputado Porfirio Muñoz Ledo calificó de injuria el que la Constitución federal no tenga una mínima sistematización como la tiene la Constitución de la Ciudad de México sobre el actuar de estos organismos. “Mi llamado es a no seguir discutiendo cosas que pertenecen al pasado, sino luchar por que haya una reforma integral que dé sentido a lo que estamos platicando.”

Sergio García Ramírez, profesor emérito de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), aseguró que se está librando una enconada disputa por la nación, pero confiaría en que los Organismos Constitucionales Autónomos no formen parte de las “trincheras de la militancias en esa disputa” e hizo votos por que se mantenga la serenidad de sus ejercicios y la ponderación de su funcionamiento.

Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, afirmó que “autonomía no quiere decir falta de evaluación, ni falta de dar a conocer sus resultados, por lo que es posible establecer la manera de que estos organismos trabajen bien para lo que fueron creados”.

Marco Antonio Zeind, maestro de la Facultad de Derecho de la UNAM y experto en este tema, aseguró que se tiene un esquema que pareciera ir en contra de esa autonomía, puesto que el artículo 74, fracción VIII de la Constitución Política señala que los titulares de los órganos internos de control deben ser designados por la Cámara de Diputados, supeditados a su vez a la voluntad del Ejecutivo por lo menos en el caso de las bancadas mayoritarias.

Finalmente, Teresa Bracho, exconsejera presidenta del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, estableció que los OCA son órganos del Estado especializados, contribuyen al poder y al equilibrio del poder, logran establecer límites y contribuyen a una buena gestión de asuntos públicos, e hizo un llamado a fortalecer la discusión abierta sobre sus resultados y “reconocer el costo que la sociedad mexicana paga con el debilitamiento de estas organizaciones, su posible captura e incluso su eventual desaparición”.

La reunión virtual estuvo encabezada por Juan Carlos Pérez Góngora, presidente de México Justo.Org, y Genaro Góngora Pimentel, presidente del Consejo Académico de México Justo.Org, quienes afirmaron que este tipo de organismos son fundamentales en México, por lo que durante 11 semanas, todos los lunes, habrá seminarios virtuales sobre este tema y sobre estos organismos, en específico ahora que han sido cuestionados por parte del Ejecutivo federal.

Países que nos están viendo