Personajes

Lucía Bosé, la belleza que rebasó al glamour

La afamada modelo, actriz y socialite, exesposa del torero Luis Miguel Dominguín y madre del cantautor Miguel Bosé, falleció ayer a los 89 años de edad

Luis Felipe Hernández Beltrán

Ciudad de México, 24 de marzo de 2020.— Muerte de un ciclista (Juan Antonio Bardem, España-Italia, 1955) no solo fue una película que desafió al gobierno de Francisco Franco que dedicaba a censurar cualquier obra artística que no hablara a favor de la dictadura española, sino fue la obra cinematográfica que catapultó a la fama mundial a su protagonista: Lucía Bosé.

Y es que la belleza de la modelo y actriz italiana, nacida en Milán, el 28 de enero de 1931, deslumbraba a cualquiera en aquellos tiempos: sus ojos claros, su cabello alaciado y ni qué decir de su bien torneada figura, que la llevó a ganar a sus escasos 16 años el certamen de Miss Italia en 1947 y a partir de ahí, una lluvia de propuestas televisivas y cinematográficas en el cine europeo al lado de las grandes estrellas de aquellos tiempos y bajo la dirección de importantes cineastas como los italianos Francesco Masellim Vittorio Taviani y Federico Fellini, así como el español Luis Buñuel, con quien filma en 1955 el clásico Así es la aurora.

En ese año dorado para Lucía de 1955, a la par de los éxitos cinematográficos, conoce a la entonces figura del toreo español Luis Miguel Dominguín, cuyo nombre real era Luis Miguel González Lucas (Madrid, España, 9 de noviembre de 1926 – San Roque, Cádiz, España, 8 de mayo de 1996), en una fiesta en la Embajada de Cuba en España, a la que ambos fueron invitados. Ahí se dio el flechazo, el enamoramiento y salidas que culminaron en una boda por el civil en Las Vegas, Estados Unidos, el 1 de marzo de ese año, y posteriormente por la iglesia católica en un templo español el 19 de octubre.

De esa unión surgieron el cantautor Luis Miguel González Bosé, mejor conocido como Miguel Bosé; la actriz y empresaria Lucía González Bosé, cuyo nombre artístico es Lucía Dominguín, y la actriz y diseñadora de modas Paola González Bosé, que adoptó el seudónimo de Paola Dominguín.

Si bien Lucía Bosé hizo pausa a su carrera artística para dedicarse de lleno a su familia, la pareja fue cotizada en las fiestas del jet set europeo y hasta estadounidense hasta su separación en 1967. Ya separados, Luis Miguel Dominguín continuó triunfando en las plazas de toros de Europa y América; mientras Lucía continuó con su recorrido por el cine, la televisión que se fusionaban con la vida socialité, engalanando las portadas de las principales revistas de moda y sociales hasta finales de la década de los años setenta para dar inicio a un periodo espiritual donde dedicó a promover el culto por la figura de los ángeles.

A punto de cumplir los 60 años, Lucía regresó a la pantalla grande con la película Crónica de una muerte anunciada (Francesco Rosi, Italia, 1987), basada en el clásico literario del mismo nombre de Gabriel García Márquez, pero sin llegar al éxito de sus tiempos de juventud. Discretas participaciones en la pantalla grande y en televisión, siendo su último filme Alfonsina y el mar (Chile, David Sordella, 2013)

Fue entonces que ante la baja de oportunidades histriónicas y seguir acaparando a los medios de comunicación europeos, no dejó la vida glamurosa, se creó una imagen donde se daba a notar con su peinado teñido en color azul turquesa, que provocaba llamar la atención por donde quiera que pasaba.

Esa vida de belleza y glamour finalizó la tarde de ayer, cuando su hijo, Miguel Bosé, compartió en sus redes sociales el fallecimiento de su madre: “Queridos amig@s… os comunico que mi madre Lucía Bosé acaba de fallecer. Ya está en el mejor de los sitios”, escribió.

Aunque nunca hubo un comunicado oficial, diversos medios aseguraron que la muerte de la afamada modelo, actriz y socialité se debió a consecuencia del coronavirus.

Lucía Bosé… genio y figura…

Países que nos están viendo